Las presentes indicaciones se aplican a las piscinas públicas, a las piscinas destinadas a juegos acuáticos y a las de uso colectivo que estén integradas en establecimientos ya preparados principalmente para otras actividades de atención al público (p. ej. establecimientos públicos, de turismo rural, campamentos, etc.). Se excluyen las piscinas para usos especiales de cuidado, rehabilitación y termales.

▪    Predisponer información adecuada sobre las medidas de prevención. Las personas que acudan al recinto deben atenerse rigurosamente a las indicaciones impartidas por los instructores y asistentes de los bañistas. La administración deberá predisponer la señalización oportuna, incentivando la difusión de mensajes a través de monitores y/o maxipantallas, para facilitar la gestión de la afluencia y la concienciación sobre los comportamientos apropiados, utilizando las señales adecuadas.

▪    Se podrá tomar la temperatura corporal impidiendo el acceso cuando esta supere los 37,5 °C.

▪    Queda prohibido el acceso del público a las tribunas. Quedan prohibidas las manifestaciones, eventos, fiestas y actividades de entretenimiento.

▪    Elaborar un programa de actividades lo más planificado posible de manera que no se den las condiciones para la reunión de personas y establecer reglas para los flujos en las zonas de espera y en las distintas áreas con el fin de favorecer el cumplimiento del distanciamiento social de 1 metro como mínimo, a excepción de las personas que, con arreglo a las disposiciones vigentes, no estén sujetas al distanciamiento interpersonal. La aplicación de dicha excepción es de responsabilidad individual. Predisponer, si fuera posible, recorridos separados de entrada y de salida.

▪    Dar preferencia al acceso a los establecimientos mediante reserva y conservar la lista de las presencias durante 14
días.

▪    Organizar los espacios y las actividades en las zonas de vestuarios y duchas de manera que la distancia de 1 metro como mínimo quede asegurada (prever, por ejemplo, la distribución alternada de puntos no utilizables y utilizables, o su separación mediante barreras especiales).

▪    Todas las ropas y objetos personales deben permanecer metidos en la propia bolsa de deporte, incluso cuando sean depositados en las taquillas correspondientes. Respecto a estas últimas, se recomienda no permitir un uso mixto de las mismas y facilitar bolsas en las que meter los efectos personales propios.

▪    Equipar las instalaciones/edificio con dispensadores que contengan soluciones hidroalcohólicas para la higiene de las manos, en puntos bien a la vista en la entrada y destinados a los clientes/huéspedes/frecuentadores, con la obligación de usarlos para frotarse las manos ya en la entrada. Predisponer, asimismo, dispensadores en las zonas de tránsito frecuente, en la zona del solárium o en áreas estratégicas, buscando fomentar la higiene de las manos entre las personas que acudan a ellas.

▪    El aforo del vaso se ha de calcular en base a un índice de 7 m2 de superficie de lámina de agua por persona. En las zonas de solárium y las zonas verdes, ha de asegurarse un distanciamiento entre las sombrillas (u otros sistemas de sombra) que permita garantizar una superficie de 10 m2 como mínimo por cada una de ellas; mientras que entre el equipamiento de piscina (tumbonas, hamacas) se ha de garantizar una distancia de 1,5 m como mínimo cuando el mismo no sea colocado en la zona de la sombrilla. En razón de las áreas disponibles, pues, es obligación de la administración calcular y gestionar, sobre la base de los índices arriba mencionados, la entrada de las personas que frecuentan las instalaciones.

▪    Con el fin de asegurar el nivel de protección contra la infección, la eficacia de la cadena de tratamientos del agua
y los límites 1,0 – 1,5 mg/l de cloro activo libre en vaso, ≤ 0,40 mg/l de cloro combinado y pH 6.5 – 7.5, deben ser garantizados. Se hace hincapié en que dichos límites deben estar rigurosamente asegurados en presencia de bañistas. El chequeo in situ de los parámetros arriba mencionados ha de efectuarse con una frecuencia no inferior a dos horas. En caso de disconformidad, o bien cuando los valores se aproximen a dichos límites, se habrán de adoptar sin demora todas las medidas de corrección necesarias.

