Está vd. en Home / Ideas de viaje / Mar / La Italia azul

La Italia azul


Con sus 7500 kilómetros de costa, Italia es el país ideal para los amantes del mar. La gran variedad de sus costas la convierte en el lugar  óptimo para todo tipo de vacaciones y viajes a través de la naturaleza, del entretenimiento y del relax. Caracterizada por una geografía rica de golfos y de ensenadas, puertos naturales, puertos deportivos y amplias playas rectas y arenosas, la costa italiana se adapta a cualquier tipo de exigencia. Llena de asentamientos costeros y pueblos de pescadores, es fácilmente accesible por tierra a través de las redes viarias y ferroviarias y a través del mar con pequeñas y grandes embarcaciones. 
La costa italiana, llena de golfos y ensenadas, puertos y largas playas de arena satisface todos los gustos.
Localidades costeras y pueblecitos de pescadores son fácilmente accesibles por tierra a través de la red viaria y ferroviaria o desde el mar, con pequeñas y grandes embarcaciones.
Sicilia, LípariDe norte a sur, de este a oeste, el territorio montañoso desciende por las costas rocosas y abruptas del Tirreno y del Jónico en la parte oeste y posteriormente a través de las suaves y arenosas del Adriático en el este. Los mares que bañan Italia acogen dos grandes islas, Sicilia y Cerdeña,  y numerosos pequeños archipiélagos, como, por ejemplo, el archipiélago de Toscana, donde se encuentra la Isla de Elba, el archipiélago de La Magdalena en Cerdeña, el archipiélago Campano con las islas de Isquia y Capri; además de las islas Pontinas en Lacio. Entre las costas tunecinas y sicilianas se sitúan las islas Pelagias (o Pelasgas), entre las que destaca Lampedusa; las Islas Lípari- que cuentan con dos volcanes activos, Strómboli y Vulcano- y las Egades –reserva natural- todas ellas en Sicilia, para concluir con las islas Tremiti en Apulia.

De Liguria los Alpes Marítimos, al oeste de Génova, y los Apeninos Ligurios, se extienden hasta tocar las olas del mar. Altas y rocosas estas costas muy a menudo se presentan abruptas y llenas de ensenadas con profundos fondos marinos. Suponen un paraíso para diversas especies marinas y para quien ama los deportes acuáticos y la naturaleza protegida, como en el caso del Golfo de los Poetas y las Cinco Tierras.
La costa de Toscana centro-norte, en su mayor parte baja y arenosa, comprende la costa apuanaVersilia, el litoral pisano y la costa de los Etruscos, todas ellas objeto de un turismo vivaz y familiar que se remonta a los años 60. Bañadas por el mar de Liguria están también las islas más conocidas: la isla de Elba y la isla de Capraia

Procediendo a lo largo de la costa del Tirreno, encontramos el litoral de la Maremma grossetana, de Lacio y de Campania, son casi todos ellos planos y de arena con distintas penínsulas rocosas, y alcanzan casi la parte frente a las islas Pontinas.

Continuando a lo largo del Tirreno se abre el Golfo de Nápoles al que siguen la Costa Amalfitana y el Golfo de Salerno. El promontorio de Cilento prosigue casi completamente constituido por una costa alta y rocosa, hasta el estrecho de Messina, que divide Sicilia del continente.Las costas meridionales, bañadas por el mar Jónico, son muy parecidas a las del tramo del Tirreno: lineales y empinadas donde los Apeninos se acercan más al mar y uniformes prosiguiendo por CalabriaBasilicata y Apulia hacia el norte, en dirección a la desembocadura del Po. 

Con la excepción del promontorio del Monte Gargano y del Monte Cónero, los demás tramos del litoral bañado por el mar Adriático están formados por una larga franja arenosa y por los establecimientos de playa.

La mayor isla italiana, Sicilia presenta costas montañosas y accidentadas en el tramo septentrional y oriental, mientras que en la parte occidental y meridional aparecen bajas y planas. Llena de reservas naturales y de belleza paisajística, Sicilia, sorprende por sus islas menores, meta de flujos turísticos provenientes de todo el mundo. 

Continuando en el Mar Tirreno encontramos Cerdeña. Su costa, con tramos de orcas y de arena, se caracteriza por los numerosos escollos, islotes e islas, las principales de las cuales son la isla de La Magdalena y Caprera.