Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Explore los tesoros y el enorme patrimonio artístico y cultural de Italia. Viaje entre extraordinarias iglesias, museos y galerías de arte. Desde los maestros del Renacimiento hasta los artistas contemporáneos, los museos de Italia ofrecen algunas de las obras de arte más bellas del mundo. Pase unas vacaciones o una estancia en nombre de la cultura made in Italy.

Museos 137 resulatdo de búsqueda
Arte y Cultura

ADI Design Museum

ADI Design Museum-Compasso d'Oro, un espacio para arquitectos y curiosos de todas las edades Los amantes del diseño seguro que saben mucho del Compasso d 'Oro, el reconocimiento mundial de diseño más prestigioso, nacido en 1954 a partir de una idea de Gio Ponti. Además, para celebrar el premio y, más en general, el diseño en su conjunto, se creó en mayo de 2021 un museo que alberga el archivo de productos y proyectos. Situado en el corazón del distrito Paolo Sarpi, el “barrio chino” de Milán, en un edificio histórico restaurado que data de los años 30, ADI Design Museum (Museo del Diseño ADI) es un centro cultural íntegramente nuevo y un lugar donde se cuenta y se muestra el sistema de diseño italiano. La simbología, por su parte, comienza apenas se accede y se pasa a la Galería acristalada que conecta Via Ceresio con Via Bramante. Aquí se tiene la impresión de recorrer toda una ruta del diseño. ¿Qué puedes hacer si visitas el ADI Design Museum? Además de las exposiciones temporales realizadas hasta ahora y que cambian cíclicamente, hay una permanente que vale más que una visita. En sus espacios, se encuentra la cuchara y la ciudad, instalada a lo largo de las paredes perimetrales del museo, que cuenta a través de imágenes, revistas y objetos todos los proyectos premiados con el Compasso d'Oro desde 1954 hasta la fecha. También cuenta con la exposición Manifiesto a la Carrera. Homenaje de la gráfica italiana a los Maestros del Compasso d'Oro, que celebra las empresas, los autores, las instituciones que han generado un universo de objetos que permiten contar la historia del genio del diseño italiano y que han sido premiados por su brillante trayectoria en el sector. Y, por último, dos proyectos de vídeo: el primero es Bìos - Sistema Design Italia, instalación realizada en colaboración con POLI.design - Sistema Design Politecnico di Milano, que explica de manera eficaz y moderna la relación entre el diseño y las personas. Además, tenemos Il design entra nella storia, el cortometraje firmado por el IED Istituto Europeo di Design y realizado por OffiCine (IED e ANTEO), expuesto en el vestíbulo del museo, que reflexiona sobre la relación entre creatividad e historia. Si necesitas un café entre una visita a la exposición permanente y otra a la actual, pásate por la cafetería Officina Design Cafè, con un menú 100 % italiano de cocina sencilla y sostenible. ¡Los jóvenes son bienvenidos! Si te acercas al museo con niños o adolescentes, no puedes perderte los eventos del Junior Design Lab, un programa diseñado para los jóvenes que transformará una simple visita al museo en una experiencia de aprendizaje inolvidable. Ruta interactiva con un mensaje secreto Fuera del museo, frente a la entrada, está Compasso d 'Oro, misurare il mondo: una instalación que forma parte de la colección permanente, comisariada y diseñada por Studio Origoni Steiner, que ofrece a los visitantes una serie de imágenes dispuestas sobre cuatro paredes metálicas que forman una estructura expositiva con base cuadrada. Entre todas las figuras, que incluyen un ojo, el Coliseo, un renacuajo, un violín Stradivarius, un repollo, un tallo de roble, un ánfora, por nombrar algunas, hay un elemento en común. Para descubrirlo, es necesario explorar el interior del museo. ¿Quieres una pista? Busca el diseño geométrico en el reverso de las reproducciones fotográficas… Pero, antes de irte, no olvides hacer una parada en la librería para llevarte a casa un recuerdo literario dedicado al diseño, para no olvidar nunca este día.
Arte y Cultura
Palazzo Ducale

