Está vd. en Home / Ideas de viaje / Lugares UNESCO / Santa Maria delle Grazie y La Última Cena

Santa Maria delle Grazie y La Última Cena

La Iglesia de Santa Maria delle Grazie, situada en el corazón de Milán, es una excelente obra arquitectónica, un emblema de la religiosidad católica, unida indivisiblemente al fresco de Leonardo Da Vinci, La Última Cena, conservado en el refectorio.
La iglesia ha sido incluida en 1980 en la World Heritage List de la Unesco como uno de los máximos exponentes del arte renacentista, valorada por la extraordinaria presencia de la excepcional obra del maestro Da Vinci, excelso representante del genio creativo humano.Santa Maria delle GrazieCruce de caminos de acontecimientos políticos, sociales y económicos, Milán ha desempeñado un papel siempre determinante en las vicisitudes de la península italiana. Es aquí que en 1406 el Conde Gaspar Vimercati, comandante de las milicias de Francesco Sforza, donó a los dominicanos una capilla decorada con un fresco de la Virgen llamada “delle Grazie”, para que edificaran una iglesia –Santa María delle Grazie, precisamente- y un convento.

Los trabajos iniciaron en 1463, proyectados y guiados por Guiniforte Solari: el convento fue completado en 1469, mientras que para la iglesia fue necesario esperar hasta 1482.
Posteriormente, por voluntad de Ludovico Sforza llamado “el Moro” que la quiso como mausoleo familiar, la iglesia fue modificada. Las reformas, atribuidas a Bramante, hicieron una genial ampliación de la estructura, añadiendo grandes ábsides semicirculares, una majestuosa cúpula rodeada de columnas, un bellísimo claustro y el refectorio.

La compleja y perfecta arquitectura de la iglesia, atribuida a Bramante y la Última Cena de Leonardo en el refectorio, son los símbolos de la Milán renacentista y anuncian una nueva era en la historia del arte europeo.
La iglesia presenta a ambos lados siete capillas cuadradas, realizadas por Solari con la excepción de la última de la izquierda, dedicada a la Virgen delle Grazie.
Después de la construcción del edificio, las más importantes familias milanesas solicitaron el patrocinio de las capillas para poderla usarlas como lugar de sepultura para los miembros de las mismas y encargaron la decoración a importantes artistas de la época: la Capilla de Santa Catalina custodia esculturas de Antonello da Messina y las Capillas de la Vergine Adorante y de Santa Corona aparecen decoradas con frescos de Gaudenzio Ferrari.
El convento, articulado en torno a tres claustros, comparte su lado norte con el lado norte de la iglesia, mientras que a lo largo de los otros tres lados discurre un pórtico de columnas con capiteles góticos con hojas lisas.
Al pórtico se asoman la antigua Capilla delle Grazie, la Sala Capitular, el Locutorio y la biblioteca, obra de Solari. En el lado sur está el refectorio, donde se encuentra la Crucifixión, una de las obras de mayor envergadura del pintor milanés Donato Montorfano, y la célebre Última Cena de Da Vinci.

La Última Cena se considera una de las más conocidas e importantes obras del artista y la única pintura mural de él visible hoy.
La pintura se basa en el Evangelio de San Juan y representa el momento en el que Jesús anuncia que será traicionado por uno de sus apóstoles. Dentro de la habitación Leonardo situó en primer plano la larga mesa de la cena, en cuyo centro aparece Cristo, con una forma casi piramidal debido a la posición extendida de sus brazos. En torno a Cristo los apóstoles se disponen en cuatro grupos de tres, distintos pero equilibrados simétricamente: El uso de la perspectiva y la distribución de los personajes conducen la mirada hasta el punto de dar la impresión de participar en la escena y vivir intensamente este decisivo momento.
La técnica adoptada por Leonardo Da Vinci para realizar esta pintura encargada por Ludovico Sforza,  no es la del fresco tradicional sino la de un mural al temple sobre yeso, lo que le permitió mayor libertad de ejecución y desahogo creativo, una técnica que, sin embargo, no ha soportado los cambios climáticos de temperatura y humedad, creando notables problemas.
En 1943, los bombardeos anglo-americanos dañaron la iglesia y el convento de Santa Maria delle Grazie: el refectorio desapareció y se salvaron pocos muros, entre ellos el de La Última Cena que había sido protegido con sacos de arena.

Información útil

Datos geográficos 
Región: Lombardía
Provincia: Milán
Ayuntamiento: Milán 

 

Enlaces útiles

Cenáculo Vinciano
Para visitarlo es obligatoria la reserva previa. 
Para reservar y comprar la entrada al Cenáculo Vinciano:
Teléfono +39 02 92 800360
El servizio de reservas está abierto de lunes a sábado de 8.00 a 18.30h.
Fax: +39 02 92800363
Entradas on line
www.cenacolovinciano.net  

Cómo llegar
En avión
Aeropuertos de Linate y Malpensa 

En tren
Estación Central, Milán