Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Explore los tesoros y el enorme patrimonio artístico y cultural de Italia. Viaje entre extraordinarias iglesias, museos y galerías de arte. Desde los maestros del Renacimiento hasta los artistas contemporáneos, los museos de Italia ofrecen algunas de las obras de arte más bellas del mundo. Pase unas vacaciones o una estancia en nombre de la cultura made in Italy.

Museos 137 resulatdo de búsqueda
Arte y Cultura

Chiostro del Bramante

El Chiostro de Bramante fue comisionado por el cardenal Oliviero Carafa sobre el 1500, es una construcciòn lineal y elegante, obra de Donato Bramante, que cuando se mudò de Milàn a Roma se convertiò en el primer arquitecto del papa Giulio II. Donato Bramante fue gran rival de Michelangelo. La costrucciòn incluye la iglesia adyacente de Santa Maria della Pace. La arquitectura renacentista del Chiostro se inspira en el clasicismo, eliminando las decoraciones extra en favor de los elementos estructurales. Construido sobre un esquema cuadrado, està constituido por dos ordenes sobrepuestos: *un amplio porche con cuatro columnas a cada lado con pilares de estilo ionico, dotados de capitel y base (paraste),cubiertas de boveda, y un portico superior en estilo compuesto, con pilares y columnas corintias alternos que mantienen el dintel en cobertura plana. Los elementos estilisticamente diferentes resultan integrados de modo armonioso en la arquitectura, como la sobreposiciòn de un orden en dintel sobre uno de arcos, las columnas del orden superior en el eje central sobre el arco subyacente, los arcos encuadrados en la planta baja, el conjunto de capiteles iònicos, corintios y compuestos, las (paraste) en la planta baja y los pilares compuestos en el piso superior*. Desde 2010, el Chiostro ha dado lugar a varias iniciativas , recreando su funcion originaria : un lugar para el espiritu, por eso hay clases de yoga y meditacion. Para los màs pequeños, naciò en 2011 L’Accademia dei Piccoli: entre libros, colores y improvisaciones, los niños experimentan jugando sus capacidades, aprendiendo a conocerse para realacionarse con otros niños y con el espacio. Los encuentros son cada vez diferentes, basados sobre la sorpresa, la curiosidad y el descubrimiento, para liberar las emociones y mirar la realidad con nuevos ojos. Despues de explorar el Chiostro, los niños y los jòvenes se acercan a los lenguajes del arte . Desde 1996, DART Chiostro del Bramante dirige todas las actividades del museo multifuncional del Chiostro del Bramante .
Arte y Cultura

