Está vd. en Home / Ideas de viaje / Turismo itinerante / Roma en bicicleta

Roma en bicicleta

In bici sull'Appia Antica Visitar Roma sobre las dos ruedas

Visitar Roma en bicicleta es una experiencia apasionante. Una parte del casco histórico de la ciudad que incluye monumentos como el Panteón y el Castel Sant’Angelo, está cerrada al tráfico y, aunque se considera zona peatonal sin carriles bici, puede visitarse en bicicleta respetando a los peatones. Los domingos una pequeña parte del centro que rodea el Campidoglio y llega hasta el Coliseo está cerrado al tráfico y permite recorrer libremente los foros imperiales.

En Roma se puede pedalear por los parques, como el de Villa Borghese, que ofrece más de una sorpresa, maravillas arquitectónicas y museos como el Museo Carlo Bilotti y la Galería Borghese.
Esta última una auténtica joya de arte y de historia que conserva en su interior obras escultóricas de enorme belleza como la Paolina Borghese de Antonio Canova o Apolo y Dafne de Bernini y obras maestras de pintores como Rafael, Tiziano y Caravaggio.

En los parques de Roma se puede alquilar una bici, un tándem o un carro para pedalear con toda la familia.
Existen algunas empresas privadas que ofrecen tour guiados a los más importantes monumentos. Alquilando la bici en grupo se obtiene un casco y un acompañante que muchas veces es un guía turístico capaz de ilustrar y describir las maravillas de la ciudad.
También se puede visitar Roma solos, dejándose guiar por el propio instinto, planificando el recorrido o bien organizándolo con asociaciones sin ánimo de lucro cuyo objetivo es desarrollar una movilidad sostenible en la gran ciudad.

Pedalear significa tomarse  el tiempo, seguir un propio ritmo y notar lo que no se ve cuando nos desplazamos en coche, en moto o en autobús. La bicicleta une la tranquilidad de la visita a la oportunidad de apreciar mínimos detalles sin necesidad de pararse o moverse libremente con pocos o ningún gasto.

La ciudad de Roma dispone de casi 80 Km de carril bici.

Un itinerario particularmente placentero es el del Lungotevere, que desde distintos puntos de acceso permite al visitante de la ciudad eterna dejar a un lado el caos para sumergirse en un ambiente inesperado donde es posible sentir los sonidos y los olores de la naturaleza.

Los recorridos ciclísticos de Roma incluyen tanto carriles bici como recorridos a través de zonas verdes y han sido estudiados en base a las características morfológicas de la ciudad de Roma, haciendo un hincapié especial en las zonas fluviales del Tíber y del Aniene y de la línea litoral a lo largo de la costa de Ostia.
Su estructura permite llegar a puntos estratégicos de la ciudad, que hacen posible el uso de la bici en el itinerario, sobre todo si se puede pedalear a través de itinerarios mixtos. De hecho, los sábados y festivos se puede subir la bici a las lineas de metro A y B y en el tren que conduce a Ostia Lido para disfrutar de un baño renovador en el "mar de la capital".

Información útil

Información útil

Cómo moverse por Roma en bici

Tren/Metro + bici
El acceso con bicicleta, excepto las eléctricas, al metro A y B y en la linea de tren Roma-Lido está permitido en los días laborables a partor de las 20.00h. y los sábados y días festivos durante todo el día.
Pasajeros y bicicletas se admiten exclusivamente en el primer vagón en dirección de la marcha.
Para aquellos que dispongan del bono Metrobus, el transporte de la bici es gratuíto, en los demás casos se debe comprara un billete por cada bicicleta. Las bicis plegables no deben pagar billete y se admiten todos los días sin restricción de horario.
Los grupos numerosos (de más de 5 bicicletas) deberán advertir de su presencia con un mínimo de 24 h. de antelación, para recibir la necesaria asistencia:
Metro A: `+39 06.46957442;
Metro B: +39  06.46957430;
Tren Roma-Lido: +39 06.46952561