Está vd. en Home / Ideas de viaje / Fe y espiritualidad / La Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro, con la maravillosa e imponente cúpula que domina los tejados de Roma, es el corazón del cristianismo. Es uno de los lugares más visitados de la Ciudad Eterna tanto por sus joyas artísticas como por su importancia como sede de las principales manifestaciones del culto católico. En su imponente  plaza se celebran las misas de Navidad y las de Pascua, as´ñi como los ritos de a Semana Santa, la proclamación de los papas y los funerales de los difuntos, la apertura y clausura del jubileo y las canonizaciones.
Para todo aquel que llega a Roma, la visita de la ciudad  permanece incompleta si no se disfruta la oportunidad de admirar la Basílica de San Pedro, la plaza y la columnata que la circunda.Basílica de San PedroDestino de peregrinos provenientes de todos los rincones de la tierra, punto de encuentro de fieles, artistas y estudiosos, curiosidad de viajeros, esta magnífica basílica es conocida en todo el mundo. Es la mayor de las basílicas papales de Roma y se encuentra entre las mayores iglesias del mundo.

Exterior
La espléndida basílica, construida entre 1506 –bajo el papado de  Julio II-  y 1626  –durante el pontificado del papa Urbano VIII– domina la plaza San Pedro. La plaza, que no se terminó hasta 1667, es obra de Bernini. De hecho, en el siglo XVII, el gran arquitecto realizó la imponente columnata lateral, compuesta de 284 columnas de orden dórico y coronada por 140 estatuas de santos de más de tres metros de altura y seis grandes blasones de Alejandro VII Chigi.
Gracias al genio de Bernini, la columnata de la Plaza de San Pedro ofrece un magnífico impacto visual: situándose en los círculos de pórfido de la plaza, se ven todas las columnas alineadas perfectamente una tras otra como si, mágicamente, se hubieran movido.
Subiendo por la escalera de acceso, restaurada por Bernini y compuesta de tres tramos, se accede al pórtico, con cinco entradas dispuestas a lo largo de sus 71 metros de largo. A cada una de ellas corresponde uno de los portones de ingreso de la basílica. El pórtico y la fachada fueron realizados por Carlo Maderno.

Interior
Entrando en la Basílica sorprende inmediatamente la magnificencia y la riqueza de su interior, típicas de las iglesias barrocas. Es impresionante la sensación que este lugar sagrado infunde al visitante. Un espacio inmenso en el que se percibe la grandeza real, dividido en tres naves por robustas pilastras sobre las cuales se abren grandes arcos de medio punto de más de 20 metros de altura y de 13 de ancho.
Detrás del monumental baldaquino de San Pedro se encuentra el ábside con la majestuosa composición barroca de Bernini que conserva la imponente Cátedra de San Pedro, es decir, el trono de madera que, según la leyenda medieval, habría pertenecido a San Pedro Apóstol como primer obispo de Roma y papa.
En los altares y en las capillas de las naves laterales se albergan distintas obras de arte de enorme valor histórico y artístico, como las obras de Gian Lorenzo Bernini y otras obras maestras del siglo XIII, como la estatua de bronce de San Pedro, con el pie desgastado de las numerosas caricias prodigadas por los fieles, atribuida a Arnolfo di Cambio.
Es sublime, en la nave derecha, la famosa Piedad de Miguel Ángel, grupo escultórico de mármol dotado de una expresividad sin igual que el artista realizó a la edad de 23 años.
Símbolo de San Pedro y de toda la ciudad de  Roma es la inmensa cúpula, una imponente obra proyectada por Miguel Ángel y terminada, tras su muerte, por Domenico Fontana y Giacomo Della Porta.
Bajo el suelo de la basílica se encuentran las Grutas Vaticanas, en las que encuentran la tumba de San Pedro y las sepulturas de otros pontífices, entre ellos Juan Pablo II.

Curiosidades y medidas
La basílica de San Pedro exteriormente mide 128 metros de largo y 133, 30 metros de alto hasta cúpula; la superficie total es de unos 23.000 metros cuadrados. La fachada mide 115 metros de ancho y 45 de alto. La plaza tiene un diámetro de 240 metros y el obelisco en su centro alcanza los 25 metros de altura.

En las naves hay 45 altares y 11 capillas.

Existen dos copias de la estatua de San Pedro, una se encuentra en la Catedral de Notre-Dame, en París, y la otra en la Iglesia del Santísimo Nombre de Jesús en Jerusalem.

Información útil

Información útil
Enlaces útiles

Portal del Turismo Región de Lacio 

Portal del Turismo Ayuntamiento de Roma 

Portal de los museos de Roma 


Portal oficial del Vaticano

 


Cómo llegar


En avión

Aeropuerto L. Da Vinci, Fiumicino
Aeropuerto G.B. Pastine, Ciampino

En tren
Estación de San Pedro
Estación Termini
Estación Tiburtina

En autobús
Existen distintos trayectos que unen Roma con las principales italianas.
Casi todos los servicios de largo recorrido terminan fuera de las estaciones de metro, las principales de ellas son Tiburtina y EUR Fermi.