Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Mochila, maleta o bolsa de viaje: cómo llevar el equipaje perfecto, mejor aún si es verde

09 agosto 2022

4 minutos

Es tiempo de vacaciones y nunca como hasta ahora ha tenido tanta importancia el factor sostenibilidad a la hora de elegir destino. Pero, ¿cómo hacer la maleta verde perfecta?

No es fácil poner en práctica nuestras buenas intenciones. Para ello, te indicamos algunas pequeñas pistas y consejos prácticos que te ayudarán a reducir el impacto medioambiental, llevando un equipaje ecológico.

1. Primera regla del viaje sostenible: poco peso

primera regla de los viajes sostenibles

¿Sabías que las emisiones de dióxido de carbono que provocan los medios de transporte son directamente proporcionales al peso transportado? Así es. El primer paso para ser un viajero responsable es, por lo tanto, llevar un equipaje lo más ligero posible. Evita el despilfarro y llévate sólo lo que necesites.

En el caso de los viajes en avión, lo ideal es llevar solo equipaje de mano. Las mochilas de viaje suelen tener el tamaño adecuado y, además, te resultará más cómodo usar el transporte público una vez llegues a tu destino. 

2. Elección del equipaje: preferiblemente usado

elección del equipaje

Aprovechar lo que ya tienes es una opción sostenible, sobre todo en una sociedad como la nuestra, que ha hecho del consumismo su caballo de batalla. Por lo tanto, procura no comprarte equipaje nuevo, aunque creas que el tuyo está anticuado.

¿Estás convencido de que el equipaje que tienes no es adecuado para el viaje que vas a emprender? Bueno, pues opta por mochilas o bolsas de lona de tiendas vintage, mercadillos o sitios online, que te permiten dar una nueva vida a objetos de segunda mano. Otra opción puede ser pedir a amigos y familiares que te presten una mochila o una maleta y ya se la devolverás cuando vuelvas.

Pasemos ahora al material. Di sí a las bolsas fabricadas con plástico reciclado, tejidos derivados de materiales de desecho y fibras naturales tales como el algodón, el yute y el cáñamo, que producen poco impacto sobre el medio ambiente a lo largo de su ciclo de vida.

3. Cómo optimizar el espacio: elegir la ropa

optimización de espacios

Una vez establecido que viajar ligero es la primera regla esencial del turista verde, veamos ahora cómo evitar que la maleta pese demasiado.

Empecemos por la ropa. Nada de ropa y accesorios innecesarios. Elige prendas de material reciclado, que no se arruguen (para no plancharlas), o de fibras naturales como el algodón y el lino (que no liberan micro plásticos nocivos al lavarlas). Guárdalas en bolsas de tela para mantenerlas ordenadas y evitar que ocupen un espacio innecesario en el equipaje.

Lo mismo podemos decir para la ropa sucia: no la guardes en bolsas de plástico, utiliza bolsas de tela versátiles, reutilizables, duraderas y, sobre todo, no contaminantes.
 En cuanto a la elección de la ropa, opta por combinaciones intercambiables: así llevarás la mitad de la ropa que crees que vas a necesitar.

4. Neceseres ecológicos y productos sostenibles

caso de belleza green

En el campo de la cosmética, actualmente hay sensibilidad hacia el tema sostenibilidad y en el mercado se pueden encontrar productos para todas las necesidades, de la piel y del cabello. De nuevo, ten cuidado y reduce al máximo el uso de envases de plástico.

Elige productos sólidos biodegradables, tanto para las cremas como para el gel de ducha y el champú. ¿Cómo? Optando por pastillas de jabón, que ahorran espacio y son respetuosas con el medio ambiente. Puedes llevarlas en pequeñas cajas de madera o bambú para evitar que se rompan durante el viaje. Es preferible usar una esponja vegetal de lufa o konjac.

Hasta para el cepillo de dientes puedes adoptar una decisión ecológica: el de bambú con cerdas vegetales, que puedes encontrar en el mercado en varios colores y modelos, es una excelente alternativa a la versión de plástico. Para guardarlo cuando viajas, envuélvelo en hojas de cera de abeja. ¿Y la pasta de dientes? Es perfecta la que se presenta en tarros de cristal, que se devuelve una vez vacíos, versión en envase de cartón o en pastillas.

La ventaja de estas opciones respetuosas con el ecosistema será evidente al comprobar la reducción drástica de volumen que ahora tiene tu estuche de belleza.

5. Equipo de playa

equipo de playa

Si tu destino es el mar, ten cuidado con lo que usas. La mayoría de los protectores solares no son compatibles con el ecosistema marino. Sin embargo, hay productos que no contienen oxibenzona ni octinoxato, responsables del blanqueado de los corales: deben tener la certificación ICEA (Environmental Ethics Certification) o certificación vegana y son sin ninguna duda preferibles a todos los demás.

Además, conviene que lleves toallas de playa de algodón fáciles de doblar, que ahorran espacio y son ligeras; trajes de baño de fibras naturales; chancletas hechas con neumáticos reutilizados y gafas de sol vintage. La segunda mano es la opción más sostenible, para estar a la moda y a la vez ser respetuosos con el medio ambiente.

6. Imprescindibles: lo que no te puede faltar en la maleta

maleta imprescindible

Independientemente del destino, un objeto del que no puedes prescindir es la botella de agua. Incluso ahora hay algunas fabricadas con caña de azúcar. Se convertirá en tu mejor amiga, deberás llevarla siempre contigo, para que puedas evitar comprarte botellines de plástico y tener agua cada vez que sientas la necesidad.

Con tu maleta verde viajarás de forma responsable y preservarás los lugares, las personas y la cultura de tus anfitriones.