Palacio Ducal de Venecia

Símbolo de la historia civil y política de la República de Venecia Dominando la Plaza de San Marcos se encuentra este palacio de estilo gótico que en su día fue la residencia del Dux, símbolo de la vida política de la República de Venecia. Tras una serie de restauraciones y renovaciones, ahora alberga el Museo dell'Opera, al que se accede por la Puerta del Frumento. Pasado el patio, subiendo se encuentran las logias, desde donde se puede admirar la Piazzetta di San Marco, y las salas de la Magistratura veneciana con los «bocas de león», utilizadas por los ciudadanos para introducir denuncias anónimas. El acceso a los pisos superiores se realiza a través de la Scala d’Oro, decorada a ambos lados con dos grupos de mármol que representan a Atlas sosteniendo la bóveda del cielo y a Hércules matando a la Hidra. En las salas institucionales hay frescos y obras de algunos de los más grandes pintores, como Tintoretto, Veronese, Tiziano y Tiepolo. Cruzando el Puente de los Suspiros, se llega a las Prigioni nuove. El nombre de «Puente de los Suspiros» hace referencia al estado de ánimo de los prisioneros en su última visión fugaz de la Laguna una vez que salían del Tribunal del Palacio antes de ser encerrados en las prisiones. Si lo reservas con antelación, también es posible visitar los Itinerarios Secretos, salas donde antiguamente se llevaban a cabo actividades políticas y administrativas y donde puedes descubrir la historia civil y política de la República de Venecia.
Arte y Cultura

Castillo de Santa Severa

Castillo de Santa Severa, un rincón de historia junto al mar El castillo de Santa Severa data del siglo XIV, tiene el típico perfil de cuento de hadas de las fortalezas medievales y está situado en la aldea de Santa Severa, que pertenece al municipio de Santa Marinella, a pocos kilómetros al norte de Roma, en el Lacio. El edificio domina el paisaje sobre la playa y el mar. Con un entorno único, en el que se alojaron exploradores, comerciantes y conquistadores, la visita al Castillo de Santa Severa es una experiencia de gran interés. Un rico pasado en uno de los lugares más evocadores del Lacio La primera documentación escrita sobre el castillo de Santa Severa data de 1068, cuando fue donado por el conde Gerardo de Galeria a la abadía de Farfa. En 1130 pasó a ser propiedad del Papa Anacleto II y en 1482 pasó a la Orden del Espíritu Santo. Fue gestionado por esta congregación durante quinientos años, hasta 1980. Debe su nombre a un joven mártir cristiano asesinado bajo el imperio de Diocleciano. La iglesia paleocristiana aún visible en la Plaza della Rocca también está dedicada a Santa Severa y su martirio. La zona que ahora ocupa el castillo tiene una enorme importancia arqueológica: en el siglo VII a.C., aquí se encontraba Pyrgi, un puerto marítimo fundamental de Etruria y la antigua ciudad etrusca de Cerveteri. El Museo del Mar, dedicado a la arqueología subacuática El Castillo de Santa Severa alberga el Museo del Mar y de la Navegación Antigua. La exposición y el itinerario didáctico están totalmente centrados en la arqueología subacuática y la navegación antigua, con interesantes testimonios del puerto etrusco de Pyrgi y de los fondos marinos cercanos. Un breve salto en la Historia No puede faltar una visita al pueblo medieval de Santa Severa, con sus arcos y estrechas calles de piedra que recuerdan las actividades del castillo a lo largo de los siglos. En el piazzale delle Barrozze, en el centro de la localidad, se encuentra una fuente circular a dos niveles, coronada por tres grandes piedras de molino. Dirigiéndonos a la pintoresca Piazza delle due Chiese podemos visitar la Iglesia de Santa Maria Assunta y Santa Severa, así como el Baptisterio dedicado a Santa Severa y Santa Lucía. En el interior de este último, entre los frescos de finales del siglo XV, podemos ver grafitis votivos que representan barcos, obra de los marineros que pasaron por el puerto. Ambiente acogedor y pescado fresco en abundancia En sus tabernas y restaurantes, Santa Severa ofrece un excelente pescado fresco: L'isola del Pescatore es uno de los restaurantes más populares con vistas al castillo, pero hay muchas alternativas, todas ellas basadas en la mejor cocina tradicional mediterránea y en la pesca local. Para saber más castellodisantasevera.it
Arte y Cultura
Museo Egizio di Torino. Photo by: Nyo09 / Shutterstock.com

