Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

"Italia y los italianos son un espectáculo. Basta con permitirse el placer de recorrerla un poco para darse cuenta de que no es retórica decirlo, sólo es el privilegio de tenerla como hogar"

LOS 5 LUGARES PARA RECARGAR LAS PILAS SEGÚN BEBE VIO

ISLA DE ELBA

No son vacaciones si no estás en la isla de Elba

Cuando estoy de vacaciones siempre que puedo me escapo a la isla de Elba. Llevo viniendo aquí con mi familia desde que era pequeña y ya tengo mis lugares favoritos: la playa de Cavoli, la playa de Fetovaia o S. Andrea en Marciana para bañarse, y la antigua fortaleza de Volterraio para ver una puesta de sol como el fuego a publicar en Instagram. En resumen, este es para mí el "lugar para estar", el lugar donde siempre puedo relajarme y encontrar la serenidad.

VENECIA

Venecia: la belleza que llena el corazón

Nací en la Laguna, Venecia es mi ciudad, y aún no me he acostumbrado a su belleza. Siempre consigue emocionarme.

Mi casa está, para ser exactos, en Mogliano Veneto, donde todavía viven mi madre Teresa, mi padre Ruggero y Taxi, nuestro cocker. De aquí proceden mis mejores recuerdos. Aquí es donde todo empezó y donde nos reunimos todos bajo el mismo techo. Incluso viene mi hermano Nicolò que vive en Mestre.

MILÁN

Milán, donde todo comienza

Estoy loca por Milán, especialmente desde que fui embajadora de la EXPO. Además, en Milán estudia mi hermana Maria Sole y estamos muy unidas.

Esta ciudad para mí es el principio de muchas cosas, el lugar donde todo es posible. Por eso supe desde el principio que era el punto inicial adecuado para establecer la Academia Bebe Vio, con su lema "si parece imposible, entonces se puede hacer".

ROMA

Roma, Roma, Roma

Desde que me mudé a Roma siento que estoy en el lugar adecuado. Lo tiene todo: belleza, cultura, ambiente, naturaleza. Me encanta sumergirme en sus parques por lo menos y sentirme rodeada de maravillas artísticas, paseando literalmente por la historia. Y reconozcámoslo, los romanos son especiales, tienen un corazón que late a toda velocidad.

Esta ciudad es un torbellino, como yo, pero lo que más me gusta es que es capaz de pararme. Yo, que siempre voy a cien por hora, me veo obligada a detenerme cuando tengo que saber cómo se va de un lado a otro de la ciudad. Para algunos es una molestia, a mí me gusta. De este modo parece que me apropio un poco más de la Ciudad Eterna, y así puedo entenderla verdaderamente.

NÁPOLES

¡Qué bella eres, Nápoles!

También he descubierto hace poco la belleza de Nápoles. Puedo llegar fácilmente hasta allí desde Roma, y después suelo concederme un día de asueto por el paseo marítimo napolitano:  una vuelta por allí y una pizza en Sorbillo, ¿qué más se puede pedir? Me gusta la vida sencilla, tan simple como una pizza margarita, que me encanta comer, incluso para el desayuno.