Está vd. en Home / Ideas de viaje / Made in Italy / San Gregorio Armeno y el arte del pesebre

San Gregorio Armeno y el arte del pesebre

Se acerca la Navidad y empieza la carrera a los regalos. Toda Italia se ilumina de luces y colores. Las tiendas se adornan para atraer a los clientes y en numerosas ciudades se desarrollan mercadillos donde es posible comprar productos típicos, pero sobre todo regalos y artículos navideños.
Por esta razón, es inevitable una visita en la ciudad de Nápoles y precisamente en la calle San Gregorio Armeno, conocida en todo el mundo por sus numerosas tiendas dedicadas a la elaboración de pesebres artísticos.

En realidad esta calle y sus tiendas pueden ser visitadas durante todo el año así que los turistas tienen siempre la oportunidad de perderse en el atmósfera navideña: algunas tiendas están siempre abiertas y exponen sus manufacturas, aúnque en cantidad reducida respecto a la temporada de Navidad. Durante el año se puede observar los artesanos trabajar con mayor tranquilidad, mientras que en el periodo del Adviento esto no es posible porque hay una gran cantidad de visitantes en la calle.

Pasear por la calle San Gregorio Armeno es una tradición, cada año las familias de Nápoles visitan esta zona antes de empezar a montar el pesebre o de ampliar el del año pasado.

Los artesanos crean, exponen y venden los personajes de la tradición como obras de arte, auténticas obras de arte, fruto del trabajo de familias de artesanos que transmiten la tradición de padres a hijos.
En la calle se puede encontrar todo lo que hace falta para la elaboración del pesebre: casas de caucho y otros materiales en diferentes tamaños, objetos mecánicos o accionados con dispositivos eléctricos: molinos de viento, cascadas, etc. así como pastores en varios tamaños pintados a mano y con trajes bordados y confeccionados a la medida.

Se exponen todos los personajes tradicionales del pesebre: desde la Sagrada Familia con el buey y el asno, hasta los Reyes Magos, sin olvidar los pastores, el carnicero, el aguador y también el "pizzaiolo" que hace la pizza.

La característica del pesebre de Nápoles es la perfecta unión entre lo sagrado y lo profano, porque no hay sólo pastores y personajes religiosos, sino también personajes conocidos del pasado y de la actualidad.
Formar parte de este circulo, convirtiéndose en uno de los personajes del pesebre napolitano, es una meta deseada por la gente del mundo del espectáculo, de la política y de los deportes. En la construcción de estas estatuillas, los napolitanos manifestan toda su ironía y su fantasía.
Las estatuillas del pesebre, que llegan desde la realidad cotidiana, se presentan como una de las atracciones más importantes de los tenderetes de la calle San Gregorio Armeno. 

Algunos de los artesanos se ocupan sólo de estos personajes "sui generis" y crean el nuevo pastor a partir de los acontecimientos publicados en la prensa, exasperando el elemento que lo hizo famoso. La tradición del pesebre, se mantiene al día, siendo su aspecto de sátira social actual tan importante como su aspecto tradicional. Un mundo en el que continuamente se suman los trabajos de nuevos y jóvenes artesanos que contribuyen a modernizar este tradiconal arte.

Información útil

Dónde
La calle San Gregorio Armeno une dos calles perpendiculares del casco antiguo, los "decumani", el Mayor (via dei Tribunali) y el Inferior (via San Biagio dei Librai).
De via Duomo se llega a Via San Gregorio Armeno recorriendo uno de los dos "Decumani".
El que llega en metro, tiene que bajar en la parada "Piazza Dante" de la línea 1 y proseguir hasta "Porta Alba", pasando desde allí, por via San Sebastián y llegando a via Benedetto Croce, a la altura del campanario de la iglesia de Santa Clara y proseguir en dirección opuesta hasta la de Plaza del Gesù Nuovo. 

Precios del pesebre
En las tiendas de la calle San Gregorio Armeno se puede comprar todo lo que se necesita para la preparación del pesebre. También se puede comprar un pesebre ya hecho por los artesanos y elegir las figuras para adornarlo. Los precios de los modelos más sencillos varían entre 35 y 45 euros. Estos precios pueden llegar también a 1.000 euros si las estatuillas tienen grandes tamaños o se inspiran a los pastores de la tradición del siglo XVIII.