Parques infantiles

Las presentes indicaciones se aplican a las zonas equipadas con estructuras de juego para niños situadas en el interior de zonas públicas y privadas, incluidas las integradas en alojamientos y establecimientos comerciales.

▪    Predisponer, para progenitores, niños, acompañantes y, en su caso, empleados, información adecuada sobre las medidas de prevención que habrán de tomarse. Predisponer una señalización idónea para los menores, con pictogramas y afines, comprensible también para usuarios extranjeros, especialmente en parques infantiles de ámbito turístico.

▪    Invitar al personal y a los progenitores a que monitoricen por sí mismos sus condiciones de salud y las del propio núcleo familiar, informándoles acerca de los comportamientos a adoptar ante la aparición de presuntos síntomas de COVID-19.

▪    En el caso de niños y adolescentes, las medidas de higiene y conducta deben ser fomentadas también con métodos lúdicos, compatibles con su edad y grado de madurez y autonomía.

▪    Reorganizar los espacios para asegurar el mantenimiento de 1 metro de separación como mínimo entre los usuarios, con excepción de los miembros de un mismo núcleo familiar, convivientes o personas que, con arreglo a las disposiciones vigentes, no estén sujetas a distanciamiento interpersonal.

▪    La mascarilla de protección de las vías aéreas debe ser utilizada por los progenitores, acompañantes y, en su caso, el personal empleado, así como por los mayores de 6 años. Utilizar preferentemente mascarillas de colores y/o con estampados.

▪    Poner a disposición dispensadores idóneos que contengan soluciones hidroalcohólicas para una frecuente higienización de las manos en todos los espacios, especialmente en los puntos de entrada y salida.

▪    Garantizar una minuciosa limpieza diaria de los espacios con detergentes neutros. Las superficies tocadas con mayor frecuencia deberán además ser desinfectadas con regularidad 1 vez al día como mínimo.

▪    En el caso de zonas cubiertas, favorecer la renovación del aire en los espacios de interior. Siempre que sea técnicamente posible, será obligatorio excluir totalmente la función de recirculación del aire en los sistemas de climatización. Si ello no fuera técnicamente posible, habrá que tomar medidas adicionales para su renovación con aire natural, asegurándose de efectuar, no obstante, la limpieza de los filtros de recirculación con el sistema parado, a fin de mantener los niveles apropiados de filtración/eliminación, con arreglo a las indicaciones técnicas recogidas en el documento del Istituto Superiore di Sanità.