Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Itinerario

Sumérgete en la vegetación

Una inmersión en los pinares de Emilia-Romaña

Tipología
percorso a piedi
Duración
24 horas
Dificultad
Fácil
Mejor tiempo
Abril, Septiembre

Si os gusta la naturaleza verde y virgen, dejaos conquistar por los oasis naturales de Romaña. Os proponemos una excursión de un día para descubrir los dos grandes pulmones verdes de la costa romañola: dos pinares centenarios del Parque Delta del Po de Emilia-Romaña, que se extiende desde el bosque de Mesola, en la frontera con el Véneto, hasta el pinar de Cervia.

En un día podréis apreciar el bosque de pinos que Dante Alighieri mencionó en la Divina Comedia cuando, junto con Virgilio, entra en el Paraíso Terrenal atravesando un hermosísimo y acogedor bosque: todo lo contrario al oscuro bosque del primer Canto del Infierno. Es el pinar de Classe, al sur de Rávena, un lugar que aún hoy enamora a los visitantes por su precioso ecosistema.

Más al sur, podréis perderos en el evocador y fascinante pinar de Cervia, 200 hectáreas de bosque para explorar tranquilamente a un paso de las salinas, símbolo de esta localidad costera junto a Milano Marittima. ¿Preparados para una relajante inmersión en la naturaleza tras una visita a las obras maestras del arte de Rávena? Sí, ahí mismo empieza la ciudad de Emilia-Romaña que cuenta con nada menos que ocho monumentos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Un chapuzón en el pinar / El pinar de Classe

Desde el centro de Rávena, podéis llegar a la fracción de Classe en 10 minutos y continuar 4 kilómetros hasta el Parco I Maggio, uno de los puntos de acceso al pinar de Classe. De camino, sugerimos una parada en el Antico Porto y la maravillosa basílica paleocristiana de Sant'Apollinare in Classe.

Desde el Parco I Maggio, tanto a pie como en bicicleta, podéis explorar los Robles de Dante por una ruta circular de 4 kilómetros que recorre todo el pinar. Siguiendo las señales de la ruta, pronto llegaréis al puente sobre el Fosso Ghiaia y, poco después, podréis girar a la derecha para encontrar uno de los majestuosos pinos y los robles centenarios vinculados a la memoria de Dante.

En el límite del pinar, girad a la izquierda para llegar a las zonas más húmedas donde el río Bevano y los cursos de Bevanella y Acquara corren paralelos. Girad a la izquierda, siguiendo el límite del parque, hasta la torre de avistamiento de los oasis de Ortazzo y Ortazzino. Son las zonas con mayor diversidad medioambiental de todo el parque y ahí podréis ver de cerca muchas aves, incluidos los flamencos que viven en el pinar.

Continuad el camino entre los pinos centenarios y llegaréis de nuevo al inicio. A poca distancia, podéis hacer una parada en el Villaggio Delle Cicogne, un importante proyecto de repoblación de la cigüeña blanca.

http://www.parcodeltapo.it/it/itinerari-dettaglio.php?id_iti=6150

https://www.villaggiodellecicogne.it

Un chapuzón en el pinar / El pinar de Cervia

Después del almuerzo, tomad la carretera del Adriático en dirección sur y en 15 minutos encontraréis la entrada al pinar de Cervia, la segunda parada de esta excursión al pulmón verde de Romaña.

Según vuestro punto de llegada al centro, dispondréis de varios accesos principales al pinar, pero recomendamos el de la calle Stazzone para tener la oportunidad, antes de adentraros en los pinos, de hacer un recorrido por la Casa delle Farfalle de la avenida Jelenia Gora. Es un magnífico jardín botánico donde viven más de 60 especies de mariposas de todo el mundo en un clima tropical los 365 días del año.

https://casadellefarfalle.net

En la entrada del pinar de Cervia encontraréis prácticos paneles informativos con los recorridos disponibles, las zonas de mayor interés de este oasis verde y las áreas equipadas para descansar o realizar alguna actividad física en los pequeños gimnasios al aire libre disponibles para los visitantes.

Aquí también podéis adentraros en el pinar a pie o en bicicleta. Hasta el siglo pasado, este lugar encantado era mucho más extenso, pero dos guerras mundiales y una política agrícola demasiado agresiva hicieron que solo sobrevivieran 200 hectáreas, ahora protegidas y salvaguardadas. Nada más entrar, notaréis el amor y la atención que la administración municipal ha dedicado a este pinar durante décadas.

Los tupidos senderos os permitirán explorar todo este paraíso verde desde el amanecer hasta el atardecer. Podréis leer un libro bajo los árboles centenarios y pasar por la sala didáctica al aire libre para consultar información y aprender curiosidades sobre el pinar y su rico ecosistema.

Y si queréis observar los pinos centenarios desde un punto de vista único, dentro del pinar se encuentra el parque de aventura CerviAvventura. Podréis subir a las pasarelas conectadas entre los pinos y divertiros durante horas sin dejar de respetar el lugar.

http://www.atlantide.net/amaparco/cerviavventura