Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Destino turístico

Lago Maggiore

Una joya de la naturaleza, el arte y la historia, perdiéndose en hermosos pueblos, islas y castillos

El Lago Mayor es uno de los más bellos lagos italianos que ha embelesado a los grandes artistas italianos y extranjeros que han pasado por aquí. Considerado el más grande de los lagos prealpinos, de ahí el nombre de “Mayor”, y de origen glacial, sus orillas tocan Lombardía, Piamonte y Suiza. Rodeado de relieves y de colinas que lo protegen de los fríos vientos nórdicos, el lago cuenta entre sus afluentes con el Ticino, que ha trazado una histórica vía del agua uniendo la Llanura Padana con el centro de Europa.

Veduta dell'Isola Bella, Isole Borromee - Lago Maggiore

Entre las maravillas de este lago se encuentran sus islas, nada menos que once, de las que ocho se sitúan en Piamonte y una en Lombradía. Entre Stresa y Verbania se encuentran las bellas islas del archipiélago de las Islas Borromeas con la Isla Madre, la Isla Bella y la Isla de los Pescadores. Destacan además los tres escollos llamados “Castelli di Cannero” con los restos de la fortaleza Vitaliana hecha edificar por Ludovico Borromeo. Tampoco hay que perderse el islote de La Malghera y el la islita Partegora, así como la pequeña y bella Isla de San Giovanni frente a Verbania, donde, en el Palacio Borromeo del siglo XVIII, vivió largo tiempo Arturo Toscanini.

Rocca Borromea di Angera

Son maravillosos e imponentes los castillos que surgen en torno al lago y en sus islas y que testimonian la historia y la cultura que enriquece y llena de encanto este lugar. En primer lugar destaca el Castillo Visconteo de Locarno, la Fortaleza de Arona y la Fortaleza Borromea de Angera que acoge un Museo de las Muñecas.
Entre las villas destaca por su interés los Palacios Borromeo de la Isla Madre y de la Isla Bella, Villa Ponti de Arona, del siglo XVIII, y Villa Treves, en Belgirate, que contó entre sus invitados con Gabriele D’Anunzio y Giovanni Verga.
En Stresa se encuentran la Villa Ducal y Villa Pallavicino con su parque zoológico, mientras la maravillosa Verbania acoge tantísmas y estupendas villas como Villa Giulia, Villa Taranto y la cercana Villa San Remigio.

1. Jardines botánicos, parques y reservas naturales

Veduta dei giardini di Villa Taranto, Verbania - Lago Maggiore

Los amantes de la naturaleza encontrarán en el Lago Mayor el lugar ideal para transcurrir unas vacaciones gracias a la existencia de numerosos jardines botánicos, como el de Villa Taranto con más de mil plantas, el de Alpinia del 40.000 m², el Parque Camelia en Locarno y los jardines situados en las distintas islas.
Son muchas las reservas naturales como el Parque Nacional de Val Grande y el Parque Natural del Valle del Ticino, reserva de la biosfera Unesco.

Para los amantes del deporte el Lago Mayor es un paraíso natural.
Ya en los alrededores del lago se pueden practicar deportes como el senderismo, la bici de montaña, el golf, la equitación, etc., rodeados de paisajes naturales de innegable belleza. Las aguas del lago son el ambiente ideal para practicar vela, canoa, yachting, esquí acuático y submarinismo. En las orillas del lago, sobre todo en la zona lombarda, se encuentran estructuras que ofrecen varios cursos dirigidos a deportitas de todos los niveles.

2. Lo que no hay que perderse

Colosso di San Carlo Borromeo, Arona

Es una de las más grandes estauas del mundo y se encuentra en Arona: en Coloso de San Carlo Borromeo, de más de 35 metros de alto.
En las cercanías de Carciano se aconseja tomar el teleférico que lleva hasta el Jardín Botánico de Alpinia, y a la cima Mottarone, muy visitada durante la estación de esquí.
El Lago Mayor es además un lugar lleno de espiritualidad ya que en Leggiuno se encuentra la Ermita de Santa Catalina del Sasso, a la que se llega a través de una empinada escalera, mientras a lo largo del Monte Cargiago, se encuentra el Sacro Monte de Ghiffa, Patrimonio Unesco y en Orsellina se puede vistar el Santuario de la Virgen del Sasso, del siglo XV.