Está vd. en Home / Ideas de viaje / Lugares UNESCO / Fortificaciones de defensa venecianas

Fortificaciones de defensa venecianas

Las "Fortificaciones de defensa venecianas del siglo XVI y XVII: Stato di Terra - Stato di mare occidentale"  son el  53º sitio UNESCO en Italia, un importante reconocimiento que confirma el primer puesto de Italia en la clasificación mundial de países por número de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad.

Las fortificaciones de defensa venecianas se recogen en una serie de sitios transnacionales que comprende las redes defensivas más extensas e innovadoras construidas por la Serenissima, estructuras amuralladas con un valor histórico, arquitectónico y tecnológico excepcional.

La organización y las defensas del "Stato da Tera" (para la protección de la República frente a otras potencias europeas y noroccidentales) y del  "Stato da Mar" (protección de las rutas marítimas y de los puertos del Adriático en dirección a Levante) eran necesarias para mantener la expansión y las rutas comerciales de la República de Venecia.

De los seis sitios declarados Patrimonio de la Humanidad, tres se encuentran dentro de los confines italianos, en Lombardía, Véneto y Friuli-Venecia Julia.

Bérgamo, Lombardía

El viaje de descubrimiento de estas joyas de "excepcional valor universal" empieza en Bérgamo, espléndida ciudad de arte lombarda, declarada sitio UNESCO por las imponentes murallas defensivas y bastiones realizados en el siglo XVI durante el dominio de la República de Venecia.

Bérgamo representaba la avanzadilla más occidental de todo el sistema defensivo, la plaza fuerte que tenía el cometido de proteger el Stato de Tera con la demostración de la potencia de la República con el objetivo de disuadir las pretensiones expansionistas de los grandes reinos europeos.

La imponente muralla que rodea la ciudad alta se extiende a lo largo de más de 6 Km, alcanzando en algunos puntos una altura de 50 m, y posee cuatro puertas monumentales que permiten el acceso al centro histórico.

Peschiera del Garda, Véneto

Acomodada en las orillas del Lago de Garda, situada en la Riviera degli Ulivi, se encuentra Peschiera del Garda, extraordinaria ciudad-fortaleza del Véneto, construida en forma de pentágono.

Las murallas y los imponentes bastiones parecen emerger directamente de las aguas del lago y se alzan en defensa de un centro histórico perfectamente conservado, vivo y lleno de encanto.

Desde el punto de vista tipológico, Peschiera es un ejemplo excepcional y poco común de ciudad fortificada magistralmente inmersa en un entorno lacustre-fluvial.

La majestuosa muralla es una obra de construcción militar diseñada por Guidobaldo della Rovere, y realizada, a partir de 1549, por el veronés Michele Sanmicheli, uno de los arquitectos y urbanistas italianos de estilo manierista más importantes de su época.

La “fortificación moderna”, nombre con el que se conoce al nuevo sistema defensivo concebido en Italia a partir del siglo XV para evitar la penetración del polvo de los disparos y para el desarrollo de la artillería, se superpone a la disposición pentagonal de la antigua estructura medieval y le añade cinco bastiones y dos puertas de entrada.

La Fortaleza de Peschiera del Garda es además reforzada con terraplenes y un bastión "cavaliere", estructura adaptada al uso del alcance de la artillería gracias a su elevada altura.

Palmanova, Friuli Venecia Julia

La tercera obra maestra de arquitectura militar veneciana se encuentra en Friuli-Venecia Julia: se trata de Palmanova, ciudad-fortaleza en forma de estrella de nueve puntas, construida por la Serenissima para defender sus fronteras contra la amenaza otomana y austriaca. Su original estructura hexagonal y su perfecta simetría hacen que Palmanova sea una ciudad única en su género, una auténtica máquina de guerra con bastiones y muros diseñados en función del alcance de los cañones de la época. Palmanova representa la "ciudad fortificada ideal", perfecta síntesis entre las utopías renacentistas y las teorías militares y bélicas de la época.

La fortaleza contiene un núcleo urbano central de 70 hectáreas, encerrado en el interior de tres murallas concéntricas, dos murallas venecianas y el perímetro más exterior, francesa. que otorgan a Palmanova su característica forma de estrella de nueve puntas.

Las Fortificaciones de Defensa venecianas constituyen un testimonio excepcional de la cultura militar "moderna", que se extendió por los territorios de la República de Venecia en el siglo XVI y XVII.

Las fortalezas de Bérgamo, Peschiera del Garda y Palmanova son destinos distinguidos e intrigantes que permiten el descubrimiento de la esencia militar, de la historia y de la arquitectura de la Serenissima.