Está vd. en Home / Ideas de viaje / Naturaleza y paisaje / Las Langhe y el Roero

Las Langhe y el Roero

Las Langhe y el Roero son de los paisajes más fascinantes de Piamonte. Zonas de colinas con poblaciones y antiguos burgos en lo alto, viñedos y grandes tradiciones gastronómicas.
Para los amantes de la buena mesa y del buen vino se trata de una de las zonas más interesantes que visitar, el lugar ideal para relajarse y disfrutar de la naturaleza, del arte y sobre todo del buen vino y de la buena cocina.
Será difícil escoger entre tanta oferta a la hora de degustar y de elegir los productos que llevarse a casa como recuerdo.Finca con viñedoTerritorio y pueblos
Entre el curso de dos ríos, el Tanaro y la Bormida, las Langhe cunetan con colinas intensamente cultivadas de viñedos (Bassa Langa) y valles y pequeños pueblos fortificados en lo alto de las colinas (Alta Langa).
El Roero surge en el lado izquierdo del Tanaro y toma el nombre de la antigua familia que gobernó el pequeño feudo durante siglos.
Se trata de tierras concedidas y fraccionadas en muchos pequeños feudos, en una continua lucha entre los mismos, lo que explica la presencia de numerosos castillos y fortificaciones.
Las Langhe y el Roero están llenos de testimonios históricos y, además de producir óptimos vinos, es también la tierra de apreciadas trufas blancas, a las que se dedica cada año una feria nacional que tiene lugar en la localidad de Alba.

Alba es, precisamente, uno de los centros más importantes. Conocida como la localidad de las trufas, del vino y de otras delicias culinarias, fue fundada por antiguas poblaciones ligures.
Destaca también Barolo, el pueblo que encarna la esencia de uno de los más nobles vinos piamonteses, el Barolo. Situada entre colinas, la localidad perteneció a los Gonzaga y a los Saboya y se presenta dominada por el Castillo Falletti, en el que tiene la sede la Enoteca Municipal y el Museo de la Civiltá Contadina, que exhibe objetos y utensilios antiguos.
Fundada en 1243, Cherasco, famoso también por sus dulces de chocolate, es uno de los centros más antiguos de las Langhe y surge en lo alto de un relieve. Bellos palacios barrocos y neoclásicos flanquean las calles del centro.

No hay que perderse en Grinzane Cavour, el pueblo en el que vivió Camillo Benso, conde de Cavour, su castillo, uno de los más antiguos de la zona, majestuosa construcción del siglo XIII y modificado en el siglo XVII,  hoy acoge la Enoteca Regional y un museo enológico.
Bra, es la localidad más importante de Roero, una zona de grandes vinos, quesos, dulces, colinas y óptima cocina. El nombre medieval de Bra, Brayda, significa “terreno cultivado” y parece indicar que la vocación agrícola del Roero cuenta con orígenes muy antiguos.

 

 

Información útil

Los vinos 
Los vinos, bajo tutela del Consorcio, son el fruto de una de las principales tradiciones erradicadas en la cultura vinícola de Piamonte y suponen el orgullo del territorio de Langhe y Roero en el mundo. Los vinos en cuestión son el Barolo, Barbaresco, Roero, Dolcetto di Dogliani, Dolcetto delle Langhe Monregalesi, Langhe, Verduno Pelaverga y Freisa.

La avellana piamontesa
Entre los productos más importantes de las Langhe y del Roero, además del vino, se encuentra la avellana piamontesa, tan famosa que es conocida como “gentile del Piamonte”. En la avellana se basa gran parte del arte pastelera de la región. Se encuentran avellanas de una bondad irresistible en recipientes llenos de miel, en los turrones, en la infinidad de variaciones con chocolate de las tartas. Precisamente la tarta de avellanas es una de las especialidades clásicas de los pasteleros de las Laghe y el Roero, obtenida de una masa de avellanas frescas trituradas, harina blanca, azúcar, huevos, un poco de aceite y levadura. Postres que no pueden faltar en todos los restaurantes de la zona.

Enlaces útiles

Langhe y Roero Vinos