Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Sicilia

Palermo árabe y normanda y las catedrales de Cefalú y Monreale

26 septiembre 2022

5 minutos

Con un patrimonio artístico y arquitectónico único, muestra de las muchas almas que han pasado por ella a lo largo de los siglos, Palermo es una ciudad con mil caras. Una de ellas es el legado que dejó el reino normando de Sicilia (1130-1194), que llevó a inscribir a la Palermo árabe normanda entre las maravillas indiscutibles que hoy son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Construidos durante el Reino normando de Sicilia (1130-1194), estos edificios son el resultado de la mezcla de diferentes tradiciones arquitectónicas y artísticas, bizantina, islámica y occidental, cuya fusión dio origen a un estilo único, testimonio de la fructífera convivencia de personas de diferentes orígenes.

1. ¿Qué se entiende por Palermo árabe normanda?

Cefalù - Duomo

Las maravillas de la Palermo árabe normanda están repartidas entre el centro histórico de la pintoresca ciudad del norte de Sicilia y las ciudades de Cefalú y Monreale, que albergan dos catedrales que simbolizan el poder del reino normando de Sicilia a finales del siglo XII.

Estos espléndidos ejemplos de arquitectura árabe normanda en Palermo, empezando por el suntuoso palacio real, el palacio histórico de los reyes normandos, no están encerrados en un única zona, sino que pueden visitarse siguiendo la llamada ruta árabe normanda de Palermo en 9 etapas que, partiendo del palacio de los normandos, te llevarán a la capilla Palatina, la iglesia de San Juan de los Eremitas, la iglesia de Santa María dell'Ammiraglio o della Martorana, la iglesia de San Cataldo, el castillo de la Zisa, el puente del Almirante, la catedral de Cefalú y la de Monreale.

2. Historia e información sobre la Palermo árabe normanda

Palermo - Palazzo dei Normanni

Gracias a su ubicación estratégica, Palermo ha acogido las más diversas civilizaciones y culturas a lo largo de los siglos, desde los fenicios a los griegos, desde los romanos a los árabes. Sin embargo, el periodo de máximo esplendor de la ciudad está vinculado a la llegada de los normandos a Sicilia a finales del año 1000 y, en particular, a la figura de Roger II de Sicilia, que enriqueció la capital con obras arquitectónicas y de ingeniería reconocidas como Patrimonio de la Humanidad.

La excepcional convergencia de la cultura occidental, islámica y bizantina continuó bajo el reinado de Federico II de Svevia, que sigue enterrado en la maravilla arquitectónica que es la catedral de Palermo.

3. Por qué es patrimonio de la UNESCO

Palermo - Cappella Palatina

La Palermo árabe normanda es un ejemplo excepcional de sincretismo artístico en el que se combinan elementos de la arquitectura occidental con la árabe y bizantina. Esta síntesis estilística llevó a la UNESCO a incluir la Palermo árabe normanda y las catedrales de Cefalú y Monreale en la Lista del Patrimonio Mundial en 2015, reconociendo su importante aportación al desarrollo de la arquitectura en la vertiente tirrena del sur de Italia y en toda la región mediterránea medieval.

4. Qué ver en la Palermo árabe normanda

Monreale - Duomo

Si quieres descubrir las maravillas de la Palermo árabe normanda, prepárate para un recorrido lleno de encanto e historia que parte del imponente palacio dei Normanni, la residencia real más antigua de Europa y uno de los monumentos más visitados de Sicilia. Construida por iniciativa de Roger II, la estructura original estaba llena de terrazas, logias, jardines y pilas de agua de estilo árabe. Después de casi 3 siglos de completo abandono, el palacio real fue elegido como residencia de los virreyes españoles y profundamente modificado. Las huellas de los cambios se ven claramente desde el exterior, pero si quieres asombrarte con las joyas árabe normandas de Palermo, debes entrar en el palacio.

La sala de Roger presenta llamativos mosaicos que representan escenas de caza del reinado de Guillermo I, hijo de Roger II. Sin embargo, la verdadera obra maestra, ejemplo perfecto del encuentro entre diferentes culturas y religiones, es la capilla Palatina, construida inmediatamente después de la coronación de Roger II en 1130. Prepárate para deslumbrarte con los mosaicos bizantinos que cubren las paredes con episodios del Antiguo y del Nuevo Testamento y levanta la vista para ver algo único: los mocárabes típicos de las mezquitas, pero pintados con elementos que incluyen figuras humanas.

La ruta árabe normanda pasa por la catedral de Palermo, consagrada en 1185. Al igual que el cercano palacio real, la catedral también ha sufrido importantes cambios a lo largo de los siglos que aún son visibles en la actualidad. Puedes divertirte identificando los diferentes elementos, como el elegante pórtico de estilo gótico catalán o los tres arcos ojivales con forma de arabescos. En el interior, la disposición arquitectónica normanda fue sustituida a finales del siglo XVIII por una neoclásica. Una vez dentro, no dejes de visitar la capilla de Santa Rosalía, donde se conservan los restos de la patrona de Palermo, y la sugestiva cripta con sus 23 sarcófagos de diferentes épocas. La catedral también alberga el sarcófago de granito rojo de Federico II de Svevia.

La iglesia de San Cataldo, erigida en el siglo XII, ha fascinado a turistas y visitantes durante siglos con su estructura esencial y sus cúpulas rojas de inspiración árabe. La iglesia de San Cataldo es uno de los iconos de la multiculturalidad de la Palermo normanda, junto con la iglesia de San Giovanni degli Eremiti, situada cerca del palacio normando. Con sus cinco cúpulas rojas, esta pequeña iglesia, ahora desacralizada, es un oasis de paz en medio del tráfico de la ciudad.

Junto a la iglesia de San Cataldo se encuentra la iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio, también conocida como la Martorana. Entra y sorpréndete con algunos de los más bellos mosaicos bizantinos de Palermo, que han permanecido intactos a pesar de las numerosas manipulaciones que ha sufrido la estructura a lo largo de los siglos.

Fuera de las murallas de la ciudad se encuentra el palacio de la Zisa, un lugar de recreo cuya construcción fue iniciada por el rey Guillermo I y terminada por su hijo Guillermo II hacia 1175. También conocido por su nombre árabe Al-ʿAzīza, 'el espléndido', el palacio se encontraba dentro del vasto parque Genoardo, del árabe Jannat al-arḍ, 'paraíso de la tierra'. Hoy en día alberga el museo de arte islámico, un valioso testimonio de la arquitectura y el arte musulmán medieval.

No se puede considerar completa una visita a la Palermo árabe normanda sin haber visto el Duomo de Monreale y el de Cefalú. El primero, situado a 5 kilómetros de Palermo, en el corazón de Monreale, es famoso por la asombrosa decoración de mosaicos de la escuela bizantina sobre un fondo dorado y que cubre casi por completo sus paredes, alcanzando una extensión de 6340 metros cuadrados.

El Duomo de Cefalú, a poco más de una hora del centro de Palermo, te dejará sin palabras gracias a su posición panorámica bajo la roca que domina la ciudad, a un paso del mar, y también por sus dos imponentes torres angulares que recuerdan las técnicas de construcción de las iglesias de Normandía.

Pasear por la Palermo árabe normanda es uno de los placeres que nos debemos conceder al menos una vez en la vida.

Le puede interesar