Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Compras y mercados

Los joyeros de Ponte Vecchio, un precioso tesoro en el corazón de Florencia

Creaciones en oro y plata: anillos, pulseras, collares y colgantes, pendientes y relojes de refinada artesanía, adornados con una refinada factura, por diamantes, rubíes, esmeraldas y zafiros o por piedras semipreciosas; pero también obras de diseñadores emergentes, marcas de prestigio o joyas de coleccionista muy antiguas y raras. Durante siglos, los talleres que abarrotan el histórico Ponte Vecchio de Florencia han reverberado con el esplendor y el brillo de los metales nobles y preciosos, atrayendo cada día a hordas de turistas y aficionados, e incluso recibiendo encargos de casas reales y gobiernos extranjeros.

La joyería y el Ponte Vecchio, una combinación de tradiciones centenarias que se suceden sin solución de continuidad sobre los arcos del puente, concentran aquí la mejor expresión de la célebre tradición orfebre florentina: un paseo por sus escaparates es una etapa ineludible entre los destinos de su visita a la ciudad de los Médici, aquí podrás relajarte, deleitarte la vista y quizás encontrar inspiración para tus compras o para un recuerdo que llevarte a casa.

1. El barrio de las joyas que querían los Médici

Este extraordinario barrio joyero, garantía de compras seguras y de calidad certificada, es el resultado de un decreto emitido en el Renacimiento por los Médici y sigue una política urbanística precisa. Concebido, ya en el momento de su construcción en 1345, como un puente-mercado, con dos hileras de tiendas a cada lado, el Ponte Vecchio albergó durante mucho tiempo comercios de todo tipo, incluyendo carnicerías y pescaderías y, más tarde, curtidurías, cuyos productos de desecho provocaban desagradables miasmas que infestaban el puente.

Cuando en 1565, a instancias de Cosme I, se construyó el Corridoio Vasariano, la estructura elevada, de cerca un kilómetro de longitud, que conectaba el palacio Vecchio, centro político de la ciudad, con palacio Pitti, entonces residencia de los Médici, pasando por la galería de los Uffizi, los comercios del Ponte Vecchio se encontraron en el centro de una ruta prestigiosa que pretendía devolver su importancia a la ciudad.

Sin embargo, fue el Gran Duque Ferdinando I, hijo de Cosme I, quien, principalmente por razones de decoro, promulgó en 1593 un decreto con el que se desalojaba a los artesanos y comerciantes que hasta entonces ocupaban las fondas de Ponte Vecchio, a favor de los orfebres y plateros, y se les prohibía explícitamente abrir otras actividades que no fueran el comercio de piedras preciosas

2. Homenaje a la tradición orfebre de Florencia

Desde entonces, nadie se ha atrevido a quebrantar el mandato del Gran Duque: aún hoy, el Ponte Vecchio sigue albergando únicamente a pequeñas y encantadoras joyerías, algunas de las cuales conservan la costumbre de tener talleres que dan a la calle, desde cuyas ventanas se puede ver a los orfebres que siguen elaborando sus creaciones a mano. Es un homenaje al trabajo manual de los joyeros locales y a la tradición de la orfebrería florentina, famosa en todo el mundo y celebrada también por el monumento a Benvenuto Cellini, el orfebre florentino más famoso, erigido justo en el centro del puente.

3. Descubre el tesoro de los Médici en el museo la plata

Si te interesa conocer mejor la historia y las obras que pertenecen a esta tradición de excelencia, a los orígenes de la artesanía de calidad Made in Italy, puedes continuar la experiencia visitando el museo de la plata, situado en el palacio Pitti.. En el interior de sus salas te deslumbrará la extraordinaria colección de tesoros que forman el llamado tesoro de los Médici.

Leer más
associazionepontevecchio.com