Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Relajación y Bienestar

Trentino

Tour enogastronómico por los pueblos de Trentino

El 14 de febrero, día de los enamorados, no es solo bombones y rosas rojas, cenas a la luz de las velas y una profusión de corazones.

Il La provincia de Trentino encierra entre sus valles románticos pueblecitos, algunos de ellos catalogados entre los pueblos más bellos de Italia, hechos con casas de piedra, patios y antiguos graneros, cada uno con recetas rurales que merecen ser degustadas, ideal para un viaje romántico con motivo de San Valentín. Su itinerario en pareja puede empezar en Canale di Tenno, pueblo medieval situado encima de una colina asomada a las aguas turquesas del Lago de Tenno; parada obligada en una de sus fondas para degustar uno de los platos típicos de la zona: la carne salada coi fasoi. Un poco más allá encontrarán Rango, magnífico ejemplo de arquitectura rural alpina: después de dar un paseo cogidos de la mano por sus graneros y sus calles empedradas, no olviden probar la famosa tarta de nueces de Bleggio. Desde allí podrán continuar hacia San Lorenzo in Banale, incrustado entre los Dolomitas de Brenta y el Lago de Garda, este pueblo, diseminado en siete barrios, invita a descubrir antiguas tradiciones campesinas y unos deliciosos embutidos como la ciuiga.

Por el contrario, asomado al Lago de Idro se encuentra Bondone, antiguo pueblo de carboneros, por el que podrán adentrarse en su laberinto de callejuelas para contemplar los frescos que decoran las fachadas de las casas y probar la energética polenta carbonera, el no va más de la cocina trentina. Trasládense a continuación a la vertiente oriental de Trentino para descubrir la romántica Mezzano, situada a los pies del Grupo Pala, que les impresionará por sus “cataste e canzei”, una exposición permanente de edificios de madera; antes de marcharse no olviden probar la tosela di Primiero, un queso local para combinar con polenta y luganega trentina. Su tour romántico por los pueblos de Trentino puede terminar en Vigo di Fassa, pueblo soleado desde el que podrán contemplar cómo la Marmolada, la reina de los Dolomitas, se tiñe de rosa al atardecer, así como visitar museos y degustar platos típicos de la cocina ladina como los cajoncie da fighes y el queso cher de fascia.