Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Umbría

Città della Pieve

En una alta colina que domina el lago Trasimeno y el valle de Chiana, Città della Pieve es una ciudad con una estructura medieval exquisita, de ladrillos locales de excelente calidad desde la Edad Media.

Libero Comune dal 1228, fu alleata di Siena nelle lotte contro il papato e in conflitto costante con Perugia. Oggi è un piacere perdersi tra i suoi vicoli che sboccano su grandiose visuali dei monti del Centro Italia, dall’Amiata al Cetona, dai Sibillini al Subasio.

1. Ciudad fronteriza con alma rebelde

Ciudad fronteriza entre los Estados Pontificios y el Gran Ducado de Toscana, Città della Pieve aprovechó esta posición estratégica. Algunos ven en su plano urbano (definido en la segunda mitad del siglo XIII) la forma de un águila volando hacia Roma, homenajeando al emperador Federico II de Suabia, bajo cuya protección la ciudad desafió a sus enemigos güelfos Orvieto y Perugia.

Su centro histórico también refleja una lucha de clases: calles anchas y curvas para los caballeros, que podían permitirse luchar a caballo, y callejuelas para los peatones, que se defendían a pie con arcos y ballestas. En las calles curvas, los jinetes podían escapar de los tiros de los peatones, mientras que estos se refugiaban en callejones estrechos, inaccesibles para los caballos.

En Città della Pieve está una de las callejuelas más estrechas de Italia: Baciadonne es poco más que un agujero entre dos edificios, de unos 80 centímetros de ancho. Entre las callejuelas hay grandes plazas con palacios majestuosos, entre los que destaca el Palazzo della Corgna, frente a la catedral, construido por Ascanio cuando fue nombrado Gobernador Perpetuo por su tío, el Papa Julio III. Símbolo del poder papal sobre la ciudad, hoy es uno de sus monumentos más interesantes, junto con la fortaleza erigida por los peruginos en 1326 para controlar mejor este centro de alma rebelde.

2. Aquí nació el Perugino, gran artista renacentista

En Città della Pieve nació el pintor Pietro Vannucci, llamado Perugino, uno de los grandes artistas del Renacimiento. Formado en la escuela florentina de Verrocchio, donde conoció a Leonardo y Botticelli, trabajó durante mucho tiempo en Roma, donde fue uno de los grandes artistas contratados por el Papa Sixto IV para decorar la Capilla Sixtina. 5 de sus obras pueden admirarse en su ciudad natal: el Bautismo de Jesús y la Virgen con el niño en la catedral; la Deposición de la Cruz en el complejo de Santa Maria dei Servi; San Antonio Abad entre los Santos Marcelo y Pablo el Ermitaño en la iglesia de San Pietro y la Adoración de los Magos en el oratorio de Santa Maria dei Bianchi.

3. La "capital" de la recuperación del valle Valdichiana

En la segunda mitad del siglo XVIII, Città della Pieve se convirtió en el centro de los trabajos de recuperación definitivos de vallel Valdichiana, siguiendo el Concordato Hidráulico entre el Papa Pío VI y Pedro Leopoldo I de Toscana. Fue el inicio de una de las mayores obras públicas de la época y un periodo de gran efervescencia y vitalidad para la ciudad, pues llegaron trabajadores, capital y, sobre todo, ideas y estilos de Roma y Florencia. Città della Pieve se enriqueció con nuevos palacios (Baglioni) y un teatro (la Accademia degli Avvaloranti), que se integraron bien en el tejido urbano medieval.

4. Manifestaciones tradicionales en Città della Pieve

Hay numerosas manifestaciones tradicionales arraigadas en la historia religiosa y civil de la ciudad: desde 1966, el terziere de Castello instaló un belén monumental en el sótano del palacio de la Corgna, con numerosas escenas y ambientaciones creadas por voluntarios locales, ayudados por artesanos que trabajan con papel maché, terracota, resinas y tejidos. La misma tradición se renueva en Pascua con los cuadros vivientes de Semana Santa.

El evento más atractivo de Città della Pieve es la Infiorata, el domingo de junio más cercano al día de San Luis Gonzaga (el 21), patrón del terziere Casalino. Cada año el tema es diferente, por lo que cambian las formas y los colores de las espectaculares alfombras de hojas y flores de casi mil metros cuadrados, creadas en las calles de la ciudad.

En agosto tiene lugar el Palio dei Terzieri, una recreación de la ancestral caza del toro, en la que los terzieri de la ciudad compiten en tiro con arco para acertar a las siluetas en movimiento de los toros de Chianina.