Está vd. en Home / Ideas de viaje / Montaña / Italia, el país de las cimas

Italia, el país de las cimas

Dentro de su variado territorio, Italia presenta localidades montañosas enormemente sugestivas tanto en verano como en invierno. Desde el norte hasta el sur, la montaña italiana ofrece al turista paisajes de lagos alpinos, bosques de fábula, encantadores pueblecitos con ricas tradiciones e historia y, también de gran importancia, apreciados productos gastronómicos.
Deporte, diversión y relax se emparejan de maravilla con la idea de unas vacaciones en la montaña italiana, tanto en la nieve como durante el período estivo.
Desde las fascinantes zonas de la Carnia, Piancavallo, Tarvisio, en los Dolomitas friulanos, se pasa a las zonas de Trento o del sur del Tirol, entre Val di Fassa, Val Gardena y Val Badia, donde, a través de los Dolomitas Superski, el complejo de esquí mayor del mundo, se puede llegar a las conocidas localidades de Cortina d’Ampezzo y Madonna di CampiglioLivignoProcediendo hacia el oeste se encuentran los imponentes Alpes de Lombardía: Valtellina, con Livigno, uno de los municipios más altos de Italia y Bormio, famosa por haber acogido los mundiales de esquí en 1985 y en el 2005, sin olvidar Santa Caterina Valfurva, la principal estación de esquí del homónimo valle. 

Alcanzando las cimas más altas de Europa en Valle de Aosta, a los pies del Monte Bianco se encuentran las renombradas CourmayerChamoix-Mont-Blanc, La Salle y La Thuile, en la frontera con Francia.
A lo largo del confín francés del Val Susa surge la encantadora Via Lattea, con Sauze d’Oulx, Cesana y Bardonecchia, que remonta sus orígenes a los lejanos años 30 cuando la familia Agnelli construyó las primeras estructuras en Sestriere.
Descendiendo a lo largo de la península encontramos el Apenino Tosco-Emiliano con la famosa localidad de Abetone, una de las metas más frecuentadas del centro de Italia junto al Monte Amiata y a las cimas del Parque Nacional de los Montes Sibilinos en las Marcas.
El destino más buscado de Italia central sigue siendo, sin embargo, el Gran Sasso y las áreas circundantes, la cadena montañosa más alta de los Apeninos continentales, con sus famosas localidades de Campo ImperatoreCampo Felice y otras cimas de la cuenca de Campo Pericoli. Descendiendo hacia el sur, entre Basilicata y Calabria, surge el Parque Nacional del Pollino, Sila Aspromonte, una unión perfecta entre la práctica de deportes de nieve y el contacto con la naturaleza más pura. 


En un viaje ideal a través de las montañas de Italia, una vez superados los Apeninos continentales, se llega al Etna, el volcán más alto de Europa, con sus 3343 metros de altura y desde el cual la vista de Taormina, del Estrecho de Mesina y de las Islas Lípari corta la respiración. Practicar deportes de invierno y excursiones estivas a lo largo de sus pendientes es una experiencia única.
La mayor parte de las localidades de montaña italianas ofrecen numerosas oportunidades culturales y de actividades al aire libre tanto en invierno como en verano: esquí, alpinismo, snowboard, senderismo, caminata nórdica, mountain bike, etc., y son también muchas las ofertas de entretenimiento en óptimas estructuras donde se pueden practicar actividades como patinaje sobre hielo, natación, tenis, equitación y mucho más. 

No hay dejar de considerar, además, la amplia oferta por parte de los alojamientos y estructuras orientadas a todo tipo de demanda: desde aquellas más adecuadas para unas vacaciones románticas o en familia, hasta las pensadas para los que buscan el más exigente nivel de relax entre senderos, montañas y centros termales.