Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Castel Gandolfo

Resumen

Castel Gandolfo, donde los papas pasan sus vacaciones

Castel Gandolfo es el pueblo con vistas al lago Albano, que los papas eligieron como residencia de verano.

Gracias al papa Francisco, las Villas Pontificias, el Palacio Pontificio y el Jardín Barberini, que llevan 400 años acogiendo a los papas y a altos prelados durante los meses de verano, están abiertos a la visita.

Este pueblo situado a orillas del lago Albano, a 30 kilómetros de Roma, es uno de los pueblos más bonitos de Italia por la calidad de sus paisajes, por los edificios diseñados por Gian Lorenzo Bernini y por los restos de las villas imperiales romanas.

 

Palacios del papa

La residencia pontificia de Castel Gandolfo se alza sobre los restos de una de las villas más célebres de la antigüedad, la Albanum Domitiani, una inmensa residencia, que el emperador Domiciano se hizo construir a orillas del lago Albano, por el cual le gustaba navegar.

La villa fue abandonada más tarde, porque el emperador Adriano había construido su villa de Tívoli, mientras que otro emperador, Septimio Severo, eligió establecer allí una de sus legiones.

Sistemáticamente expoliada de sus mármoles, usados también para la construcción de la preciosa catedral de Orvieto, la villa romana estuvo abandonada durante siglos, hasta que, en el siglo XIII, se construyó entre sus ruinas una fortaleza de la familia Gandolfi, que luego fue incorporada al feudo de los Savelli, quienes la cedieron al papado para saldar una deuda.

En 1604, el territorio fue declarado patrimonio inalienable de la Santa Sede y, de entre los arquitectos de la Basílica de San Pedro, se encargó a Carlo Maderno la construcción de un Palacio Pontificio.

El papa Alejandro VII también contrató a Gian Lorenzo Bernini, quien realizó la iglesia de San Tommaso da Villanova, con su elegante y refinada cúpula, y una fuente.

Con la disolución de los Estados Pontificios en 1870, la residencia papal estuvo abandonada durante 60 años, hasta que, a raíz de los Pactos de Letrán, se decidió su restauración.

Con la adquisición de la Villa Barberini también se realizaron los jardines y, en 1934, se trasladó a Castel Gandolfo el Observatorio Astronómico Vaticano (siglo XVI), porque el cielo de Roma, demasiado brillante, ya no era adecuado para la observación astronómica.

Gracias a la voluntad del papa Francisco, el complejo papal de Castel Gandolfo, que goza de los mismos privilegios de extraterritorialidad que el Vaticano, está abierto a las visitas desde 2014.

 

Qué ver en Castel Gandolfo

Si entras en el pueblo por la Porta Romana, te encontrarás en la elegante Piazza della Liberta, donde se alzan el Palacio Pontificio, la iglesia de Santo Tomás y la fuente, ambas de Bernini. 

En el lado este de la plaza está la carretera que conduce al Belvedere, donde, de repente, surge el lago Albano con toda su belleza. En frente del Belvedere está la entrada de la Villa Barberini, con su jardín italiano.

Solo tienes que descender hacia las playas del lago para relajarte un poco o ir a un restaurante para probar una fritura de pejerreyes (lattarini), unos pequeños peces pescados en el lago, bien acompañada de una copa de vino de Colli Albani.

El pueblo también es conocido por ser una galería de arte al aire libre de street art, con obras de artistas italianos e internacionales. Aquí están representadas las imágenes de un Castel Gandolfo onírico, junto con vírgenes al estilo de Caravaggio y otras obras que tratan sobre la dignidad de la mujer, la hospitalidad y el compromiso social contra las mafias.

 

En tren desde el Vaticano hasta Castel Gandolfo

A Castel Gandolfo también se puede llegar directamente en tren desde la Ciudad del Vaticano. No todo el mundo sabe que, al lado de la Basílica de San Pedro, hay una suntuosa estación con vías conectadas a la red nacional del ferrocarril italiano. Esta infraestructura fue construida en los años 30 a raíz de los Pactos de Letrán y, para pasar los trenes, se abrió un pasaje en las murallas del Vaticano.

El primer papa que utilizó la estación de tren del Vaticano fue Juan XXIII el 4 de octubre de 1962 para una peregrinación a Loreto y a Asís, pero el ferrocarril solo ha sido utilizado de forma ocasional por los papas y, sobre todo, para el transporte de mercancías.

Ahora pueden utilizarla los turistas que deseen visitar Castel Gandolfo los sábados, de primavera a otoño, previa reserva: el tren llega a Albano Laziale y luego se continúa con un servicio de traslado al complejo de la residencia papal.

 

Para obtener más información: www.comune.castelgandolfo.rm.it

Opiniones
Opiniones
()
Castel Gandolfo

00040 Castel Gandolfo RM, Italia

Explora los alrededores

Cercano