Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Relajación y Bienestar

VENETO

Recoaro Terme: bienestar y salud a los pies de los Pequeños Dolomitas

Situado en la preciosa <strong>cuenca de Esmeralda</strong>, a los pies de los <strong>Dolomitas, Recoaro Terme</strong>, en la provincia de <strong>Vicenza</strong>, es el lugar ideal para una estancia relajante dedicada a las <strong>actividades al aire libre, el bienestar y la salud.</strong> El secreto de este lugar son sus conocidas <strong>aguas medicinales</strong>, que brotan de diferentes <strong>manantiales</strong> y se utilizan para los tratamientos de balneario en el histórico complejo de las <strong>Termas de Recoaro. </strong>

1. Darse un capricho en los balnearios, un alarde de la belle époque

Testimonio arquitectónico, con sus elegantes líneas modernistas, del gran prestigio del que gozaba este balneario y lugar de vacaciones ya en la belle époque, el establecimiento de las Fuentes centrales, a pocos minutos a pie del centro histórico y situado en un parque de más de veinte hectáreas, es el símbolo de Recoaro. Concurrido y en boga desde finales del siglo XIX por las propiedades terapéuticas de sus aguas, indicadas para los más variados trastornos, hoy entre los tratamientos ofrecidos encontramos curas hidropínicas y de inhalación, la balneoterapia, los lodos, los tratamientos de masajes y de belleza.

En efecto, hay nada menos que 9 fuentes termales en Recoaro, 5 de ellas en el parque y 4 no muy lejos, y se distinguen por las diferentes características de composición: Lelia (que debe su nombre a su descubridor, el conde Lelio Piovene), Lorgna, Amara, Nuova y Lora (un mineral que también se comercializa), además de Giuliana, Capitello, Franco y Aureliana, que fluyen en las inmediaciones y a las que se puede llegar en fáciles paseos.
Son aguas bicarbonatadas, sulfatadas, alcalinas, terrosas, ferruginosas, carbónicas y líticas capaces de activar las defensas naturales del organismo, gracias al concentrado de elementos naturales activos que contienen.

2. Excursiones llenas de adrenalina con total seguridad

Pero para sentirte bien en Recoaro, solo tienes que mirar un poco más arriba, hacia los Pequeños Dolomitas, picos no muy altos pero con un paisaje encantador, ideal para quienes quieren relajarse y quienes disfrutan de practicar deportes al aire libre: desde el ciclismo de montaña al senderismo, desde el parapente a la escalada libre

Recoaro es el punto de partida de rutas paisajísticas e interesantes desde el punto de vista naturalista, histórico y etnográfico. Una de ellas es, sin duda, el Sendero de los grandes árboles, en la meseta de las Montañuelas, hasta el refugio Battisti, una de las excursiones más apasionantes de los Prealpes vicentinos, un paseo de unos quince kilómetros con un ligero sube y baja que, según prometen los guías, se puede recorrer en unas cuatro horas.

Un destino con una buena dosis de adrenalina es el que conduce a la Montaña partida, en la carretera que conduce a Recoaro Mille. Tras un corto paseo, darás con uno de los lugares más pintorescos de Vicenza: una hendidura en la roca de unos 90 metros de profundidad, excavada a lo largo de los siglos por la fuerza del agua. Adquiriendo una ficha de entrada en el restaurante Montagna Spaccata, se puede llegar, por escaleras y pasarelas y con un casco, a las profundidades de la montaña para descubrir un fenómeno geológico insólito y emocionante.

3. En el búnker alemán, donde revivir la historia

De vuelta en el pueblo, puedes hacer una parada entre los cedros y los abetos del Parque de las Termas y visitar el Búnker de Kesselring, en las Fuentes centrales. Aquí, en este territorio ya rico en trincheras, túneles y senderos militares, al final de la Segunda Guerra Mundial, el Comando Supremo de la Wehrmacht estableció su cuartel general, para negociar la rendición poco después. Dentro del búnker alemán restaurado, se conservan testimonios de la época y gracias al nuevo recorrido de visita en 3D, puedes hacer un viaje en el tiempo para revivir momentos decisivos y espectaculares de nuestra historia.

4. Recoaro Mille: 40 kilómetros de pistas para todos los gustos

Destino turístico principalmente invernal, Recoaro Mille, con sus remontes, se encuentra en una meseta sobre el centro de Recoaro Terme, conectado con el pueblo por un teleférico. Son 7 las pistas de descenso, quince kilómetros de recorridos que bajan de la altitud de 1700 a 1000, además de un impresionante bucle de esquí de fondo de unos 25 kilómetros. Aquí, los más osados y experimentados pueden probar la inolvidable experiencia de volar en parapente desde las cumbres de los Pequeños Dolomitas.

5. Vagando por el pueblo, en busca de emociones auténticas

Con todo, los más perezosos pueden quedarse en el pueblo y vivir igualmente la auténtica emoción de caminar entre edificios modernistas, iglesias, museos como el de La vida del soldado en la Primera Guerra Mundial y el del Acordeón, boutiques y talleres de artesanía, todo concentrado en la zona comprendida entre Via Roma, Via Vittorio Emanuele II y Via Lelia, donde también encontramos locales y pubs abiertos hasta tarde.

 

Para obtener más información: visitrecoaroterme.it