Está vd. en Home / Ideas de viaje / Ciudades artísticas / Cagliari, entre el encanto y el relax

Cagliari, entre el encanto y el relax


Construida sobre siete colinas al igual que Roma, Cagliari ofrece al visitante el encanto de una historia milenaria, el relax de una de las playas urbanas más grandes de Europa y una naturaleza sorprendente. Estos son algunos de nuestros consejos para disfrutar de la estancia en la capital de Cerdeña.

 

1. Descubrir el barrio Castello, centro de la ciudad

 

Cagliari, el centro histórico visto desde la Torre del Elefante - Cerdeña

Empecemos por el barrio fortificado del Castello. Rodeado por las fortificaciones construidas por los pisanos entre los siglos XIII y XIV, se levanta en la colina más alta de Cagliari y posee algunos de los monumentos más importantes de la ciudad, como el Bastión de Saint Remy, el Palacio Real y la Catedral de Santa Maria, edificio imponente que alberga numerosas obras de arte. De visita obligada es el Museo arqueológico, el más importante del mundo en lo que concierne a hallazgos de la civilización nurágica, situado en el interior de la Ciudadela de los museos.

 

2. Disfrutar de las vistas de las murallas a la hora del aperitivo

 

Cagliari - Cerdeña

Las murallas que rodean el barrio de Castello, construidas como fortificaciones de defensa, son hoy elegantes terrazas en las que podrá saborear un aperitivo disfrutando de las vistas más hermosas de Cagliari. El bastión de Santa Croce, considerado el centro de la movida urbana, se asoma al barrio histórico de Stampace y al mar de color azul intenso del puerto.

 

3. Sumergirse en el pasado más lejano

 

Por donde pasaron los antiguos romanos, es posible encontrar un anfiteatro dedicado a los combates entre gladiadores o entre fieras. También Cagliari, confiscada a los cartagineses junto con toda Cerdeña y Córcega en el año 238 a.C., posee su anfiteatro. Cuando fue construido entre el siglo I y II d.C., podía albergar hasta 10.000 espectadores.

Necrópolis de Tuvixeddu, Cagliari - Cerdeña

Derrotados por los romanos, los cartagineses dejaron en Cagliari un importante testimonio de su civilización: la Necrópolis de Tuvixeddu, la necrópolis fenicia-púnica de mayor tamaño de todo el Mediterráneo. El nombre, que en sardo significa "colina de pequeñas flores", se debe a la presencia de numerosas tumbas en forma de pozo excavadas en las rocas.

 

4. Visitar uno de los cementerios monumentales más importantes de Europa

 

Cementerio de Bonaria, Cagliari - Cerdeña

Si continuamos nuestra visita con otro lugar funerario, no lo hacemos para entristecerle sino porqué merece la pena visitar el cementerio de Bonaria, adornado con elegantes y melancólicas esculturas. El último entierro se celebró en 1968: desde entonces se convirtió en un testimonio único de la historia de Cagliari.

 

5. Entrar en contacto con una espiritualidad antigua

 

Basílica de Nuestra Señora de Bonaria, Cagliari - Cerdeña

A poca distancia del cementerio monumental, se encuentran dos importantes edificios de culto católicos. El primero es la Basílica de Nuestra Señora de Bonaria, santuario cuyo origen está relacionado con la leyenda de una talla de la Virgen que se salvó de un naufragio y que arribó a la costa con una vela milagrosamente encendida en la mano. El segundo es la Basílica de San Saturnino, el monumento paleocristiano más antiguo de la isla y uno de los más importantes de la cuenca mediterránea.

 

6. Relajarse en las playas de la ciudad

 

Sella del Diavolo, Cagliari - Cerdeña

Los habitantes de Cagliari son afortunados: su ciudad posee una espléndida playa de 8 km de largo de finísima arena, bañada por un mar cristalino, el Poetto. Recorrer este tramo de la costa en autobús le permitirá elegir cómodamente si disfrutar de los servicios de un establecimiento turístico o si prefiere tomar el sol en una playa solitaria. El paseo marítimo, salpicado de chiringuitos, invita a dar largos paseos a pie o en bicicleta, En las noches de verano, la playa se llena de una intensa vida nocturna. Justo detrás del Poetto encontrará la playa de Calamosca, una ensenada protegida por los dos promontorios Sant’Elia y Sella del Diavolo.

 

7. Contemplar los flamencos rosas

 

Parque Natural Regional Molentargius-Saline, Cagliari - Cerdeña

Si ama la naturaleza, le encantará saber que la ciudad de Cagliari es conocida por biólogos y naturalistas de todo el mundo porque alberga imponentes colonias de flamencos rosas en el parque de Molentargius y en el estanque de Cagliari, formado por las Salinas de Macchiareddu, Porto Canale, la laguna de Santa Gilla, el estanque de Capoterra y sa Illetta, la antigua isla de San Simón. Podrá observar estas aves y otras 200 especies más de pájaros sin molestarles utilizando los puestos dedicados al avistamiento de pájaros.

 

8. Degustar la cocina local

 

Spaghetti Espaguetis con almejas y botarga

La cocina típica de Cagliari es la campidanese, con influencias españolas y de Liguria, en la que predomina el exquisito pescado de la zona y la botarga, gracias también a la tradición de las granjas urbanas. Insuperables los dulces de miel y los vinos como el Malvasia y el famoso Moscato de la zona, objeto de deseo de quien la visita.

 

Más información en Sardegna Turismo www.sardegnaturismo.it