Está vd. en Home / Ideas de viaje / Montaña / Parque Nacional de los Montes Sibilinos

Parque Nacional de los Montes Sibilinos

Visitar las localidades del Parque de los Montes Sibilinos es una experiencia que permite revivir el encanto de los tiempos pasados y descubrir tesoros que el hombre ha sabido preservar durante siglos para adaptarse a un ambiente natural salvaje y a menudo hostil. La experiencia del viaje se convierte también desde un punto de vista cultural, en algo renovador e inolvidable para los visitantes.

El Parque Nacional de los Montes Sibilinos, incluye el grupo montañoso más elevado de los Apeninos de la zona de Umbría y Marcas y su cima más alta, el Monte Vettore, que se eleva a 2.479 metros sobre el nivel del mar; mientras que sus numerosos municipios se distribuyen entre Umbría y las Marcas.Floración en Castelluccio - Photo by Gianluca LiparotiLo que hay que ver
Entre las localidades que merece la pena visitar se encuentra Visso, sede del Parque Nacional. La leyenda narra que esta localidad umbra del parque, caracterizada por un pequeño y pintoresco casco histórico, fue fundada nada menos que 907 años antes que Roma. Desde su reconocimiento como municipio independiente  hasta la invasión napoleónica, estuvo dividido en cinco distritos llamados “Guaite”, que incluían Castelsantangelo y Ussita.

No lejos de aquí siguiendo un itinerario que se puede recorrer también en coche, surgen las Golas de la Valnerina, excavadas por el impetuoso río Nera y el grupo montañoso del Monte Bove, de aspecto dolomítico.

Por  la particularidad de su ubicación hay que citar la localidad de Arquata del Tronto, único municipio de Europa cuyo territorio está comprendido en el interior de dos Parques Nacionales: el de los Montes Sibilinos (norte) y el del Gran Sasso y los Montes de la Laga (sur), en Abruzos.

El corazón de una importante parte del parque es Norcia, patria del Patrón de Europa, San Benito, y famosa por el espléndido casco histórico.

En Preci, lugar de espiritualidad, hay que ver la Abadía de San Eutizio, fundada en el año 470 d.C y en torno a la cual nació la Scuola Preciana de cirujía.

Lo que hay que hacer
El senderismo, que cuenta con numerosos aficionados en la zona, presenta diversos recorridos organizados y guiadas por las asociaciones “Case del Parco”. De especial interés son algunos recorridos temáticos, como el del Zafferano (Azafrán) llamado así porque recorre la antigua vía de aquellos que traían desde Abruzos la antigua especie.

La escalada es otro de los deportes reyes del parque, sobre todo en el norte del Monte Bove. Por las estructuras morfológicas y las particulares condiciones ambientales, ligadas a las corrientes atmosféricas, el parque es el paraíso del ala delta y del parapente.

Otros deportes que se pueden practicar, además del esquí durante el invierno en la zona de Forca Canapine, son el rafting y el barranquismo a lo largo de los ríos.

Es posible descubrir, en la bici de montaña, muchos de los lugares más bellos del parque, gracias a sus numerosos senderos señalados específicamente para esta disciplina.

Lo que no hay que perderse
Es un lugar idílico aquel en el que surge el Santuario de Macereto, sobre Visso, a unos 1000 metros de altura. Se trata de un complejo religioso, en cuyos alrededores surgía en su día el Castillo de los Condes de Fiastra. Se trata de la mayor expresión de la arquitectura renacentista del siglo XVI en las Marcas.

Subiendo el río Nera hacia el interior de las Marcas nos encontramos  frente a un auténtico espectáculo: el Lago de Fiastra. A pesar de tratarse de un lago artificial, sus aguas son en todas las estaciones del año de una azul cristalino que  refleja las cimas de los montes de los alrededores. Desde aquí se puede llegar al bello Valle del Aguasanta con sus espléndidas cascadas y la famosa Gruta del Oso.

Entre las numerosas leyendas de la zona de los Sibilinos (conocidos desde la Edad Media en toda Europa como reinos de demonios, nigromantes y hadas) las más famosas son las que hablan de la “illustre profetessa” Sibila, que vivía en una gruta situada en el monte del mismo nombre, y la de Pilatos, según la cual el cuerpo muerto del prefecto romano fue arrastrado a las aguas del “demoniaco” lago, situado en uno de los valles más elevados del Monte Vettore. El paisaje lunar al que se llega partiendo desde Frontignano a través de un recorrido de 4 horas, es algo que no hay que perderse.

Lo que hay que probar
Las lentejas de Castelluccio de Norcia, con denominación de origen protegida, son típicas de las llanuras de Castelluccio, fracción de Norcia. Deliciosa guisada simplemente con agua, apio, ajo, sal y pimienta.

Información útil

Información útil
Enlaces útiles 

Parque Nacional de los Montes Sibilinos


Turismo Marcas


Cómo llegar

En coche
Autopista A14 salida norte, Civitanova Marche; este, Pedaso- Porto San Giorgio; sur, S. Benedetto del Tronto.
Autopista A1 salida Orte, Val di Chiana.
Carreteras estatales SS4 Salaria; SS77 Val di Chienti; SS78 Picena; SS209 Valnerina

 

En autobús
Autolineas CONTRAM (Provincia de Macerata)
Umbria Mobilità (Provincia de Perugia)

 

En tren
Línea ferroviaria Ancona – Roma 

 

En avión
Aeropuerto Internacional de Umbría
(Perugia S. Egidio)