Está vd. en Home / Ideas de viaje / Lugares UNESCO / Villa Adriana, la morada del emperador / Adriano Emperador

Adriano Emperador

Retrato de Adriano (Palazzo Massimo alle Terme)

Retrato de Adriano
  (Palazzo Massimo alle Terme)

Biografía de Adriano

Publio Elio Traiano Adriano, conocido simplemente como el emperador Adriano, nació en el 76 d.C.

Después de la prematura muerte de sus padres, el emperador Trajano y su mujer Plotina se convirtieron en sus tutores.
Adriano subió al poder en el año 117 y reinó hasta su muerte (Baia, 10 de juio 138).

Su reinado se caracterizó por ser un período de pausa general de las operaciones militares. Se mantuvieron las conquistas de Trajano, con la excepción de Mesopotamia, que fue asignada a un soberano vasallo.
Además se abandonaron  todas las zonas conquistadas que no podían ser defendidas y se reforzaron con obras de fortificación permanentes las fronteras más problemáticas.
Cuando se consolidó su poder, Adriano emprendió una serie de viajes por todo el Imperio: Galia, Britania, España, Mauritania, las provincias orientales y las provincias africanas.

El objetivo de estos viajes era conocer personalmente las exigencias de las provincias y tomar las medidas necesarias tanto para ayudar a la población como para optimizar la eficacia del sistema defensivo del Imperio.

Los pilares fundamentales de la política administrativa fueron varios, comenzando por la reforma del Edicto pretorio. Otro pilar importante de la política de Adriano fue el radical cambio del sistema administrativo con la creación del llamado “advocatus fisci”, un letrado imperial destinado a defender los intereses del tesoro.

Gran admirador de la cultura, Adriano era un apasionado de las artes, de la poesía y de la literatura.

Entre sus aficiones se encontraba también la arquitectura, hasta el punto de que durante su principado aportó un toque estilístico personal a los edificios que venían erigidos. Entre los que destaca como ejemplo más notable la Villa Adriana.