Está vd. en Home / Ideas de viaje / Fe y espiritualidad / Los lugares de la Semana Santa / Isquia y la Corsa dell'Angelo

Isquia y la Corsa dell'Angelo

Isquia y la Corsa dell'Angelo photo by www.ischia.it

Es sumamente característica la Semana Santa de la espléndida isla del Golfo de Nápoles, Isquia, gracias a sus numerosas celebraciones que cuentan con antiguos orígenes.
A lo largo de la calle principal del pueblo de Forio, el mayor de los seis municipios de la isla, la mañana del Domingo de Resurrección, tiene lugar la sagrada representación conocida como “La Corsa dell’Angelo” (La Carrera del Ángel), organizada por la antigua archicofradía de la iglesia de Santa María Visitapoveri, en la Plaza del Municipio.

La representación, que escenifica el momento del encuentro entre la Virgen y su hijo resucitado, se remonta al siglo XVII, período de la Reforma Católica cuando se difunden  representaciones religiosas como la Navidad, la Pasión o la Resurrección.
Los protagonistas son cuatro: Jesús Resucitado, la Virgen, San Juan Evangelista (representados por tres imágenes de madera realizadas a mediados del siglo XVIII) y un ángel (una talla realizada por el taller del escultor Francesco Mollica en torno al 1620). En la actualidad no se saca la imagen original, que se puede admirar en la iglesia de la archicofradía, sino una copia reciente de la misma.

La representación tiene lugar durante la procesión, a lo largo de las calles principales, los pasos avanzan lentamente hasta que la imagen de la Virgen, con el rostro cubierto por un velo blanco, encuentra la de Cristo Resucitado y se deja caer el velo, mientras que desde los balcones se lanzan serpentinas de colores y suenan las campanas. En este momento el ángel realiza la última carrera hasta Cristo y la Virgen; se repite el Regina Caeli, el ángel se inclina tres veces y se retira hasta el campanario: Jesús ha resucitado y envía a su ángel a anunciarlo a la madre, que acompañada por San Juan, se está dirigiendo al sepulcro de Cristo. El ángel hace tres veces el recorrido de Jesús a María para anunciarle la resurrección.
Religiosidad y, sobre todo, mucho folklore caracterizan esta fiesta en la que se reviven las tradiciones de Isquia y de sus gentes.