Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Desplazamientos

Vuelos internos

Viajar en avión por Italia es fácil, gracias a la amplia oferta de vuelos y compañías aéreas. Las conexiones entre ciudades son numerosas, así como los servicios frecuentes desde Roma y Milán a todos los demás aeropuertos italianos. La amplia red de conexiones también une la península con Sicilia y Cerdeña y las islas menores. En Italia hay unos cuarenta aeropuertos medianos y pequeños, presentes en todas las regiones italianas (excepto Molise y Basilicata).

 

Los principales proveedores italianos son:

ITA: www.itaspa.com

Air Dolomiti: www.airdolomiti.it

Neos: www.neosair.it

 

En tren

Una extensa red ferroviaria te permitirá llegar a los lugares más recónditos de Italia, desde destinos costeros hasta cumbres de montaña, pasando por paisajes y escenarios únicos. Puedes contar con las rápidas conexiones entre las grandes ciudades (Roma/Milán en poco más de 3 horas) para desplazarte cómodamente, aprovechando los numerosos servicios a bordo, como wi-fi gratuito, catering, asistencia a discapacitados, acompañamiento de niños, transporte de mascotas y bicicletas.

Planifica tus viajes, por turismo o por negocios, eligiendo entre las más de trescientas conexiones diarias que ofrecen las dos compañías que operan en Italia: Trenitalia e Italo Treno (NTV).

Puedes comprar los billetes en línea en los sitios web de las dos compañías, en las agencias de viajes o en las taquillas de las estaciones de tren.

Antes de subir al vagón, comprueba si tiene que sellar tu billete en alguna de las máquinas de la estación.

Además de las líneas de alta velocidad, hay líneas más pequeñas que permiten llegar a todo el territorio italiano, incluidas las pequeñas ciudades.

 

En autobús de línea

Los autobuses de línea conectan todos los destinos de Italia, desde las grandes ciudades hasta los pueblos. Sus itinerarios atraviesan inevitablemente paisajes y escenarios únicos, de mar o de montaña, uniendo las numerosas pequeñas joyas diseminadas en cada rincón de Italia. Siempre es preferible reservar tu plaza on line con antelación, por teléfono o en los distribuidores autorizados.

 

En coche

En Italia se reconoce el permiso de conducir europeo.

Los ciudadanos de países no pertenecientes a la UE deben ser titulares de un permiso de conducir internacional (IDP).

Para desplazarte libremente, puedes alquilar un coche, pero es mejor informarte previamente sobre los requisitos de las distintas agencias. Normalmente, la edad debe ser superior a 23 años (a veces 25), pero también hay empresas que permiten contratar a personas más jóvenes. También se necesita una tarjeta de crédito y un permiso de conducir.

Una excelente red de autopistas, señalizada con carteles verdes, atraviesa las veinte regiones italianas. Dos autopistas principales unen el norte y el sur de Italia: la autopista del Sole (la A1, que toca Milán, Bolonia, Florencia, Roma y Nápoles) y la Adriática (la A14, que une Bolonia, Ancona, Pescara, Bari y Taranto). En las autopistas hay que pagar peaje. Puedes utilizar efectivo o una tarjeta de crédito. También existen métodos más rápidos, como las tarjetas "Viacard" o "Telepass". La Viacard es una tarjeta magnética que puede utilizarse en los peajes automáticos y manuales, o bien entregarse al empleado de la cabina de peaje. Telepass es el sistema de pago automático más práctico y rápido, basado en el reconocimiento electrónico a distancia y el cobro de la tasa al usuario: permite pagar sin detenerse en el peaje y evitar las colas.

Para cualquier información sobre las condiciones meteorológicas, los costes de los peajes o el tráfico, puedes detenerte en los "Punti Blu", situados en todos los cruces de la autopista, ponerte en contacto con el sitio web oficial de Società Autostrade o llamar al numero 840-042121 del Call Center Viabilità, que funciona las 24 horas del día.

Una alternativa a las autopistas es la densa red de carreteras estatales, indicadas con señales azules. No son de pago, tienen uno o dos carriles, son rutas secundarias que a menudo ofrecen hermosas vistas y panoramas que no se pueden admirar desde la autopista: son menos rápidas, pero hacen el viaje mucho más interesante.

Para información: www.autostrade.it; www.aci.it

 

Repostajes

El territorio italiano cuenta con una densa red de instalaciones de distribución de gasolina (sin plomo, gasóleo) y gas (GLP o metano) tanto en la red de autopistas como en las carreteras secundarias. A lo largo de las principales autopistas y en varios núcleos de población -no necesariamente los más grandes- se pueden encontrar ya columnas de carga rápida para vehículos híbridos o eléctricos.

