Está vd. en Home / Ideas de viaje / Gastronomía / La ruta del prosecco

La ruta del prosecco

A través de un recorrido por Véneto, en un vasto marco natural casi completamente decorado de viñedos, entre abadías, iglesias y castillos se desarrolla la Ruta del Prosecco (Strada del Prosecco), en la que el protagonista absoluto es el Prosecco Conegliano Valdobbiadene DOCG, uno de los nombres que junto al Colli di Conegliano DOCG y al Igt Verdiso han dado a conocer el made in Italy vitivinícolo al mundo.Conegliano

El recorrido parte de Conegliano, donde se encuentra la Escuela Enológica Cerletti, la más antigua de Italia que, desde hace más de un siglo, prepara a algunos de los mejores enólogos del país; la localidad además ofrece a los amantes del arte tesoros como la Fortaleza de Castelvecchio, que alberga la bella colección del Museo Cívico con cuadros, frescos, elementos decorativos  y restos arqueológicos que van desde el Paleolítico hasta la época romana.
En la central Plaza Cima surgen el Palacio del Municipio y del Teatro de la Academia; muy cerca de aquí, la Catedral custodia el precioso cuadro de Cima da Conegliano “Madonna entronizada con santos”.

Prosiguiendo el recorrido llegamos a Rua di San Pietro di Feletto, con su ermita camaldulense del siglo XVII, sede del municipio y una deliciosa iglesia románica del siglo XII.

No muy lejos de aquí se puede disfrutar, en el pequeño municipio de Refrontolo, de un espléndido panorama de las colinas de Treviso, aquí que se encuentra el Molinetto della Croda, rodeado de un espectacular y relajante paisaje.

En Solighetto se encuentra la Villa Brandolini d’Adda, del siglo XVIII, que acoge en su interior el Consorzio del Prosecco y el museo dedicado a la cantante lírica Toti Dal Monte. En la localidad de Soligno se encuentra la iglesia de Santa María Nova, que se remonta al siglo XIV y desde la cual, dando un breve paseo, se llega al pequeño templo de San Gallo, sobre la colina del mismo nombre, desde el que se goza de una espléndida vista de las colinas y la llanura.

La meta final es Valdobbiadene. La otra “capital” del espumante fascina al visitante con su Villa dei Cedri, que alberga la prestigiosa Exposición Nacional del Prosecco y el secular cedro del Líbano, el característico “personaje” del parque abierto al público.

Diseminados por todo el territorio encontramos viñedos y bodegas que producen – y donde se pueden degustar  y comprar- el Prosecco DOC así como otras pequeñas-grandes joyas de la enología local como el Colli di Conegliano, el Refrontolo Passito, el Torchiato o el Verdisio.
Entre los numerosos tipos de vinos y espumantes, el más apreciado es el Prosecco Superiore di Cartizze: más rico y delicado respecto a los espumosos tradicionales, se produce en una pequeña zona de colinas de tan sólo 106 hectáreas y debe su característico sabor a las particulares condiciones de microclima y del terreno donde crece.

ES IMPORTANTE SABER QUE…

...además de por sus vinos, la Provincia de Treviso es famosa por otro excelente producto: la achicoria roja de Treviso, una auténtica "flor de invierno" de sabor agradablemente amargo premiada con la denominación de marca IGP en 1996.
Del sabor a la historia: la Marca Trevisana está llena de antiguas moradas históricas, las famosas villas vénetas que constituyen un  patrimonio único en el mundo, tuteladas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Todo el que se detiene en estos lugares no puede dejar de hacer una vista a Treviso, capital de la provincia, ciudad artística, de cultura y buena vida y una de las más atractivas de Italia.