En el Museo Egipcio de Turín: con tableta

Tabletas, mesas interactivas e ingeniosos efectos de iluminación para lograr una inmersión total en la corte de los faraones. El Museo Egipcio de Turín, el segundo en importancia después del Museo Egipcio de El Cairo, se sometió a una impresionante renovación en 2015, con la colaboración del famoso escenógrafo ganador de un Oscar Dante Ferretti. Hoy puedes efectuar una inmersión en la antigua cultura egipcia, que cobra vida gracias a soportes multimedia. Una puesta en escena digna de un Oscar Dante Ferretti es una estrella del firmamento italiano que brilla en la escena internacional. Diseñador de escenografía y vestuario, ha ganado tres Óscars, uno de ellos por la película de Martin Scorsese El aviador, y otros prestigiosos premios. Su talento visionario se encuentra también en el Museo Egipcio de Turín. Como parte de la renovación completa del museo en 2015, se le pidió que se encargara de la iluminación y de algunas instalaciones del museo. No te pierdas la sección titulada El Gran Nilo, que reproduce el curso del legendario río hasta su desembocadura, realizado con gelatina y fibra de vidrio como un gigantesco rompecabezas de paneles de tejido. Será un espectáculo admirarlo mientras das un salto de 24 metros por medio de un sistema de escaleras mecánicas, sobre unas riberas recreadas hoy en día con un estilo muy moderno. Sumérgete en el juego de luces y espejos Se debe a Ferretti la iluminación del estuario, una de las salas más espectaculares del Museo Egipcio, todo ello basado en tecnología LED con un alto grado de sostenibilidad medioambiental. Se trata de un espacio muy evocador, con paredes de color rojo pompeyano, donde las estatuas individuales están iluminadas tanto desde arriba como desde abajo, multiplicadas por un juego de espejos que permiten observar las obras maestras en su tridimensionalidad. Te sentirás como si estuvieras al lado de los faraones, tú, en primera persona. Gracias a una sofisticada tecnología de iluminación y a proyectores especiales de modelado, podrás admirar cada detalle de Ramsés II, el faraón más famoso, y de la Esfinge del Reino Nuevo; del rey Amenhotep II y de Sekhmet, la diosa con cabeza de león, y de la diosa con cuernos de vaca Hathor. Detente en los tonos de granito rosa de la estatua de Ramsés con el dios Amón y la diosa Mut. Déjate encantar por los jeroglíficos grabados en el sarcófago de Gemenefherbak y las inscripciones talladas en la piedra. Por qué en Turín? A principios del siglo XIX, tras las campañas de Napoleón en Egipto, la moda de coleccionar antigüedades de ese país se extendió por toda Europa. Bernardino Drovetti, cónsul general de Francia durante la ocupación, presumía de poseer una colección de 8000 piezas y más tarde el rey Carlo Felice también adquirió innumerables piezas: de la unión de estas dos colecciones nació el museo en su estado embrionario. Pertenencientes a la Casa de Saboya, décadas de expediciones siguieron enriqueciendo la colección y, en consecuencia, el museo. Así, Turín se convirtió en un importante centro de estudio de la cultura egipcia. Una ruta verdaderamente faraónica Más de 2 km de espacio expositivo en cuatro plantas, 8000 objetos expuestos, que abarcan un arco en la historia desde el año 4000 a.C. hasta el 700 d.C.: estas son las cifras récord del mayor museo egipcio de Europa, el segundo después de El Cairo en cuanto a cantidad e importancia de sus colecciones, y el más antiguo del mundo dedicado por completo a la cultura egipcia. Se exponen ajuares funerarios, estatuas, sarcófagos, joyas y papiros. El itinerario está bien organizado y no hay riesgo de dispersión. Si lo prefieres, puedes elegir una visita totalmente guiada por expertos u optar por la audioguía multimedia en smartphone, enfocando a los códigos QR. Las salas están salpicadas de tabletas y mesas interactivas: diviértete explorando los aspectos que más te interesen. No te pierdas los vídeos en 3D, que te harán sentir que eres arqueólogo durante un día. A través de secuencias en las que se muestran documentos de excavaciones y fotografías de la época, entrarás en el interior de la tumba de Kha y en la de Nefertari, y después entrarás en la capilla de Maia. Dos experiencias corolarias Una de las experiencias que puedes vivenciar, sobre todo si llevas niños, es la visita guiada temática titulada La vida en el más allá. Los antiguos egipcios dedicaban mucho tiempo a preparar su futuro después de la muerte, que era considerada la transición a una existencia posterior, tan gloriosa como la terrenal. Un egiptólogo te hablará de estas sofisticadas prácticas, desde la fabricación de sarcófagos hasta la preparación del cuerpo, que debía permanecer intacto, y el misterioso simbolismo de los papiros funerarios. Se recomienda a los amantes del arte que visiten el Área de Restauración en la segunda planta, donde pueden ver en directo como se efectúa la restauración de las exposiciones del museo. Para saber más museoegizio.it y visitpiemonte.com
Arte y Cultura

