Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Destino turístico

Basilicata

Basilicata de costa a costa: el itinerario perfecto para descubrir la región

31 agosto 2022

Hay una película italiana famosa que se llama exactamente así: Basilicata de costa a costa. Déjate inspirar por el director y protagonista de esta gran comedia, Rocco Papaleo, siguiendo un itinerario en Basilicata que te llevará desde la costa rocosa del Mar Tirreno hasta las dunas de la Costa Jónica.

Además de los lugares más conocidos, descubrirás lugares secretos en un fascinante circuito entre montañas y colinas, lagos y playas, áridos desfiladeros y frondosos bosques.

A pie, en bicicleta, en coche o alternándolos todos: tú eliges la mejor manera de realizarun recorrido de costa a costa por la Basilicata más auténtica.

1. Parte de Maratea, en el Mar Tirreno

Un viaje a Basilicata puede comenzar unicamente aquí. Maratea es tan bella que se la llama "la perla del Tirreno". Se encuentra frente al mar y está rodeada de acantilados cubiertos de vegetación mediterránea. La escultura del Cristo Redentor es su símbolo y será lo primero que llame tu atención.

Si el buen tiempo acompaña, podrás apreciar las aguas cristalinas del mar y sus espectaculares salientes. La Grotta di Marina di Maratea ofrece un escenario mágico de estalactitas y estalagmitas, pero es solo una de las muchas y maravillosas cavidades naturales que se pueden descubrir. Entre las más sorprendentes, algunas son únicamente accesibles por mar y reservan auténticas emociones. Hay playas para todos los gustos: laplaya de Fiumicello, a 4 kilómetros del centro, es un precioso litoral blanco y la playa negra, con arena y grava de color verdaderamente oscuro. En cualquier época del año, merece la pena visitar el pueblo, también conocido como "la ciudad de las 44 iglesias".

Los siguientes destinos están en la naturaleza. A una hora en coche desde Maratea se llega al lago de Laudemio, cerca de la cumbre del Monte Sirino: una zona protegida para dar un paseo por la montaña entre hayas y alisos, con el lago coronado por las montañas.

Otra parada a ser considerada es el Parque Nacional del Pollino, la mayor zona protegida de Italia y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, que va desde el Tirreno hasta la costa jónica. Se puede visitar un trozo partiendo de Maratea, conduciendo menos de una hora y alquilando una bicicleta de montaña o un caballo al llegar, o haciendo senderismo.

2. Hacia el Val d’Agri

Subiendo hacia el norte desde el Pollino, quizás cruzando el puente tibetano más largo del mundo en Castelsaraceno, se entra en el Val d'Agri. Detente para admirar el hermoso paisaje del lago de Pertusillo, que forma parte del Parque Nacional de los Apeninos de Lucano Val d'Agri Lagonegrese.
Para caminar o montar una bicicleta a lo largo de las orillas, con un alboroto de castaños, robles y hayas y arbustos de espino. Levanta la vista para captar el espectáculo de garzas y cigüeñas en vuelo, incluida la exótica cigüeña negra que anida en los parques de Lucania. Por las montañas del Val d'Agri se encuentran pueblos remotos. Es el caso de Tramutola, una de las paradas de la película Basilicata de costa a costa, ambientada en la montaña.

3. Las Calanques

Dejarás atrás la exuberante naturaleza para adentrarte en un paisaje completamente distinto, en el corazón de la región, donde la arcilla es protagonista: un seductor paisaje lunar de profundas gargantas y pináculos, rocas de las más diversas formas. Cruza Aliano, pueblo de altura que domina el valle, con menos de 1000 habitantes. Aquí, las casas son de piedra y el ambiente te transportará a un tiempo suspendido en el pasado. En Aliano se encuentra el Parque Literario Carlo Levi, en honor al escritor que pasó aquí un largo periodo de exilio por supuestas actividades antifascistas. También es el sitio indicado para comer en la trattoria: disfruta de platos tradicionales del país como el Rascatell, una pasta fresca servida con salsas robustas, habas y achicoria, y la sopa de albóndigas con queso pecorino.

Unos pocos kilómetros más hacia el norte se llega a uno de los lugares más famosos del mundo: Matera con sus famosos Sassi. Un espectáculo absoluto declarado Patrimonio de la Humanidadpor la UNESCO, donde las casas están talladas en la roca, creando un extraordinario paisaje rocoso. Aprovecha para dormir aquí, en una de las estructuras excavadas en los barrancos, y saborea el ambiente cultural que ahora caracteriza a la ciudad, Capital Europea de la Cultura en 2019, con representaciones teatrales en un entorno poderosamente evocador, conciertos y multitud de otros eventos.

4. Y por último, el Mar Jónico

Hay que descender hacia el sur para llegar, finalmente, a la otra costa, la jónica. Ve a la llanura de Metaponto, que lleva el nombre de la ciudad de la Grecia Magna, rica en hallazgos arqueológicos, monumentos y testimonios. Busca entonces el mar: tranquilo, claro y poco profundo. Relájate en los lidos bien equipados para pasar días de absoluto relax, cuando hace buen tiempo, o haz excursiones en barco a los puertos deportivos de Pisticci y Policoro. Aquí mismo, en la antigua Heraclea, se puede alternar el turismo cultural, las excursiones por la naturaleza en el único bosque tropical de Europa y, en verano, una cómoda vida de playa en la larga orilla de arena, que nunca está abarrotada. Y justo en el paseo marítimo, te esperan encantadores restaurantes y bares con vistas al mar.

Le puede interesar