Está vd. en Home / Ideas de viaje / Fe y espiritualidad / La semana santa en italia

La semana santa en italia

Visitar Italia en el período de Semana Santa es un acontecimiento que no hay que perderse: desde el norte hasta el sur, los pueblos y ciudades celebran fiestas populares, procesiones, ritos religiosos, representaciones sagradas, ferias y tradiciones folklóricas que rememoran la Pasión de Cristo.
Durante la Semana Santa se representan sucesivamente: La Última Cena, el Lavatorio, la Oración en el huerto, la Traición de Judas, el Juicio de Cristo, el Calvario, la Muerte de Jesús, la Deposición y la Resurrección.
El Jueves Santo se realiza la Celebración Eucarística con las visitas a los sepulcros que se realizan en cada parroquia. Es el día en que se celebra y conmemora la Última Cena.La Última CenaEl Viernes Santo es el día del luto, las calles iluminadas por la luz de las velas y cirios son recorridas por las procesiones y vía crucis. 
Durante la medianoche del Sábado Santo las campanas anuncian al pueblo la Resurrección: momento de gran celebración que culmina el Domingo de Pascua. Después del largo período de Cuaresma se consume el cordero pascual y se reparten huevos y dulces con forma de  paloma. El huevo es el símbolo de la vida que se renueva y auspicio de fecundidad;  está relacionado con el significado de la Pascua como la fiesta de la primavera y del florecimiento de la naturaleza.

Son numerosas las manifestaciones en toda Italia. 
En el norte, no hay que perderse en Bormio (Sondrio), las tradiciones de los “pasquali”: se trata de un auténtico rito propiciatorio para la llegada de la primavera, durante el cual se bendicen cinco corderos al mismo tiempo que tienen lugar las competiciones entre los distintos barrios (“contrade”).
Desplazándonos hacia el centro-norte de Italia, entre las celebraciones pascuales que tienen como protagonista al famoso huevo destaca la de Urbania (Pesaro), donde tiene lugar el llamado “Punta e cul”, inspirado en antiguas costumbres campesinas y la “Sagra e il Palio dell’uovo” en Tredozio (provincia de Forlí) con juegos, batallas y desfiles de carrozas.

La paloma es la protagonista de la famosa celebración del “Scoppio del Carro” en Florencia, que se remonta a los tiempos de la primera cruzada. Un carro arrastrado por bueyes blancos desde la plazuela del Prato hasta la Catedral de Florencia y una “paloma” (en realidad una mecha que evocan la forma y el color del animal) enciende los fuegos artificiales contenidos en el carro. Según la tradición si el encendido llega a buen puerto Florencia disfrutará de un año próspero.
En Abruzzo, en Sulmona, en Semana Santa se renueva la costumbre de origen medieval de la “Madonna che scappa” que tiene lugar entre el acueducto romano y el Monte Marrone, en el Parque Nacional de la Maiella: un desfile festivo recorre las calles de la localidad acompañado del sonido de las campanas y de los fuegos artificales.

Es característica también la Semana Santa de las dos islas del Golfo de Nápoles: Procida e Isquia, con antiguas celebraciones de antiguo origen. En concreto en Isquia, concretamente en Forio, tiene lugar la “Corsa dell’Angelo” que se remonta al siglo XVII: la representación reproduce el momento del encuentro entre la Virgen y el Hijo Resucitado.
Descendiendo hacia Apulia, se presenta llena de encanto la Semana Santa de Ruvo (provincia de Bari), con sus bellas procesiones originarias del siglo XVII.
También en Calabria dominan las tradiciones y la cultura popular. En Civita y en Frascineto, tienen lugar las Vallje, bailes y cantos populares en Arabresh (arbëreshë) en lengua albanesa que, compuestos en el siglo XIX, se encuentran también en las procesiones del Viernes Santo en Spezzano Albanese (Cosenza).
En Cerdeña los ritos de la Semana Santa son muy curiosos, entre los más peculiares se encuentra la llamada “Scrocifissione” en Olienda, (Nuoro): hombres y mujeres recorren la localidad buscando a Cristo Resucitado de iglesia en iglesia cada día hasta el Sábado Santo, cuando es encontrada la estatua de Cristo.

También en Sicilia se participa de las festividades pascuales con celebraciones que derivan de la cultura popular local y de antiquísimas tradiciones. Peregrinajes y desfiles de hombres y animales disfrazados desfilan por las calles de la ciudad. Es masiva la participación de todo el pueblo que vive en primera persona las procesiones y las sagradas representaciones. No hay que perderse las tradiciones que se remontan  a los tiempos de la dominación española de Enna, La Real Maestranza en Caltanisseta, la procesión de los Misterios en Trapani y las celebraciones en Prizzi y en Adrano, en las que aparecen los disfraces de la Muerte y de los Demonios.

Todos aquellos que visiten Roma durante la Semana Santa, no pueden dejar de asistir a la impresionante Vía Crucis y la Santa Misa del Domingo de Resurrección en el evocador marco de San Pedro.