Está vd. en Home / Ideas de viaje / Lugares UNESCO / Cilento

Cilento

Cilento, tierra de Campania de dulces colinas recubiertas de extensiones de olivos que se reflejan en las azules aguas del Tirreno, es un lugar lleno de magia y, desde tiempos inmemoriales, un cruce de caminos de pueblos y tradiciones.
Salpicado de vivaces torrentes y lleno de bosques de castaños y de encinas, este espléndido paisaje se interrumpe por los pueblos que surgen en lo alto de las montañas y en las riberas.
Aquí surge el magnífico Parque Nacional del Cilento y del Valle del Diano, con los yacimientos arqueológicos de Paestum y Velia y la Cartuja de Padula, incluidos en 1998 en la World Heritage List de la UNESCO. Cilento Bahía de los Infreschi

Parque Nacional de Cilento y del Valle de Diano

El magnífico Parque Nacional del Cilento y del Valle de Diano, el segundo más grande de Italia, se extiende desde la costa del Tirreno hasta los pies de los Apeninos de Campania y Basilicata y conserva numerosos restos de la antigua presencia del hombre. El Parque incluye las cimas de los Montes Alburnos, Cervati y Gelbison, así como los contrafuertes costeros del Monte Bulgheria y del Monte Sella.

La flora del parque está formada por más de 1800 especies distintas de plantas autóctonas espontáneas, de modo anáologo también la fauna presenta una gran diversidad gracias a la gran variedad de ambientes presentes en el territorio. Zonas costeras y montañas, ríos y arroyos, peñas y bosques determinan las correspondientes comunidades faunísticas donde muy a menudo emerge la presencia de especies de gran valor natural, como el halcón peregrino. En las cimas, en los prados de altitud y en los peñones montañosos son frecuentes los lobos, las águilas reales (Aquila Chrysaetos) y sus presas favoritas: la perdiz griega (Alectoris Graeca) y la liebre corsa (Lepus Corsicanus).

A las extraordinarias características naturales, debidas a la notable heterogeneidad del territorio, se añaden el carácter mítico y misterioso de esta tierra rica en historia y cultura: la llamada de la sirena Leucosia en las playas donde los destinos de Eneas y Palinuro se separaron, los restos de las colonias griegas de Elaia (Velia) y Paestum o la espléndida Cartuja de Padula son sólo algunos ejemplos de lo que se pueden encontrar en un territorio en gran parte por descubrir. Son precisamente estos tres últimos lugares (Velia, Paestum y la Cartuja de Padula) los tres principales atractivos culturales de importancia nacional e internacional que han permitido al Parque beneficiarse del prestigioso reconocimiento como Patrimonio Mundial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Paestum
Es uno de los más importantes conjuntos monumentales de la Magna Grecia, llamado por sus fundadores Poseidonia en honor a Poseidón, pero centro de devoción sobre todo de Hera y Atenea. En Paestum se encuentran innumerables restos y manufacturas decorativas, muchas de las cuales se custodian en el Museo Arqueológico Nacional. De inmensa belleza son los tres templos de orden dórico que han llegado hasta nuestros días en óptimas condiciones, hasta el punto de ser considerados ejemplos únicos de la arquitectura magno-griega: el Templo de Neptuno (530 a.C.), que en realidad estaba dedicado a Hera y fue construido en arenisca, es el mayor de los templos de Paestum; el Templo de Atenea (500 a.C.), conocido también como Templo de Ceres y la Basílica (540 A.C.) que en realidad es un templo dedicado a Heres.

Elaia/Velia
Velia, del griego Elaia, es una ciudad de la Magna Grecia fundada en el siglo VI a.C. De la antigua ciudad se conservan la zona portuaria, Porta Marina, Porta Rosa, las Termas Helénicas y las Termas Romanas, el Ágora, el Barrio Meridional y Barrio Arcaico. 
De indiscutible valor histórico es el Viaducto, llamado Porta Rosa, prestigioso monumento que tenía la doble función de unir los dos barrios de la ciudad y de viaducto entre las dos cimas de la acrópolis.
Entre las características que convierten Velia en patrimonio de la humanidad hay que citar la Escuela Eleática, una escuela filosófica que contaba entre sus exponentes con Parménides y Zenón, nacidos aquí.

La Cartuja de San Lorenzo de Padula
La mayor cartuja de Italia, además de una de las más famosas, está situada en Padula, en la provincia de Salerno.
El monasterio, fundado en 1306, contaba con el claustro más grande del mundo (casi 12.000 metros cuadrados) y aparece circundado por 84 columnas. La parte principal es de estilo barroco y ocupa una superficie de 51.500 metros cuadrados sobre los que se han edificado 320 habitaciones. Hoy la Cartuja acoge el Museo Arqueológico Provincial de la Lucania Occidental, que cuenta con una colección de restos provenientes de las excavaciones de las necrópolis de Sala Consilina y Padula.

Información útil

Estado: Italia
Región: Campania
Provincia: Salerno

Enlaces útiles

Cómo llegar
En tren
Dos líneas ferroviarias llegan hasta el parque.
La primera es la Nápoles-Salerno-Reggio Calabria que pasa por toda la zona costera. La segunda es la Battipaglia-Lagonegro que pasa por el lado norte de los Alburnos. 

En bus

Son muchas las líneas regionales que unen Salerno con gran parte de los centros del parque. 
Horarios de visita: http://www.orariautobus.it/orari-autobus/campania/salerno.html 

En avión