Museo històrico y el parque del Castillo de Miramar

Naturaleza e historia en el Parque del Castillo de Miramar Basta salir un poco de Trieste para entrar en el oasis del parque del castillo de Miramar, donde pasaremos horas agradables rodeados de vegetación. Una parada imprescindible, a solo 6 kilómetros de la capital de la región Friuli Venezia Giulia. No es casualidad que sea el castillo más visitado de todo el noreste. El parque resulta especialmente atractivo, pues domina el mar desde lo alto y permite el encuentro del verde y el azul intenso. Una excursión fuera de la ciudad, donde la naturaleza se sumerge en la historia. Amor a primera vista El archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo, enamorado perdidamente de este espectacular lugar, encargó todo el complejo del castillo de Miramar en pleno siglo XIX. El parque y la residencia histórica se alzan sobre el promontorio de Grignano, un saliente rocoso que domina la bahía, a modo de mirador. En tiempos de Maximiliano, era un territorio kárstico completamente seco, pero el archiduque no tuvo miedo de intentar transformar un páramo estéril en un jardín exuberante . A partir de 1856, mandó comenzar las obras de construcción de la mansión y la compleja tarea de recuperar el terreno y adaptarlo a la plantación. Maximiliano se trasladó a la residencia recién terminada en 1860. Vivió allí mucho tiempo con su esposa Carlota, princesa de Bélgica, y eligió el nombre de Miramar, del español mira el mar. Otra noble se enamoró de este lugar: su cuñada Isabel de Baviera, la famosa princesa Sissi, una invitada habitual. Jardines ingleses y especies exóticas: la zona verde Veintidós hectáreas de parque rodean el castillo de Miramar. Maximiliano de Austria prefería las plantas no europeas, suministradas por los viveristas de Lombardía-Venecia, mientras que la tierra venía de las regiones de Estiria y Carintia. Cuando el noble estuvo en México, donde murió en 1867, envió personalmente algunas especies para enriquecer el parterre. Además del ingeniero Carl Junker, dos personalidades se ocuparon del aspecto botánico: el jardinero de la corte Josef Laube y, posteriormente, Artur Jelinek, que consiguió plantar especies exóticas en el clima adverso de Trieste, donde son frecuentes las heladas nocturnas y el viento bora. Actualmente, el parque presenta dos zonas diferenciadas. La primera, al este, es una arboleda con deliciosos estanques, caminos y cenadores, al estilo romántico de los jardines ingleses. La segunda, orientada al suroeste y mejor protegida del viento, alberga un jardín italiano y varios parterres, como el de narcisos que florece exuberante en primavera. La residencia Abierto al público, como todo el parque, el castillo de Miramar se puede visitar por dentro. En la planta baja se encuentra la residencia privada de los príncipes y, en la planta superior, las habitaciones de estado. El suntuoso salón del trono se utiliza actualmente como sala de conciertos y exposiciones. La residencia está decorada con muebles, objetos preciosos, cuadros y lienzos. Las caballerizas, apartadas del edificio principal y utilizadas para caballos y carruajes, fueron restauradas en 2018. Actualmente, un ala alberga el BIOdiversitario Marino (BioMa), el Museo inmersivo del Área Marina Protegida de Miramar. Hay una cafetería y una librería para los visitantes. Atmósfera Al llegar, atravesando Porta Bora y el Viale Miramar hacia el castillo, se respira una nostálgica atmósfera de tiempos pasados. Merece la pena dar un lento paseo por los senderos sinuosos y bajo las pérgolas, hasta los invernaderos y sus originales estructuras de hierro. Desplazándonos por el parque, tendremos numerosos encuentros: el Orante, una estatua masculina de bronce, una copia de la Venus de Capua y el Apollino, una versión adolescente del dios. Las fuentes refrescan en días calurosos, así como los estanques y el gran lago de los cisnes. En la plaza con los cañones donados por Leopoldo I, rey de los belgas, se respira todo el poder del Imperio austríaco, mientras que en los salones del castillo parece que podamos ver a la joven princesa Sissi dando vueltas en una fiesta de salón. La biblioteca tiene el denso aroma de la historia. Bajo las adelfas, cerca de la Serre Antiche, nos viene a la mente el jardinero de la corte Anton Jelinek, pues su deseo de plantarlas ha sido encontrado en unas antiguas cartas. Él no lo consiguió porque las temperaturas eran demasiado frías, pero aquí están hoy, en su honor.