Está vd. en Home / Ideas de viaje / Made in Italy / La Italia del automóvil

La Italia del automóvil

Elegancia, originalidad y tradición son características que definen el made in Italy y los automóviles son un ejemplo perfecto. Un homenaje a los grandes diseñadores que en la creación de estos ejemplares únicos, han hecho Italia célebre y conocida en todo el mundo, a través de las numerosas las ferias, lencuentros y exposiciones que tienen lugar durante todo el año en Italia.

De Norte a Sur, de enero hasta diciembre son muchas las posibilidades de recorrer la historia del automovilismo italiano: desde el Salón de los automóviles y motocicletas de Padua, hasta la "Fuoriserie", la exposición celebrada en Roma en abril, el  "Motorissimo" de Trento o el "Classic Show" de Adria
Hay que citar algunas que cuentan con sesenta años de historia del automovilismo italiano (de 1920 a 1980): desde los coches de la primera posguerra hasta hoy, en versión de carretera o de carrera.

En la mayoría de los casos se trata de ejemplares proyagonistas de una historia que, además de la singularidad de su carrocería, los hizo famosos: como el Fiat 8V, creado para potenciar la imagen deportiva de la marca, o el Ferrari 250 Testa Rossa, del que han sido realizados sólo 34 ejemplares, lo que le convierte en uno de los más deseados del mercado de coleccionismo; basta mencionar que un ejemplar prototipo ha sido subastado en Estados Unidos por Gooding & Company por 16,30 millones de dólares.

Entre los modelos más famosos se encuentra el Lamborghini Miura; fabricado entre 1966 y 1973; fue un coche sumamente popular entre los personajes del mundo del espectáculo del momento; entre sus ricos propietarios hay que mencionar: Claudio Villa, Little Tony, Bobby Solo, Gino Paoli, Elton John, Dean Martin, Hussein de Jordania y el Sha de Persia Mohammad Reza Pahlavi, que tenía dos, uno de los cuales comprado en una subasta en 1997 por el actor Nicolas Cage por 490.000 dólares, llegando a ser el precio más alto pagado por este coche.

Entre los coches de carreras, con su estilo único y extraordinario, destaca también el Lancia Stratos, que fue conducido por Sandro Munari, llamado también el "Dragón", y el Lancia 037, ambos coches fueron los indiscutibles campeones del Campeonato del Mundo de Rally.


Hay también un espacio para los modelos de coches de los años 20 y 30; coches que se pueden admirar sólo en las competiciones internacionales de belleza y elegancia como el Lancia Lambda de 1925: un modelo que nació después de la guerra y considerado por los historiadores de automóviles como el primer coche de las dos obras maestras de Vincenzo Lancia (el segundo será en el año 1936, el Aprilia); o el Isotta Fraschini de 1926, una marca conocida por la producción de algunos de los automóviles más lujosos y prestigiosos de la historia.

En la exposición hay también el Fiat 525 Viotti, el único ejemplar en el mundo, y sobre todo el primer ejemplo ilustre de la colaboración entre la carrocería Viotti y la casa de Turín, que culminará con la creación del Fiat 508 Balilla, todo un campeón de ventas.

No hay que dejar de mencionar el Berlinetta 202, que el gran maestro Battista Farina (llamado también  Pinin Farina) construyó para la fábrica de automóviles Cisitalia y el original spider diseñado bajo la dirección de Giovanni Savonuzzi, director técnico de la Cisitalia en los Años 40, llamado "Nuvolari" para rendir homenaje al gran piloto mantuano que lo condujo en la Mille Miglia en 1947 (que no ganó, cediendo el paso al florentino Clemente Biondetti).

Obras maestras creadas por los grandes "sastres" de coche design y carroceros, auténticos escultores de coches, como Mario Revelli de Beaumont, Franco Scaglione, Giovanni Michelotti, Franco Martinengo, Marcello Gandini, además de  Bertone, Castagna, Zagato, Viotti, Vignale, Bizzarrini, embajadores del diseño made in Italy con sus prestigiosas creaciones del pasado y del presente, difíciles de olvidar incluso muchos años después de su producción, porque el encanto que los diferencia los hace muy actuales.