▪    Antes de la apertura de la piscina, se habrá de confirmar la idoneidad del agua para el baño sobre la base de análisis de tipo químico y microbiológico de los parámetros indicados en la tabla A del anexo 1 del Accordo Stato Regioni e PP.AA (acuerdo entre Estado, regiones y provincias autónomas) del 16/01/2003, a cargo de un laboratorio específico. Dichos análisis de laboratorio deberán repetirse mensualmente durante todo el periodo de apertura de la piscina al público, salvo en circunstancias sobrevenidas, derivadas también de hechos acaecidos en la misma, que pudieran requerir una repetición más seguida.

▪    Se recuerda la necesidad de respetar las normas de seguridad e higiene acostumbradas en el agua de piscina, tales como: ducharse meticulosamente con jabón por todo el cuerpo antes de entrar en el agua del vaso; el uso del gorro es obligatorio; la prohibición de escupir, sonarse la nariz y orinar en el agua; la obligación de poner pañales de contención a los niños más pequeños.

▪    Efectuar con frecuencia y regularidad la limpieza y desinfección de las zonas comunes, vestuarios, cabinas, duchas, servicios higiénicos, equipamiento de piscina (hamacas, sillas, tumbonas, así como el equipamiento flotante y de natación, etc.).

▪    Se deberá desinfectar el equipamiento de playa, como p. ej. tumbonas, hamacas, sombrillas, etc., a cada cambio de persona o núcleo familiar. En su lugar, se ha de garantizar la desinfección al final de cada día. Evitar el uso en común de objetos y toallas, albornoces o chanclas: el usuario deberá acceder a la piscina equipado con todo lo necesario.

▪    En virtud de la necesidad de combatir la difusión del virus, los vasos de las piscinas destinadas a juegos acuáticos han de ser convertidos en vasos para el baño. Siempre que la administración pueda asegurar el cumplimiento de los requisitos en los términos y modos del presente documento, poniendo atención al distanciamiento social, al indicador del aforo del vaso y a los límites de los parámetros del agua, se permiten los torrentes, toboganes y rampas blandas en la piscina.

▪    Para las piscinas de uso colectivo integradas en establecimientos ya preparados principalmente para otras actividades de atención al público (p. ej. establecimientos públicos, de turismo rural, campamentos, etc.) valen las disposiciones del presente documento, oportunamente sopesadas y moduladas en relación con el contexto, el tipo de piscinas, la afluencia de clientes, otras actividades llevadas a cabo, etc.

▪    Se recomienda a los progenitores/acompañantes que tengan cuidado de vigilar a los niños para que respeten el distanciamiento y las normas de higiene y conducta, de manera compatible con su edad y grado de autonomía.

▪    Se debe prohibir la utilización de los vasos de piscina que no permitan cumplir con las indicaciones expuestas más arriba por la ineficacia de los tratamientos (p. ej. piscinas inflables), el mantenimiento del nivel de desinfectante de cloro activo libre o el mantenimiento de las distancias. Así pues, se aconseja efectuar una especial y rigurosa supervisión de la situación en los vasos destinados a los niños.

▪    Todas las medidas deberán integrarse en el documento de autochequeo mediante un anexo adicional específico
dedicado a la lucha contra la infección por SARS-CoV-2.

▪    Por lo que se refiere a las piscinas alimentadas con agua de mar, mantener la concentración de desinfectante en agua, en su caso, dentro de los límites recomendados y en cumplimiento de las normas y estándares internacionales, preferiblemente en los valores límite más elevados que esta pueda alcanzar. En alternativa, activar tratamientos físicos con los valores límite más elevados que estos puedan alcanzar o la máxima renovación del agua del vaso en función de su capacidad máxima de captación.