Está vd. en Home / Ideas de viaje / Naturaleza y paisaje / La Italia verde

La Italia verde

Italia tiene un corazón verde. Son 24 los Parques Nacionales italianos (equivalente al 5% del territorio nacional) que los turistas y la gente del lugar pueden descubrir y disfrutar respetando la enorme biodiversidad que tutelan.
Dentro de las áreas protegidas, la naturaleza y sus ciclos vitales aparecen tutelados, conservados y legados de generación en generación a través de actividades de educación ambiental, iniciativas y manifestaciones que tienen lugar durante el curso del año.
Desde las altas cimas del Gran Sasso hasta las verdes costas del Circeo, las zonas protegidas son el lugar ideal para los amantes de la naturaleza, de las actividades al aire libre y del deporte.

Parco Nazionale del Gran Paradiso

Visitar los parques significa lanzarse a una excepcional aventura cultural hecha de antiguos burgos, torres, castillos, iglesias, tradiciones, gastronomía y artesanía local.
La extraordinaria biodiversidad y las características peculiares de cada una de las zonas protegidas conocidas permiten vivir experiencias únicas e inolvidables en todas las estaciones del año.

Valle de de Aosta, Piamonte y Véneto
Entre los parques italianos más importantes destaca el Parque Nacionale del Gran Paradiso  (Valle d‘Aosta – Piamonte), instituido en 1922 y ligado a la figura de su animal emblema: la cabra montesa.
Un auténtico edén donde pasar relajantes jornadas en familia o con amigos, conjugando actividades deportivas, gastronomía típica y actividades didácticas para pequeños y grandes. La exclusividad y el increíble valor científico, ambiental y estético de algunos de sus parques ha sido reconocido por la UNESCO como es el caso del Parque Nacional de los Dolomitas (Véneto), meta imprescindible para los amantes de la montaña y del deporte tanto en invierno como en verano.

Abruzos, Lacio y Molise
En Italia central merece una mención especial el más antiguo de los parques de las montañas de los Apeninos. El Parque Nacional de los Abruzos, Lacio y Molise que, gracias a la división zonal del territorio, conjuga conservación y desarrollo preservando una fauna sumamente interesante: águilas reales, osos pardos de los Apeninos, lobos, cabras montesas y gamuzas, son sólo algunas de las especies que se pueden  observar.

Emilia Romaña, Toscana y Apulia
Para los aficionados a la flora, miles de especies endémicas y raras se exhiben con sus magníficos colores y perfumes: orquídeas, prímulas, lirios, hayas, robles, encinas, castaños, abetos rojos y blancos, plantas de enebro y mirto, sin olvidar las antiguas Foreste Casentinesi (Emilia Romaña-Toscana) y la Foresta Umbra, último ejemplo de la primigenia y milenaria selva del promontorio del Gargano (Apulia).

Calabria y Basilicata
Desplazándonos hacia el sur encontramos el mayor de los parques italianos, el Parque Nacional del Pollino (Calabria-Basilicata) con su inmenso patrimonio floreal y la Gruta del Romito, una de las zonas arqueológicas más antiguas e importantes de Europa gracias al hallazgo de restos humanos que se remontan a hace más de 2000 años.

Los otros parques
Cada una de las áreas protegidas está dotada de óptimas estructuras receptivas preparadas para acoger con la máxima profesionalidad y cortesía. Hoteles, B&B, habitaciones, hostales, agroturismos, campings y zonas para caravanas servirán de punto de partida para descubrir  los tesoros custodiados en el territorio: desde el lugar UNESCO del Castel del Monte  (Parque Nacional de Alta Murgia) hasta los lugares de la fe como San Giovanni Rotondo (Parque Nacional del Gargano); de la antigua ciudad de  Pestum (Parque Nacional del Cilento, Valle de Diano y Alburni, en Campania) hasta la espléndidas playas de la Maddalena (Cerdeña).

Si se busca la vida activa y el deporte, los Parque Nacionales  ponen a disposición gimnasios al aire libre de enorme belleza en los que practicar senderismo, escalada, parapente, paseos a caballo y en bici, inmersiones, vela, canoa y un gran número de deportes invernales, en pleno respeto de la naturaleza y de sus protagonistas.