Castillo aragonés de Ortona

El castillo aragonés de Ortona: una casa señorial con vistas al mar Su espectacular ubicación con vistas al mar lo convierte en un lugar de gran encanto. El castillo aragonés de Ortona, en la provincia de Chieti, se asoma suavemente a la orilla del mar Adriático, frente a la larga Costa dei Trabocchi, con su imponente arquitectura. Constituye un viaje imprescindible por la historia del siglo XV ligada a la dominación aragonesa de los Abruzos. Se erigió de nuevo tras un período de decadencia La maravillosa fortaleza, tal y como la conocemos hoy, se remonta al periodo comprendido entre 1450 y 1470, cuando se reformó, transformando edificios anteriores de origen medieval. Debía proteger a Ortona del asalto aragonés, pero fracasó. Su forma cuadrangular de pleno estilo renacentista fue encargada por Alfonso de Aragón, que quería reconstruir y hacer más estratégica la fortificación en voladizo para proteger el puerto de la ciudad. Ortona pasó a manos de Margarita de Austria en 1582, que la compró por 54.000 ducados para transformarla en una ciudad moderna y económicamente floreciente. La innovación constructiva se concentró en el centro de la ciudad, dejando casi intacta la fortaleza aragonesa. El pueblo fue gobernado por administraciones locales con poco interés por el destino del castillo, condenándolo a un largo periodo de decadencia. Otros daños a su estructura se remontan al siglo XX: sufrió un bombardeo en 1943 y un derrumbe en 1946. Hoy ha recuperado su antiguo esplendor gracias a una cuidadosa restauración llevada a cabo en la década del 2000. Una historia animada por una oscura leyenda Es imposible narrar las vicisitudes del castillo aragonés de Ortona sin mencionar la llamada "Leyenda del retorno". Se cuenta que un rico mercader fue recibido en la corte, conoció a la bella hija del rey y se enamoró perdidamente de ella. El rey no quería conceder a su hija en matrimonio a un lobo de mar. Para ello, prometió al mercader concederle la mano de su hija sólo si le traía como regalo algo único y extraordinario. Pasaron varios meses y no hubo rastro del comerciante. La princesa no descansó hasta que el mar tempestuoso, movido por la compasión, la condujo hasta su amado en el fondo del mar. Por la mañana, aparecieron en la playa de Ortona unos frutos nunca vistos. Verdes y redondos, se llamaban cerebros de mono o moro de los Osagi. Eran el regalo extraordinario para el rey. Aún hoy, en las cercanías del castillo, los pescadores juran que pueden oír los gemidos de la princesa durante las noches de tormenta. Durante la Segunda Guerra Mundial, Ortona fue rebautizada por Winston Churchill como El Stalingrado de Italia: atravesada por la Línea Gustav, la fortificación que cortaba la península en dos, con los nazis y fascistas al norte y los ingleses y americanos al sur, fue asaltada y bombardeada durante unos seis meses. Muebles de época, museos y rutas evocadoras La visita al señorío aragonés de Ortona tiene su propio encanto: en una de sus torres se puede visitar un pequeño pero encantador museo con cuadros y muebles de época que pertenecieron a las familias nobles que lo habitaron a lo largo de los siglos. Los ciclistas y aficionados al senderismo pueden disfrutar de una cómoda ruta desde el castillo hasta la ciclovía que recorre la costa de Ortona.
Arte y Cultura
Biennale di Venezia

Bienal de Venecia

La Bienal de Venecia: arte internacional en casa La Bienal de Venecia, una de las instituciones artísticas más prestigiosas del mundo, lleva más de un siglo trayendo a la laguna una exposición internacional de arte contemporáneo, la primera de las cuales se remonta a finales del siglo XIX. A lo largo de los años se han alternado exposiciones y festivales de música, cine, teatro y arquitectura. El nivel y la calidad de sus eventos hacen de Venecia una de las capitales mundiales de la creatividad. La Bienal de Arte y Arquitectura La Bienal de Arte y la Bienal de Arquitectura se celebran en años alternos, desde abril/mayo hasta noviembre. Ambas se dividen en tres áreas: la Exposición Internacional, comisariada por el director de cada edición, las Exposiciones de los Pabellones Nacionales, montadas por el comisario designado por el comisario del pabellón, y los eventos paralelos, aprobados por el comisario. No hay sestiere veneciano que no se interese de alguna manera por los numerosos encuentros de la Bienal. La primera Exposición Internacional de Arte de 1895 se celebró en el Palazzo delle Esposizioni, de estilo modernista, en los Jardines de Venecia. Dado el éxito de la iniciativa, fue necesario crear espacios de exposición adicionales. En 1907 nacieron los Pabellones Nacionales, que hoy son 29. Una visita obligada en los Jardines es la cafetería “óptica” del alemán Tobias Rehberger, que le valió el León de Oro al Mejor Artista en la Bienal de Arte de 2009. El corazón de las exposiciones ha estado durante décadas en los espacios del Arsenal, utilizado por primera vez en 1981 para la Bienal de Arquitectura dirigida por Paolo Portoghesi. El Arsenal era el astillero donde se construían y botaban los barcos con los que los venecianos dominaron el comercio mediterráneo durante siglos. Un extraordinario espacio de arqueología industrial abierto a las visitas (la parte norte) aun cuando no hay exposiciones. Cine, teatro, música y danza El Festival Internacional de Cine se celebra en el Lido de Venecia. La primera edición fue en 1932 y en pocos años se convirtió en el acontecimiento social por excelencia de Venecia, frecuentado por estrellas del cine internacional. Proyecciones, presentaciones y encuentros con actores y directores: un paraíso para los cinéfilos, huéspedes de la gran sala del Palacio del Cine y la nueva Sala Giardino entre otras, cerca de la emblemática playa del Lido, frente al hotel Excelsior. También hay festivales de música, danza y teatro de repercusión internacional. La sede de la Bienal La sede institucional de la Bienal es Ca' Giustinian, un palacio del gótico tardío (1471) con vistas a la cuenca de San Marcos que puede visitarse con reserva. El Portego, en la planta baja, es un espacio para muestras histórico-retrospectivas, montado con materiales de los Archivos Históricos de Arte Contemporáneo de la Bienal. En esa planta, también hay un espacio infantil, donde los más pequeños pueden jugar, hojear libros ilustrados o participar en actividades creativas. Para tomar un café o comer con vistas a la Punta della Dogana y la isla de San Giorgio, Ca' Giustinian tiene un café restaurante con terraza hacia el Gran Canal. Más información: https://www.labiennale.org/en
Arte y Cultura
Hangar Bicocca

