Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Itinerario

Un siglo de historia

Viaje para descubrir la arquitectura costera de Rimini

Tipología
percorso a piedi
Duración
8 horas
Dificultad
Fácil
Mejor tiempo

Todo el año

Rímini es desde hace más de un siglo un símbolo del turismo marítimo en Italia. El 30 de julio de 1843 se inauguró el Stabilimento Privilegiato dei Bagni di Mare di Rimini, el segundo en Italia tras el de Viareggio, y a partir de ese momento, la vida de la ciudad, su rostro urbano y su alma cambiaron para siempre. 

Desde las elegantes formas del Grand Hotel  de Rímini,que domina el paseo marítimo frente al Parque Federico Fellini desde principios del siglo XX,  hasta la Colonia Bolognese, con sus líneas más sobresalientes que remontan a los  años 30, pasando por el estilo Decó del Bagno Nettuno de Rímini. Todo en Rímini muestra con orgullo los signos del tiempo con la mirada puesta en el futuro. 

Entre un baño, un aperitivo, un paseo por la piscina y una visita a la discoteca, te recomendamos tomarte un tiempo para descubrir la arquitectura marítima de Rimini con una excursión que te llevará por los 15 kilómetros más populares de la Riviera Adriática.
A pie o en bicicleta, entre carriles bici vanguardistas y mucha vegetación, te aseguramos que no volverás a mirar la capital del entretenimiento de Romaña con los mismos ojos y podrás apreciar las características que la hacen tan diferente de otras ciudades de la Riviera.

Arquitectura marítima en Rimini / El Grand Hotel

Una excursión para descubrir la arquitectura costera de Rímini debe comenzar con el símbolo de la ciudad, el imponente Grand Hotel diseñado por el arquitecto Paolito Somazzi y abierto al público desde 1908. Desde hace más de un siglo, este monumento Art Nouveau es un icono del estilo y de la historia de la ciudad, rodeado por el verdor del parque que lleva el nombre de Fellini y que fue elegido monumento nacional en 1994.

La elegante fachada también se puede admirar desde la playa, pero el mejor punto desde el que tomar la foto perfecta del Grand Hotel es el comienzo de la Via Saint Maur des Fosses, en el corazón del parque que rinde homenaje al director italiano y su profunda conexión con Rímini. 

La estructura estaba originalmente coronada por dos grandes cúpulas, que fueron retiradas en 1920 tras un incendio. Las renovaciones posteriores no han alterado la esencia del hotel, de modo que incluso el mero hecho de pasar por delante de él proporciona un hermoso salto al pasado.

A pie, se puede recorrer el perímetro del hotel y admirar las sinuosas líneas del exterior, ricas en elementos naturales y antropomórficos, pero se puede entrar sin necesidad de alojarse en él, reservando por teléfono la visita a este símbolo de la Dolce Vita.

Con motivo del 110º aniversario del nacimiento de Federico Fellini, el Grand Hotel organizó una visita a los espléndidos salones y habitaciones amueblados con auténticas piezas venecianas y francesas del siglo XVIII. Se empieza en el jardín y, tras subir los 6 peldaños de la escalera principal, se encuentra la pintoresca terraza que hizo soñar al joven Fellini. 

El gran vestíbulo se encuentra un poco más adelante y desde allí se accede a la Sala Fellini tan querida por el director y su esposa Giulietta Masina. La visita continúa en la sala Tonino Guerra, adornada con fotos históricas del edificio, y en los Históricos Salones símbolo de la jet-set internacional. ¿Qué mejor manera de descubrir esta obra maestra?

https://www.grandhotelrimini.com/it-IT/articolo/grand_hotel_fellini

Arquitectura marítima en Rimini / El Nettuno Rimini

Para la segunda etapa de esta excursión, no tienes que viajar muy lejos. El Nettuno Rimini, uno de los pocos ejemplos de arquitectura costera que han sobrevivido intactos hasta nuestros días en Italia, se encuentra a menos de un kilómetro de distancia. Se llega pasando por el paseo marítimo o caminando por Viale Amerigo Vespucci hasta Piazzale Kennedy. 

Desde 1933, la Rotonda, como llaman los lugareños a esta estructura, da la bienvenida a los turistas ofreciéndoles una vista de 360 grados de la costa mientras toman bebidas y admiran la puesta de sol en la terraza. El estilo Decò que define al Nettuno se ha mantenido intacto incluso después de los restyling producidos a lo largo de los años, el último en 2010 a cargo del arquitecto riminés Massimo Morandi. 

Nacido como balneario, desde la década de 1940 el Nettuno ha conseguido establecerse en la ciudad como lugar de la vida nocturna de Rimini, con un chiringuito, un restaurante y una piadinería de última generación.

https://nettunorimini.it/chiringuito

Arquitectura marítima en Rimini / La Colonia Bolognese y la Colonia Novarese

¿Preparado para un largo paseo por la costa de Rimini? Para la tercera y última etapa de esta excursión, tendrás que llegar a la frontera con Riccione, recorriendo 7 kilómetros de costa en bicicleta, a pie o tomando uno de los muchos autobuses que salen hacia el sur desde el Parque Federico Fellini. El destino es otro lugar simbólico en la historia de la ciudad, la "colonia" que durante muchos años, desde 1931, ha acogido a niños y adolescentes llegados de toda Italia.

A pocos metros se pueden admirar dos de ellas, la Colonia Bolognese y la Colonia Novarese, construidas con pocos años de diferencia y con un estilo muy diferente. La Colonia Bolognese es la más antigua, construida entre 1931 y 1932 bajo el proyecto del ingeniero Ildebrando Tabarroni. Parece un edificio hospitalario, con una clara separación entre habitaciones y un estilo seco marcado por la funcionalidad.

Después de ver los cuatro grandes edificios conectados por un largo pasillo de 169 metros, sólo hay que caminar 200 metros y cruzar la calle para llegar frente al gran edificio de la antigua Colonia Novarese, construido dos años después bajo el proyecto del ingeniero turinés Giuseppe Peverelli. El estilo racionalista que imperaba en Italia en aquella época es evidente: la estructura discurre paralela a la playa en un único cuerpo construido en hormigón armado a la vista, ahora reducido a un esqueleto.

Por el momento, a la espera de un proyecto de reurbanización, las dos colonias sólo son visibles desde el exterior, a menos que tengas suerte. De vez en cuando, de hecho, se puede acceder a ella durante los eventos organizados por las asociaciones que operan en Rímini.