Está vd. en Home / Ideas de viaje / Fe y espiritualidad / Los lugares de la Semana Santa / Oliena y el rito del Encuentro

Oliena y el rito del Encuentro

Oliena murales

En Cerdeña las celebraciones de la Semana Santa son sumamente características, entre las más peculiares destaca el rito del Incontro (Encuentro) que tiene lugar en Oliena.
Oliena surge en los márgenes de la Barbagia de Ollolai, a 10 km de Nuoro y un magnífico panorama de esta localidad se puede apreciar desde la cima del Monte Ortobene.

Durante el rito del Incontro un grupo de mujeres baja la estatua de Cristo de la cruz y durante los días siguientes hombres y mujeres van en búsqueda del Cristo Resucitado haciendo paradas en todas las iglesias del pueblo, hasta el sábado, día en el que la estatua es descubierta.
El Domingo de Resurrección tiene lugar también la celebración de la Virgen que va a buscar a Cristo y el encuentro tiene lugar después de dos procesiones a lo largo de las calles del pueblo.
Durante las celebraciones los participantes llevan el traje típico de Oliena, mientras que los habitantes que no participan activamente en la procesión, asisten al evento desde los balcones dispuestos a celebrar la Resurrección.
En el momento en que Cristo y la Virgen se encuentran, los festejos se intensifican y al final de la procesión el Cristo y la Virgen son llevados a la iglesia para celebrar la misa pascual.
Son magníficos los murales, realizados en la localidad en conmemoración de las tradiciones de Oliena. 

El traje de Oliena
Se denomina “Su hustumene” (en italiano, il costume –el traje-) al modo de vestir tradicional de los olianenses.
Se trata de trajes que hasta los años treinta eran llevados por los adultos y niños, mientras que hoy son llevados cotidianamente sólo por las mujeres más ancianas del pueblo. Algunos son elegantes y decorados con oro, otros de factura más sencilla, son utilizados en las labores diarias.
El típico traje de Oliena se lleva siempre como elemento tradicional y cultural en las procesiones y manifestaciones folklóricas. En general los trajes de la tradición sarda se realizan completamente a mano, son de difícil elaboración y por ello son sumamente preciosos y de un cierto valor.