Está vd. en Home / Info / Directrices para la reapertura de las actividades económicas y productivas / Museos, archivos y bibliotecas

Museos, archivos y bibliotecas

Las presentes indicaciones se aplican a entes locales y sujetos públicos y privados gerentes de museos, archivos, bibliotecas y otros lugares de cultura.

▪    Predisponer información adecuada sobre todas las medidas de prevención que se habrán de tomar.

▪    Establecer un plan específico de acceso al establecimiento para los visitantes (días de apertura, horarios, número máximo de visitantes, sistema de reserva, etc.) que deberá ser expuesto y, en cualquier caso, comunicado ampliamente (p. ej. a través de redes sociales, sitio web, comunicados de prensa).

▪    Se podrá tomar la temperatura corporal impidiendo el acceso cuando esta supere los 37,5 °C.

▪    Los visitantes deberán llevar siempre puesta la mascarilla.

▪    Los empleados deberán llevar puesta la mascarilla de protección de las vías aéreas cada vez que se hallen en presencia de visitantes y, en cualquier caso, cuando no sea posible garantizar un distanciamiento interpersonal de 1 metro como mínimo.

▪    La zona de la entrada donde el personal y los usuarios entran en contacto puede ser delimitada, cuando sea posible, con barreras físicas adecuadas para prevenir el contagio a través de gotas.

▪    Poner a disposición en todas las salas y habitaciones soluciones hidroalcohólicas para la higiene de las manos.

▪    Elaborar un programa de acceso a las instalaciones planificado (p. ej. mediante reservas por internet o por teléfono) que prevea el número máximo de visitantes presentes y establecer reglas para el acceso de manera que no se den las condiciones para la concentración y reunión de personas.

▪    Cuando sea oportuno, predisponer recorridos y evidenciar áreas, incluso mediante señalización de suelo, para favorecer el distanciamiento interpersonal, estableciendo además una separación entre la entrada y la salida.

▪    Asegurar una adecuada limpieza y desinfección de las superficies y de los espacios, poniendo especial atención a las que han sido tocadas con mayor frecuencia (p. ej. manijas, interruptores, pasamanos, etc.). Asegurar una limpieza y desinfección regulares de los servicios higiénicos. En los espacios donde estén expuestos o sean guardados o almacenados bienes culturales, debe garantizarse una limpieza con procedimientos y productos idóneos.

▪    Favorecer la renovación del aire en los espacios de interior. Siempre que sea técnicamente posible, será obligatorio excluir totalmente la función de recirculación del aire en los sistemas de climatización. Si ello no fuera técnicamente posible, habrá que tomar medidas adicionales para su renovación con aire natural, asegurándose de efectuar, no obstante, la limpieza de los filtros de recirculación con el sistema parado, a fin de mantener los niveles apropiados de filtración/eliminación, con arreglo a las indicaciones técnicas recogidas en el documento del Istituto Superiore di Sanità.

▪    Siempre que sea posible, el uso de los ascensores quedará limitado y reservado a personas con discapacidad motora.

▪    Establecer reglas para el uso, en su caso, de consignas y guardarropas.

▪    Las audioguías o soportes informativos podrán ser utilizados siempre y cuando sean adecuadamente desinfectados al término de cada uso. Fomentar el uso de dispositivos personales para consultar información.

▪    Las actividades de divulgación, en su caso, deberán tener en cuenta las reglas de distanciamiento social. Se sugiere, además, que dichas actividades sean organizadas por turnos, establecidos con anterioridad y preferentemente en espacios abiertos.

▪    Por lo que se refiere al tratamiento de fondos documentales y colecciones de libros, no pudiendo ser sometidos a procedimientos de desinfección por ser perjudiciales para los mismos, atenerse a los procedimientos de conservación en aislamiento tras su uso.