 

Asistencia en carretera

El Automobile Club d'Italia (ACI), una federación de 106 Automobile Club Provinciales, que representa y protege los intereses del automovilismo italiano, presta asistencia a todas las horas del día a los automovilistas en caso de emergencia. Puedes ponerte en contacto en el número 803.116, o visitar el sitio web oficial de ACI.

 

Paradas

Las zonas de aparcamiento de las grandes ciudades están marcadas con rayas de varios colores: las rayas blancas suelen indicar aparcamiento gratuito, las rayas amarillas indican aparcamiento reservado (discapacitados, taxis, etc.), y las rayas azules indican aparcamiento de pago, cuyo precio varía según la ciudad y, en algunas ciudades, según la zona. Comprueba la información de los carteles y de las estaciones de pago para conocer los horarios y días en los que es obligatorio pagar por aparcar, así como el coste por hora del aparcamiento.

 

Zona de tráfico limitado

Muchas ciudades tienen restringido el acceso de los coches al centro, con la activación de zonas de tráfico limitado (ZTL) por horas. Esto significa que durante las horas en que los pasajes están abiertos no puedes acceder a determinadas calles y plazas, a menos que dispongas de permisos específicos. La gestión de los días y horarios de prohibición varía de una ciudad a otra, pero las señales son siempre evidentes y hacen que entiendas inmediatamente si es posible o no entrar en una determinada zona de la ciudad. Por regla general, están desactivados los fines de semana, pero siempre hay que comprobar cuáles son las normas en función del lugar en el que te encuentres.

 

Normas de conducción

Se conduce por la derecha y se adelanta por la izquierda.

Es obligatorio que todos los vehículos de motor enciendan las luces de cruce, las luces de posición y las luces de la matrícula en cualquier carretera nacional y autopista, incluso durante el día. En la ciudad tienes la opción de encenderlas o no. Por otra parte, la obligación de encender las luces también es válida en la ciudad para todos los vehículos de dos ruedas (ciclomotores y motocicletas).

La bocina no debe utilizarse en zonas urbanizadas, salvo en caso de emergencia.

Los tranvías y los trenes tienen prioridad.

El uso de los cinturones de seguridad, delanteros y traseros (cuando estén presentes) es obligatorio: las sanciones pueden aplicarse tanto al conductor como a los pasajeros.

En las carreteras con dos o más carriles de circulación, debes ocupar el carril libre más a la derecha; el carril o carriles de la izquierda están reservados para los adelantamientos.

Cuando llegues a una intersección, a menos que se indique lo contrario, debes ceder el paso a los coches que vengan por la derecha.

El casco es obligatorio para los conductores de ciclomotores y motocicletas de cualquier tamaño.

Las motos con una cilindrada inferior a 150 cc no pueden circular por las autopistas en ningún caso.

ALCOHOL Y CONDUCCIÓN

En Italia, el límite de alcohol en sangre tolerado para conducir es de 0.5 gramos por litro, en línea con el límite del resto de Europa.

 

Límites de velocidad

Para hacer cumplir los límites de velocidad, se han instalado numerosos controles electrónicos con cámaras y tutores de velocidad a lo largo de toda la red de carreteras y autopistas italianas.

A continuación encontrarás los límites para los diferentes vehículos según el tipo de carretera por la que circules.

Coches y motos (de más de 150 cc de potencia):

zonas urbanas 50 km/h (31 mph);

carreteras secundarias extraurbanas 90 km/h (56 mph);

principales carreteras extraurbanas 110 km/h (68 mph);

autopistas 130 km/h (81 mph).

En caso de lluvia o nieve, el límite baja a 110 km/h en autopistas y a 90 km/h en las carreteras principales.

Coche con remolque o caravana:

En las zonas urbanas, la velocidad máxima es de 50 km/h (31 mph)

en carreteras secundarias extraurbanas 70 km/h (44 mph);

en las principales carreteras extraurbanas 70 km/h (44 mph);

en autopistas 80 km/h (50 mph).

Autocaravanas con un peso superior a 3.5 toneladas pero inferior a 12 toneladas:

zonas urbanas 50 km/h (31 mph);

carreteras secundarias extraurbanas 80 km/h (50 mph);

principales carreteras extraurbanas 80 km/h (50 mph);

autopistas 100 km/h (62 mph).

 

Equipamiento obligatorio

El triángulo de advertencia y la rueda de repuesto deben estar siempre presentes en cada vehículo. Se recomienda llevar un botiquín de primeros auxilios y un extintor.

