Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Emilia Romana

Emilia Romagna: descubriendo las tierras del Lambrusco, el vino tinto espumoso con alma

Conocido por su animada espuma, el Lambrusco es un vino espumoso que cuenta muchas historias

Producido entre las provincias de Módena, Reggio Emilia y Parma, llamadas las tierras del Lambrusco, difiere en tipo y aroma, según las variedades de uva de las que procede.

Los métodos de elaboración del vino son diversos, desde los tradicionales hasta los más modernos.

Descubramos juntos los secretos de este producto inigualable.

1. Modena: Lambrusco di Sorbara, Grasparossa di Castelvetro y Salamino di Santa Croce

Su color claro, sus notas de violetas y frutos rojos y su frescura inigualable hacen del Lambrusco di Sorbara D. O. C. un vino apreciado en todo el mundo.

Producido en provincia de Módena, es entre los distintos tipos el menos colorido, cercano al rosa. Su elegancia no teme a la gastronomía internacional ni a los maridajes más difíciles.

El Lambrusco Grasparossa di Castelvetro es originario de las llanuras y colinas de Módena. Con su típico color rubí con matices violáceos y un aroma intenso que recuerda a la uva recién pisada, a la mora, a la cereza negra, a la violeta y a la almendra, tiene cuerpo y taninos más pronunciados, que aportan estructura al vino. Es el acompañante ideal de platos con cuerpo.

Un delicado bouquet de frutas rojas y rosas caracteriza este tercer tipo de Lambrusco: Salamino di Santa Croce. Un vino que gusta a todo el mundo y que, por sus toques de frambuesa, cereza y mora y su ligera veta sápida, es apto para beber durante toda la comida.

2. Reggio Emilia: las briosas variedades del Rey del Reggiano

Textura, aromas, persistencia, color rojo intenso, fruta madura en el paladar. Estas son las principales características del Lambrusco Reggianodel que los consumidores aprecian especialmente su vena ligeramente azucarada y su particular viveza. Acompaña perfectamente a los platos tradicionales de la zona e incluye numerosas variedades. Entre los principales: Marani, Montericco e Ancellotta.

3. Parma: el Lambrusco más intenso

Entre los viñedos históricos de la zona de la colina de Parma se encuentra la variedad Lambrusco Maestri, la más intensa de la familia, que a menudo utiliza uvas de mezcla para añadir carácter y acidez. Seco y refrescante, debe beberse joven, en su versión espumosa natural.

4. Método de vinificación: el origen de las burbujas

Antes de concluir nuestro viaje de descubrimiento del Lambrusco, conozcamos los dos métodos de vinificación que revelan el secreto de las burbujas.

La tradicional, conocida como refermentación de primavera, crea la espuma de forma natural, gracias a la amplitud térmica del invierno que interrumpe la fermentación y la reinicia en primavera, cuando el vino ya está embotellado. El dióxido de carbono, disuelto en el vino, aparece en forma de espuma una vez descorchada la botella.

El método más utilizado por los productores en la actualidad es el Martinotti-Charmat que estimula la fermentación mediante levaduras naturales mezcladas con el vino en autoclaves. Son las levaduras las que, combinándose con los azúcares del vino, dan lugar a las burbujas del Lambrusco.