Está vd. en Home / Info / Directrices para la reapertura de las actividades económicas y productivas / Cuidados estéticos (peluqueros, esteticistas y tatuadores)

Cuidados estéticos (peluqueros, esteticistas y tatuadores)

Las presentes indicaciones se aplican al sector del cuidado estético de la persona: servicios de peluquería, barberos, esteticistas y tatuadores.

▪    Predisponer información adecuada sobre las medidas de prevención.

▪    Permitir el acceso de los clientes solo mediante reserva y conservar la lista de las presencias durante 14 días.

▪    Se podrá tomar la temperatura corporal, impidiendo el acceso cuando esta supere los 37,5 °C.

▪    La permanencia de los clientes dentro de los locales está permitida en los límites de tiempo indispensables para la prestación del servicio o tratamiento. Permitir la presencia contemporánea de un número limitado de clientes en base al aforo del local (ver punto siguiente).

▪    En la medida de lo posible, reorganizar los espacios en función de las condiciones logísticas y estructurales para asegurar el mantenimiento de 1 metro de separación como mínimo, tanto entre las distintas zonas de trabajo como entre los clientes.

▪    Cuando sea posible, la zona de trabajo puede ser delimitada con barreras físicas adecuadas para prevenir el contagio a través de gotas.

▪    Poner a disposición de los clientes y de los operadores, en las distintas áreas del local, soluciones hidroalcohólicas para la higiene de manos, recomendando un uso frecuente de las mismas. Eliminar la disponibilidad de revistas y material informativo de uso compartido.

▪    El operador y el cliente, durante todo el tiempo en que, para llevar a cabo la prestación del servicio, tengan que mantener una distancia inferior a 1 metro, y siempre que el servicio específico lo permita, deberán llevar puesta una mascarilla para la protección de las vías aéreas (sin perjuicio, en el caso del operador, del empleo de equipos de protección individual ad hoc –como la mascarilla FFP2 o la visera de protección, guantes y delantal desechables, etc.– que los riesgos específicos propios de la tarea desarrollada pudieran requerir).

▪    Para los esteticistas y los tatuadores en particular, durante la prestación de servicios que requieran acercarse a una distancia corta, el operador debe llevar puesta la visera de protección y una mascarilla FFP2 sin válvula.

▪    El operador debe higienizar sus manos frecuentemente con soluciones hidroalcohólicas (antes y después de cada servicio prestado al cliente) y utilizar batas/delantales para esteticistas, si es posible desechables. Debe hacerse distinción entre los guantes utilizados para el tratamiento y los utilizados habitualmente en el entorno.

▪    Asegurar una adecuada limpieza y desinfección de las superficies de trabajo antes de atender a un nuevo cliente, así como una adecuada desinfección de los equipos y accesorios. Desinfectar la zona de trabajo después de cada cliente. Asegurar una limpieza y desinfección regulares de los servicios higiénicos.

▪    Favorecer la renovación del aire en los espacios de interiores. Siempre que sea técnicamente posible, será obligatorio excluir totalmente la función de recirculación del aire en los sistemas de climatización. Si ello no fuera técnicamente posible, habrá que tomar medidas adicionales para su renovación con aire natural, asegurándose de efectuar, no obstante, la limpieza de los filtros de recirculación con el sistema parado, a fin de mantener los niveles apropiados de filtración/eliminación, con arreglo a las indicaciones técnicas recogidas en el documento del Istituto Superiore di Sanità.

▪    Se ha de suprimir, cuando los hubiera, el uso de la sauna, el baño turco y las bañeras de hidromasaje.

▪    Impedir el acceso a espacios donde haga excesivo calor o humedad (p. ej. baño turco) y a la sauna. Se podrá permitir el acceso a dichas estructuras solo mediante reserva con uso exclusivo, a condición de que la aireación, limpieza y desinfección antes de cada uso sucesivo queden garantizadas.

▪    El espacio dedicado a la caja puede ser equipado con barreras físicas (p. ej. mamparas). Como alternativa, el personal debe llevar puesta la mascarilla y tener a su alcance gel para la higiene de las manos. En todo caso, se han de favorecer los métodos de pago electrónico, efectuados, en la medida de lo posible, en el momento de hacer la reserva.

▪    En centros de masaje y de bronceado, los espacios y actividades en las zonas de vestuarios y duchas deberán ser organizadas de manera que la distancia de 1 metro, como mínimo, esté asegurada (por ejemplo, prever la distribución alternada de puntos no utilizables y utilizables, o su separación mediante barreras especiales). En todos los vestuarios o en las zonas dedicadas al cambio de ropa, todas las prendas y objetos personales deben permanecer metidos en el propio bolso, incluso cuando sean depositados en las taquillas correspondientes. Respecto a estas últimas, se recomienda no permitir un uso mixto de las mismas y facilitar bolsas en las que meter los efectos personales propios.

▪    Se permite practicar masajes sin guantes, a condición de que el operador, antes y después de cada cliente, proceda a lavarse y desinfectarse las manos y los antebrazos y, en cualquier caso, no se toque nunca la cara, nariz, boca u ojos durante el masaje. Dicha recomendación vale también en caso de utilizar guantes desechables.

▪    El cliente debe utilizar mascarilla para la protección de las vías aéreas durante el masaje.

▪    El cliente deberá acceder al ducha de bronceado equipado con calzado apropiado para el contexto.

▪    La ducha de bronceado entre un cliente y el siguiente debe ser aireada adecuadamente, así como debe limpiarse y desinfectarse el teclado del panel de mandos.

▪    En las camas de bronceado y camillas de masajes, evitar el uso compartido de objetos y ropa de aseo. El establecimiento debe proporcionar al cliente todo lo necesario para el servicio. Dichas camas y camillas deben ser también limpiadas y desinfectadas entre un cliente y el siguiente.

▪    La ropa de aseo debe ser lavada usando agua caliente (70-90 ºC) y el detergente acostumbrado para la colada. Como alternativa, debe efectuarse un lavado a baja temperatura con lejía u otros productos desinfectantes.