Es obligatorio disponer de chalecos de seguridad o arneses reflectantes en el vehículo, que deben llevar los conductores y pasajeros fuera de los vehículos detenidos en la calzada, fuera de las zonas urbanizadas, de noche o en condiciones de poca visibilidad. También es obligatorio llevarlos cuando se va a colocar el triángulo después de una avería o cuando se baja del coche parado en el carril de emergencia.

 

En bicicleta

Italia es el destino perfecto para los ciclistas, tanto por su geografía, que ofrece desniveles al alcance de todos con paisajes únicos, como porque en nuestro país es posible aprovechar otros medios de transporte sin abandonar nunca la bicicleta. Los vehículos de dos ruedas se pueden transportar en todos los trenes marcados con un gran icono de bicicleta.

Podrás traer gratuitamente una bicicleta (desmontada y contenida en una bolsa convenientemente cerrada o una bicicleta plegable), colocándola en los espacios previstos para el equipaje. Si no hay espacio suficiente, puedes colocarla en otro lugar, siempre que no estorbe ni sea una molestia para otros clientes o para el personal a bordo. En cualquier caso, las dimensiones no deben ser superiores 80x110x45 cm.

Si no dispones de una bicicleta plegable y necesitas transportarla montada, infórmate en la taquilla sobre el horario de los trenes con servicio de transporte de bicicletas y las tarifas que se aplican.

Para información: www.trenitalia.com

Todos los barcos y las naves ofrecen transporte gratuito de bicicletas.

 

Compartir el coche | Compartir la bicicleta

En las grandes ciudades, pero también en algunos pueblos pequeños, encontrarás servicios de alquiler de coches, bicicletas y scooters: una forma ágil y económica de realizar viajes limitados.

 

En autobús urbano

Los autobuses y tranvías circulan a diario por las ciudades italianas, conectando los centros históricos y las afueras y, en las zonas extraurbanas, para llegar a las ciudades y pueblos más pequeños. Recuerda comprar tu billete en los puntos de venta autorizados -tiendas oficiales, quioscos, bares- antes de subir a bordo. El servicio tiene una frecuencia alta de lunes a viernes, con horarios de finalización que varían según la zona; en las grandes ciudades hay un servicio nocturno, con frecuencia reducida. Los fines de semana, el número de viajes disponibles disminuye, pero la duración del servicio por la noche se amplía.

 

En metro

Milán, Roma, Nápoles, Brescia, Turín, Catania y Génova: en estas ciudades podrás desplazarte con el clásico metro para viajar rápidamente. Otras ciudades italianas tienen líneas de tren rápido o tranvía, que son similares a los verdaderos metros. Durante la semana, los viajes son constantes y terminan a horas que varían de una ciudad a otra; los fines de semana, el número de viajes y la hora de finalización del servicio cambian.

 

En taxi

Para viajes rápidos, especialmente en la ciudad, los taxis son una opción viable. Puedes encontrar este servicio en las ciudades más grandes y en los centros turísticos (con mayor frecuencia en temporada alta), pero también en los pueblos más pequeños gracias a la gestión a través de una aplicación.

En Italia, los taxis autorizados son blancos y deben llevar la palabra "Taxi" en el techo. También deben contar con un taxímetro que indique en tiempo real el coste del trayecto, al que, según el caso, hay que añadir costes adicionales por equipaje, días festivos, trayectos nocturnos, rutas extraurbanas (como en el caso de los trayectos a los aeropuertos). Para reservar un taxi, tienes que dirigirte a las zonas correspondientes, indicadas con líneas amarillas o un cartel naranja, o llamar a los números de radiotaxi, que varían de una ciudad a otra.

Hay un único número de teléfono gratuito, el 892192, disponible en todo el país, que envía las solicitudes a más de sesenta empresas de radiotaxi, lo que cubre aproximadamente el 70% de los vehículos disponibles en el país.

Como alternativa, hay muchas agencias oficiales de alquiler con chófer a las que puedes acudir para tus desplazamientos por la ciudad o a media/larga distancia.

Desconfía siempre de quien te pare al llegar a la ciudad, en el aeropuerto o en la estación, para ofrecerte un servicio de taxi: se trata de personas no autorizadas a las que hay que evitar. En Italia, los taxis tienen islas dedicadas fácilmente identificables y los conductores no van de un lado a otro captando clientes.

 

Navegación

Barcos, hidroplanos y transbordadores conectan los puertos de toda la costa italiana y de las islas grandes y pequeñas de nuestro país. El servicio está disponible todo el año y, según la compañía y tipo de barco, es posible llevar un vehículo a bordo con un coste adicional. En muchos casos puedes llegar a las pequeñas perlas del Mediterráneo para una excursión de un día. Y si te llevas la bicicleta, ¡no tienes que pagar ningún recargo!