Está vd. en Home / Ideas de viaje / Deporte y salud / Las termas y la provincia de Siena

Las termas y la provincia de Siena

Maravillosos burgos medievales, una naturaleza lozana que se transforma en paisaje onírico y espléndidas fuentes termales inmersas en los campos toscanos, son las características de la provincia de Siena.
Naturaleza, arte, relax y bienestar: es la fórmula mágica que desde hace tiempo atrae a numerosos turistas hacia los exclusivos lugares de Toscana, sumergidos en el verde, en busca de tranquilidad y encanto.
En la zona son numerosos los manantiales termales públicos donde cualquiera puede acceder gratuitamente, se trata de auténticos oasis de bienestar, donde disfrutar del espléndido panorama y, al mismo tiempo, cuidarse.Bagno Vignoni, plaza con piscina
Un buen comienzo son los Baños de San Filippo, que surgen cerca de Monte Amiata, dentro del espléndido lugar Unesco de Val d'Orcia.
Completamente inmersos en la naturaleza, entre árboles y rocas surgen auténticas cascadas solidificadas. Descendiendo hacia el valle las aguas desembocan en el Fosso Bianco, un torrente en medio del bosque donde confluyen los manantiales de agua caliente a través de una sucesión  de pequeñas lagunas naturales y artificiales.
El símbolo de estos lugares es la Balena Bianca, la más evocadora de las cascadas: un enorme bloque similar a la boca de un cetáceo que se ha formado gracias a la sedimentación de las aguas termales.Todo ello se vuelve aún más espectacular es el contraste del blanco con el verde de la naturaleza y con los matices del color del agua termal que se mezclan a las del torrente. 

En la frontera de la provincia de Siena surge San Casciano dei Bagni, donde se encuentran nada menos que 42 manantiales termales que forman el tercer conjunto termal con más agua de Europa.
Conocido desde la antigüedad – los manantiales fueron descubiertos por los etruscos - , era uno de los lugares más amados por el emperador Augusto. Hoy las numerosas aguas públicas, escondidas en medio de exuberantes bosques y los elegantes centro termales privados unidos al ambiente puro y sugestivo hacen de San Casciano uno de los destinos preferidos por los amantes del bienestar.

Bagno Vignone es otro maravilloso burgo medieval. Destaca su plaza principal con la enorme piscina termal del siglo XVI, que hoy en día no se utiliza pero conserva aún original belleza.La localidad surge en una falla volcánica que, desde los tiempos de los etruscos, ha hecho de la zona una importante meta turística. Desde lo alto de la falla parte un espectacular sistema de pequeñas cascadas que llevan agua hasta el valle a los pies. Aquí el agua calentísima se almacena en lagunas naturales asumiendo un magnífico color celeste cristalino.

Para concluir el territorio del municipio de Monticiano surgen los baños de Petrolio, situados en la ribera del torrente Farma que confluye en el río Merse. Citadas por Cicerón y Marcial, las termas públicas se encuentran en una ensenada del torrente y sus aguas, ricas en sulfuro de hidrógeno, alcanzan una temperatura de 43 grados centígrados.
En el siglo XV en Petrolio fue construido el primer establecimiento termal y durante el Renacimiento, las termas adquirieron un notable prestigio, hasta el punto que acogieron a algunos de los personajes de la familia Medici y Gonzaga.

Además de los baños públicos termales la zona de la provincia de Siena cuenta con famosas localidades con magníficos centros termales privados: desde Chianciano hasta las termas de Montepulciano, magníficos pueblecitos en medio de la bellísima Valdichiana. Sin olvidar el municipio de Rapolano con sus centros.
Una tierra magnífica que ofrece estupendos paisajes carcaterísticos como las “cretas sienesas” que junto a la espectacular ciudad de Siena, famosa por el Palio, han sido declaradas Patrimonio Unesco.
Todo el territorio está sembrado de  típicos burgos medievales, inmersos en la tranquilidad de los campos toscanos. Destaca entre ellos la ciudad de Pienza, también ella patrimonio mundial de la humanidad con su bellos casco histórico. En la Valdichiana, además de mOntepulciano y Chianciano, surge cerca del homónimo lago el silenciosos y recogido pueblecito de Chiusi.

Información útil

En los alrededores
San Gimignano y Montalcino
Sumamente evocador y conocido en todo el mundo es el burgo de San Gimignano, en el Val d’Elsa, característico por la presencia de magníficas torres, además de por su producción de dos óptimos vinos, Vernaccia y San Gimignano DOCG.
Patria del famoso Brunello es Montalcino, en la cima de una colina que domina los valles del Asso, Ombrone y Arbia.
Cada uno de estos lugares a visitar son únicos y especiales, todos ellos con un denominador común: el espléndido paisaje que les sirve de marco.

Enlaces útiles