Pirelli HangarBicocca

Hangar Pirelli Bicocca: una catedral del arte contemporáneo Si quieres pasar un día entre arte y cultura, una visita al Hangar Pirelli Bicocca es lo que necesitas. A un tiro de piedra del centro de Milán e instalada en un edificio industrial que antes fue la sede de una fábrica de construcción de locomotoras, se ubica esta fundación sin ánimo de lucro, establecida en 2004 y creada por Pirelli. Con sus 15 000 metros cuadrados de espacio, incluye una zona dedicada a servicios públicos y a actividades educativas y tres espacios de exposición de arte contemporáneo de primer orden caracterizados por la presencia visible de los elementos arquitectónicos originales del siglo pasado: el Almacén, las Naves y el Cubo. En este lugar decididamente fascinante, se ha establecido un fuerte vínculo entre el pasado y el presente. El carácter industrial original del edificio se ha mantenido tanto en el exterior como en el interior, conservándose los suelos originales de hormigón y los altos techos industriales de la época. Entre los artistas que el Hangar Pirelli Bicocca ha acogido, y acoge, se encuentran artistas de la talla de Marina Abramović, Carsten Höller, Alfredo Jaar, Joan Jonas, Mike Kelley, Matt Mullican, Philippe Parreno, Laure Prouvost, Apichatpong Weerasethakul, Maurizio Cattelan y Lucio Fontana. En la zona donde se encuentran las Naves, además de las exposiciones temporales, se encuentra la espectacular obra permanente del famoso artista alemán Anselm Kiefer, Los siete palacios celestiales. Se trata de 7 grandes torres de cemento armado que pueden evitarse simbólicamente, ya que la instalación se presta a diferentes lecturas, pudiendo indicar el camino de iniciación espiritual para quienes desean acercarse a Dios según la cultura judía. Cada una de ellas pesa 90 toneladas y su altura varía de 13 a 19 metros. Otra instalación permanente que merece la pena mencionar es La Sequenza de Fausto Melotti. Situada en los jardines del Hangar, es una obra monumental de 22 metros de largo y 7 de alto, compuesta por una serie de placas de hierro verticales colocadas a tres profundidades diferentes, con alternancia de masas y vacíos. La Secuencia representa un tema muy querido por Melotti: el teatro y sus dimensiones modulares, la idea del tema y de las variaciones musicales. Alrededor de la gran entrada que da acceso a los espacios expositivos se ubican varias salas: la Sala Infantil, dedicada a eventos y talleres para niños y familias, una Sala de Lectura, una librería y una cafetería.