Está vd. en Home / Ideas de viaje / Naturaleza y paisaje / El parque de los Castelli Romani

El parque de los Castelli Romani

Característicos pueblos, antiguas ciudades, villas, castillos medievales, restos arqueológicos animan el Parque Regional de los Castelli Romani, en la Provincia de Roma.
Situado en las colinas Albanas, en el pasado este lugar fue el favorito de las familias nobles de la capital y de los papas.
Los 9500 hectáreas de area protegida donde viven numerosas especies animales como los tejones, los halcónes peregrinos, los puercos espínos y, especialmente, el lobo, el que desempeña un papel clave en este ecosistema.Villa Aldobrandini17 municipios forman parte del Parque de los Castelli Romani:  para tener un panorama exhaustivo de la zona, basta hacer un recorrido que incluya por lo menos seis de éstos. Comenzando por Lanuvio, un pueblo medieval que se encuentra cerca de Velletri.

Lanuvio
El casco antiguo del pueblo está rodeado por unas murallas de peperino, más allá de la cual se puede caer en una atmósfera antigua por el perfecto estado de conservación de casas, palacios e iglesias. 
Caminando por las calles y las callejuelas, se llega a la fortaleza del siglo XIV, con sus dos torres cilíndrica sobrepuestas que en origen fueron un cárcel y hoy son sede de la enoteca municipal donde  degustar los preciosos vinos Doc de los Colli Lanugini y admirar a la interesante exhibición de instrumentos agrícolos y para la elaboración del vino.

Entre los otros lugares, hay que visitar el palacio señorial, la mansión señorial del siglo XV construida por la familia Colonna y la cercana fuente de los Scogli, hecha por Carlo Fontana en 1675;  la Colegiata de Santa María la Mayor de fundación medieval, luego restaurada en el siglo XVII; el puente Loreto, realizado en peperino en el siglo II aC; la Iglesia de la Madonna delle Grazie, que data del siglo XVI y que alberga la pintura que cada año se lleva en procesión por el pueblo como un signo de devoción.
Para los amantes de las rosas hay que señalar que en los primeros días de mayo hay “Lanuvio in rosa", una exposición-mercado donde ver más de cien variedades de rosas antiguas, modernas y inglesas.

Genzano
Desde Lanuvio, después de recorrer una ruta espectacular  se llega a Genzano de Roma, pintoresco pueblo situado a lo largo de la Via Appia, que se extiende por una pendiente exterior del cráter del lago de Nemi.
El centro antiguo es rico en testimonios históricos y artísticos como Palacio Sforza Cesarini y su inmenso parque secular, la iglesia de los Capuchinos del siglo XVII y la iglesia de la Santísima Trinidad. 
Las calles principales son tres, llamadas "el tridente de Baco", todas comienzan desde la Plaza de Fiasconi: la primera es Via Garibaldi, que conduce a la ruta del lago Nemi, luego hay Via Buozzi y, por último, Via Berardi que finaliza a la iglesia de Santa Maria della Cima. Durante la fiesta del Corpus Christi,  esta calle se encuentra completamente cubierta de una alfombra de flores de unos 2000 m², artísticamente realizadas, protagonizando el evento antiguo y famoso conocido como la “Infiorata”.

Ariccia
A lo largo de la Via Appia, se encuentra  Ariccia, el tesoro artístico de los Castelli Romani. 
Aquí se puede visitar uno de los mejores ejemplos arquitectónicos del barroco europeo, en gran parte realizado por Gian Lorenzo Bernini y Carlo Fontana: El conjunto monumental de Piazza di corte .
El complejo incluye: Palacio Chigi, con sus salones ricos en decoraciones y estucos, antigüedades preciosas, pero también sus paredes cubiertas de adornos originales en cuero de Cordova; el gran parque circundante y la Colegiata de Santa María de la Asunción, inspirada al Panteón de Roma.
Hay que visitar otros dos complejos religiosos: el Santuario de Santa Maria de Galloro y la Iglesia desacralizada de San Nicola de Bari. Para los amantes de la gastronomía, se recuerda que este país es famoso por sus "fraschette" donde degustar la deliciosa porchetta de Ariccia.
Dos kilómetros después del conocido puente de Ariccia (viaducto de carretera monumental de sesenta metros de altura que fue deseado por Papa Pío IX), a lo largo de la Via Appia se llega a Albano Laziale

