Está vd. en Home / Video / Video / Mantua, entre delicias y malicias

Mantua, entre delicias y malicias


Mantua, espléndidoa joya lombarda, alberga el bello Palacio del Té, uno de los palacios más singulares e intrigantes del Renacimiento. Encargado por Federico II Gonzaga como villa de delicias en la que celebrar encuentros y fiestas, el palacio es obra del pintor y arquitecto Giulio Romano, formado en la escuela del gran Rafael. Se trata de un lugar lleno de simbología, refinadas referencias picantes y estudiadas alusiones; de todo ello es un ejemplo la sala de Amor y Psique. Las paredes de la sala están decoradas con espléndidos frescos que narran la historia de Psique a través de una refinada secuencia que limita con lo erótico de un modo desinhibido. Otra sala que no hay que dejar de ver es la Sala de los Gigantes, cuyas paredes y techo están completamente decorados con un magnífico fresco que narra la mitológica batalla entre Zeus y los Gigantes.