Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Calabria

Orsomarso, perla de Calabria enclavada entre los Apeninos y el mar Tirreno

Pequeño pueblo atravesado por las claras aguas del río Argentino, Orsomarso se encuentra en las estribaciones occidentales del Apenino calabrés, dentro del parque nacional del Pollino y a pocos kilómetros de la costa tirrena.
El pueblo debe su nombre a la cadena montañosa del mismo nombre, cuyo pico más alto es el Cozzo del Pellegrino, que se encuentra a casi 2000 metros sobre el nivel del mar.

1. Situado en una reserva protegida

Al abrigo de altas rocas kársticas y rodeado de bosques típicos del Mediterráneo, Orsomarso es sin duda uno de los rincones más salvajes y fascinantes de Calabria y de todo el sur de Italia.
El hermoso valle del río Argentino ha sido reconocido como lugar de interés comunitario por la Unión Europea, y hoy es una reserva natural con numerosas cuevas de origen kárstico de excepcional belleza en medio de impresionantes peñascos rocosos que se alternan con densos matorrales mediterráneos.

El valle alberga también el Pino Loricato, la verdadera joya del parque, y en su territorio encontrarás especies como el lobo de los Apeninos, el águila real, la nutria, el tejón, el pájaro carpintero negro, el halcón peregrino, el búho real y el cuervo imperial. El valle era el tramo más importante de la vía que conectaba la costa jónica con la del Tirreno, principalmente la ciudad de Síbari en Lao. Por la ruta no solo viajaban productos agrícolas para la exportación, como el vino y el aceite, sino también metales y minerales como la sal. 

2. Era una fortaleza militar

Los orígenes de Orsomarso se remontan a la época románica, cuando existía como fortaleza militar para defender los asentamientos romanos situados a lo largo del valle del río Lao. Durante mucho tiempo fue una de las más importantes arterias de comunicación entre los mares Jónico y Tirreno, atravesada por comerciantes y marineros.

3. El lado místico

La expansión demográfica se produjo durante la Edad Media con la llegada de los monjes basilianos de Oriente, cuando Orsomarso se convirtió en el corazón del Mercurion, uno de los mayores centros de mística del sur de Italia, como demuestran los numerosos restos de iglesias que datan de esa época.
Entre ellas, la más conocida es la iglesia de Santa Maria di Mércuri, una iglesia rupestre situada en la localidad de Mercurion, con una sola nave que termina en un ábside central y algunos frescos y una estatuilla de la Virgen todavía visibles en su interior.

4. Una gruta dedicada a Nuestra Señora de Lourdes

Tras un breve recorrido en la montaña, llegamos a la gruta de Nuestra Señora de Lourdes, una gruta natural en la que hay una estatua de piedra de Nuestra Señora de Lourdes, de unos 3 metros de altura, colocada para conmemorar el centenario de las apariciones de Lourdes. La estatua fue creada por el escultor Plinio Frigo de Vicenza en 1958.

La iglesia de San Giovanni Battista, construida sobre los restos de una capilla medieval, fue completamente reconstruida en 1700 y en su interior se pueden admirar algunas pinturas de los siglos XVII y XVIII y altares de mármol policromado, mientras que la sacristía alberga un precioso pergamino que data de 1575.

De gran interés histórico es la torre dell'Orologio (torre del Reloj), construida sobre la fortaleza donde se encontraba un monasterio que albergaba una comunidad de monjes basilianos en torno al siglo X, y que hoy representa un sugestivo mirador desde el que admirar el pueblo enclavado en el verde del parque nacional del Pollino. 
En las estrechas y empinadas escaleras que conducen a la cima de la fortaleza hay un robusto muro de piedra y argamasa que en su día formaba la pared interior de una sala del monasterio. Siguiendo la subida, puedes admirar una serie de ventanas monolíticas que recuerdan un modelo arquitectónico bizantino.
De todos los lugares del Mercurion, este es el que mejor conserva el aspecto defensivo e insinúa una vocación a la contemplación.

Por último, la gruta del arcángel San Michele, situada en la localidad de Simara, fue la casa del ermitaño San Nilo da Rossano y conserva restos de frescos bizantinos en su interior.

5. El 13 de diciembre se comparten los platos tradicionales

Si visitas Orsomarso hacia finales de año, te gustará saber que según la tradición, el 13 de diciembre se empiezan a preparar algunos platos locales. Las crespelle, elaboradas con o sin patatas, con pescado salado y con pimientos secos: platos acompañados de vino nuevo y distribuidas entre la vecindad como señal de amistad y buen augurio para un periodo de fiesta y paz.