Albano Laziale
Este pueblo pintoresco que se encuentra sobre los Colli Albani (colinas volcánica) y que se abre sobre el Lago de Albano, famoso por la majestuosa Catedral de San Pancracio (en  estilo barroco) y también por los numerosos hallazgos de la época romana: la iglesia románica de Santa Maria della Rotonda de forma circular; la puerta Pretoria, con tres aberturas en peperino; el Cisternone, el almacenamiento subterráneo realizado por Septimio Severo y que todavía se utiliza para el abastecimiento de agua de la ciudad; el anfiteatro romano; la tumba de los Horacios y Curiacios, majestuoso edificio en paralelepípedo de toba considerado la tumba de los héroes legendarios.
Otros lugares interesantes son: el complejo de las catacumbas de San Senatore, del siglo III, entre los más grandes cementerios suburbanos conocidos y el Museo Cívico que se encuentra en la lujosa Villa Ferrajoli, donde se recogen valiosos hallazgos de la vida prehistoria y la protohistórica.

Castel Gandolfo
Otra etapa de este recorrido por el Parque de los Castelli Romani es Castel Gandolfo que se abre sobre el lago de Albano y lugar de vacaciones de papas, cardenales y prelados de la Curia Romana. Ellos se quedaban descansando en la antigua residencia de la familia Savelli, trasformada en 1623 en Palacio del Estados Pontificios por Urbano VII. Dentro de este palacio hay el importante observatorio astronómico, conocido como "la specola vaticana".
En el pueblo se encuentran numerosos monumentos de gran importancia: de la Iglesia de Santo Tommaso de Villanuova, realizada por Gian Lorenzo Bernini, a la puerta romana del siglo XVI; de la majestuosa Villa Clodio, construida en el período republicano a los Baños de Diana, deseados por Domiciano. De particular interés y belleza son también los restos de las antiguas villas de Castelgandolfo, como el Albanum Domitiani, la casa rural del emperador Domiciano; Villa Barberini y Villa Cybo, conectadas por un paso elevado y por una logia que vuelve a llevar al  Palacio del Estados Pontificios. 

Marino
Desde Castel Gandolfo, cruzando el "País del Vino", Marino, se llega a lo que es el último punto de este viaje: Frascati. Este pueblo es conocido por sus villas que fueron construidas por la nobleza papal desde el siglo XVI y fueron destinadas al clero para disfrutar de las vacaciones.
Estos maravillosos palacios señoriales construidos por los más prestigiosos arquitectos y artistas de los siglos XVI y XVII, se encuentran rodeados por campos agrícolos, bosques y pintorescos jardines.
Hay que recordar: Villa Aldobrandini, Villa Falconieri, Villa Torlonia, Villa Tuscolana, Villa Mondragone y Villa Grazioli. Algunas de estas villas se pueden visitar a través del Parque Regional de  los Castelli Romani en el programa de visistas guiadas que cada año el parque ofrece.

Información útil

RECORRIDOS EN EL PARQUE REGIONAL

Los que desean visitar el Parque Regional de los Castelli Romani pueden disfrutar de diferentes recorridos temáticos por peatones
Como lo histórico y arqueológico que, a través de la cuenca del lago de Nemi, permite llegar al Templo de Diana y al Museo Naval; lo panorámico que, a través de las Montañas Tuscolana, en primavera ofrece floración de orquídea, ginestae y espino blanco; lo naturalistico “Coste del Lago Albano”, que inicia del Convento de los Capuchinos y termina al lago de Albano; lo historico y arqueológico “Tuscolo Antica” para descubrir la antigua ciudad de Tuscolo, erigida en el siglo VII.

Enlaces útiles