Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Lombardia

Livigno, en el paraíso de la nieve y el duty free

Todo se podría resumir así: ¡en Livigno puedes!

Te gustan los paisajes donde <strong>esquiar</strong> en libertad? Quedarás satisfecho. Te apasionan las <strong>compras</strong>? Prepara la cartera y una maleta grande: estás en el paraíso del duty free, donde todo está exento de impuestos como el IVA y podrás comprar ahorrando dinero.

Para ti la montaña es sinónimo de <strong>buena comida</strong>? Entre restaurantes, lecherías y bares típicos, Livigno es un paraíso para la enogastronomía de montaña.

Deportes de invierno bien, pero <strong>senderismo</strong> y diversión al aire libre todavía mejor? Pues estupendo, aquí tendrás muchas opciones para todas las edades.

Estamos en el municipio más grande y septentrional de Lombardía, en una llanura rodeada de montañas armoniosas donde te sentirás como si estuvieras en el techo del mundo.

1. Todos locos por el esquí

En Livigno hay esquí para todos los gustos, con 115 kilómetros de pistas y varios cambios de pendiente.

Según el nivel de experiencia que tengas, podrás recorrer las pistas azules, rojas, negras, o decantarte por el Snow Park del Mottolino, uno de los mejores de Europa. En su interior se celebran periódicamente eventos de magnitud internacional, al igual que competiciones como la Copa de Europa de esquí freestyle, snowboard y slopestyle, una disciplina extrema del esquí de estilo libre.

Durante el invierno, el sistema de nieve artificial garantiza siempre condiciones perfectas para esquiar, incluso con los rayos de sol más cálidos.

2. Una perla enclavada entre el Stelvio y la Engadina

La estación está en el Val di Livigno, con las pistas dispuestas sobre las laderas. A lo largo de los años, su nombre ha saltado a las portadas por su estación de esquí, hasta llegar a convertirse en una de las más conocidas de Europa.

Con el buen tiempo se sumerge en la naturaleza, donde los paseos o las caminatas más exigentes curarán el cuerpo y la mente.

También ir de compras puede vivirse al aire libre con un fondo de postal. Las boutiques son exclusivas, pero no faltan puntos de venta tradicionales. 

3. Esquiar: dónde, cómo y cuándo

Además del esquí alpino, con recorridos de 1800 a 2900 metros con varios niveles de dificultad, no faltan las sorpresas en el valle. Hay 30 kilómetros de pistas soleadas para amantes del esquí de fondo: albergan también la Sgambeda, la Maratón Internacional de Gran Fondo de esquí nórdico con técnica clásica. También es popular entre los freestylers y snowboarders, ya que acoge anualmente el Free Heel Fest, el festival internacional de Telemark, una de las variantes más fascinantes y difíciles del esquí alpino.

También se pueden practicar otros deportes de nieve: raquetas, esquí de montaña, escalada de cascadas heladas, excursiones en motos de nieve o en trineos con perros.

Una curiosidad

A Livigno también se la conoce como "Pequeño Tíbet" y hay una razón para ello: sus temperaturas son gélidas en invierno y no hay que subestimarlas.