Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ciudad

Maratea, la perla del mar Tirreno para los amantes del arte sacro

Un mar cristalino, playas de arena fina que se alternan con escarpados acantilados rocosos y un centro histórico rico en arte sacro hacen de Maratea una de las ciudades más singulares del sur de Italia. <br>

Conocida como la Perla del Tirreno o la Ciudad de las 44 Iglesias, Maratea fascina y asombra a quienes la visitan por primera vez, y también a quienes vuelven para descubrir lugares nuevos e insólitos que no se encuentran en ningún otro lugar de Italia.

1. Historia y curiosidades de Maratea

Los primeros asentamientos de la historia de Maratea datan del paleolítico, pero fue en la Edad Media cuando su particular posición geográfica adquirió un valor estratégico al proteger la ciudadela que está situada en la cima del monte San Biagio, de las incursiones que se sucedieron durante varios siglos.  La nueva ciudad de Maratea nació en la era moderna donde está ahora, en la ladera de la montaña que da al mar, más conveniente para una economía basada en el comercio marítimo.

Tras siglos de dominación española, austriaca y borbónica, Maratea fue el centro de la invasión francesa del Reino de Nápoles, que hoy se recuerda como el asedio de Maratea. En diciembre de 1806, tras 6 largos días, los franceses consiguieron hacerse con la ciudad, sin afectar a su fortuna comercial y preservando su importancia estratégica como puerto marítimo y productor de vino, aceite y lana en todo el Reino de las Dos Sicilias y durante el Risorgimento italiano.

2. Qué ver en Maratea: lugares imprescindibles

Maratea es una ciudad llena de lugares que no hay que perderse, monumentos que admirar y cuevas que explorar. Es fácil perderse paseando entre las callejuelas del casco antiguo y las numerosas iglesias de la ciudad. Te proponemos qué ver en Maratea y algunos de los muchos lugares y monumentos que no pueden perderse quienes la visitan por primera vez. 

La playa negra de Maratea, situada en la localidad de San Giuseppe, a un paso del caserío de Marina di Maratea, es un emblema de la ciudad. A diferencia de las demás playas de la costa, cuenta con la Grotta della Sciabella, una cueva encantadora y poco conocida. 

Pero es la Cueva de las Maravillas la que deja a todos boquiabiertos. Descubierta en 1929, la cueva consta de una gran sala de 70 metros de largo por 20 de ancho y es la cueva turística más pequeña de Italia. 

Dominando la ciudad desde la cima rocosa del Monte San Biagio se encuentra la estatua del Cristo Redentor concebida a finales de los años 60 por el artista Bruno Innocenti, y que, con 21 metros de altura, se convirtió inmediatamente en un icono de la ciudad.

Por último merece la pena visitar la Basílica de San Blas y la Iglesia de Santa Maria Maggiore.

3. 7 ideas para hacer en Maratea

Maratea es una joya de belleza extraordinaria que ofrece numerosas opciones para los turistas y visitantes. Si buscas qué hacer en la ciudad, además de perderte por las pintorescas calles del centro, te proponemos 7 lugares que no debes perderte.

Los amantes del mar nunca se aburrirán yendo de playa en playa. La playa de Fiumicello se extiende desde la punta de Ogliastro hasta la de Santavenere y ofrece un espléndido mar para pasear en kayak, y pequeñas cuevas. Por otra parte la playa de Secca representa uno de los rincones más sugerentes del litoral, con rocas dominando el panorama, y el Palacio Baronal y su capilla para visitar durante un descanso del mar. 

Si prefieres pasear por la naturaleza puedes subir a la cima del monte San Biagio, descubrir las ruinas del antiguo núcleo de casas fortificadas y visitar el santuario que alberga las reliquias del santo patrón, pero ten cuidado en las horas más calurosas del día. Y si quieres descubrir el arte sacro que esconde Maratea entre estatuas, pinturas y frescos, vaya al valle y visite el Monasterio del Rosario y el Convento de San Francisco.

4. Qué comer en Maratea? 4 especialidades

Puede uno decir realmente que conoce una ciudad si no ha descubierto también sus sabores y olores? Maratea promete conquistar hasta a los más exigentes. ¿Quieres saber qué comer en Maratea para vivir una experiencia única?
Cualquier estación es buena para degustar la ciaudedda, un guiso de verduras, que puede ser caliente o frío, siempre acompañado de pan asado. El pan local también es perfecto para acompañar el queso canestrato lucano, con un sabor único resultante de la combinación de leche de cabra y de oveja, que también se puede maridar con embutido de Maratea, también conocido como "u zazicchiu".

Los más golosos deben probar los bocconotti de Basilicata, dulces rellenos de crema de castañas típicos navideños, y los tradicionales mostaccioli con almendras y canela.

5. 3 lugares inusuales para descubrir en Maratea

Maratea esconde infinitas joyas que hay que descubrir poco a poco, lugares insólitos repartidos entre las aldeas que componen el municipio, alejados de las zonas más turísticas y frecuentadas.

Accesible sólo por mar, y por ello menos visitada, es la playa de Vranne, un pequeño paraíso rodeado por un escarpado acantilado y muy cerca de otra joya oculta de Maratea, la pequeña cueva de San Giorgio.

La pequeña isla de Santo Janni, de 200 metros de longitud y a medio kilómetro de la costa de Marina di Maratea, también es única. Aquí encontrarás los restos arqueológicos de una instalación de producción y almacenamiento de garum y algunos ejemplares de la singular lagartija italiana, un lagarto con un distintivo vientre azul conocido comúnmente como Podarcis sicula paulae.