Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

"Para mí, vivir a la italiana significa darlo todo siempre, pero al mismo tiempo ser capaz de reservar momentos de la vida para disfrutar del bello país donde vivimos".

LOS 11 DESTINOS DONDE GOZAR DE LA VIDA SEGÚN SOFIA GOGGIA

Arte y Cultura

La Italia de las obras maestras: Roma, Florencia y Nápoles

Cuando necesito llenar mi corazón con un poco de belleza y cultura, nada mejor que el extraordinario tesoro artístico de los Museos Vaticanos. Pero, en cuanto a encanto, no son menos la Fuente de los Cuatro Ríos de Gian Lorenzo Bernini, en Piazza Navona en Roma y la Galería de los Uffizi en Florencia. Otra obra que me ha impresionado particularmente es el Cristo Velado, la escultura de mármol de Giuseppe Sanmartino en Nápoles. Para mí, cada una de ellas, de manera diferente, son auténticas obras maestras que te llegan al corazón.

Sur de Italia

Rumbo al sur: noches memorables en lugares de ensueño

Entre las experiencias más encantadoras e inusuales que he vivido en lugares mágicos, recuerdo con nostalgia las noches en la bahía de las Islas Eolias o en Cerdeña, donde pasé unas vacaciones inolvidables en velero.

Me quedan muchos lugares que visitar a fondo: el Val D’Orcia, por ejemplo, en Toscana, y la isla de Marettimo, en el archipiélago de las Egadi en Sicilia. Sin embargo, un sueño que tengo por cumplir es encontrar tiempo para explorar el sur de Italia a lo largo y ancho.

Val d'Aosta

Recargar las pilas en Val d'Aosta

¿Mar o montaña? Aunque en mi caso la respuesta parece obvia, depende mucho de la compañía y del motivo que tengas para ir.

Sin embargo, si tengo que recargar las pilas, suelo refugiarme en Valle d'Aosta, en mi cabaña, lejos de todo y todos.

Italia

Los destinos del corazón

El lugar que más me atañe y al que más quiero es Bérgamo, la ciudad donde nací y en la que creo que viviré para siempre.

Si he de mencionar otro lugar que me hace sentir como en casa, ese es Cortina D’Ampezzo, la encantadora estación de esquí del Véneto. ¿El motivo? Puedes imaginarlo: está indisolublemente ligada a mi profesión.

Lombardía

El inconfundible sabor de Val Brembana

Recientemente he descubierto una gran pasión por los vinos. Me encanta probarlos y conocer de qué uvas y de qué bodegas provienen. En cuanto a la comida, entre los muchos platos que amo de toda la vida, hay uno que tiene el poder de devolverme a la infancia. Está vinculada al Val Brembana: las albóndigas vegetales hechas con el paruch, una especie de espinaca silvestre de la montaña cocinada con hierbas oróbicas. Cada vez que las como, la emoción corre por mis venas. 

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.