Está vd. en Home / Ideas de viaje / Deporte y salud / Avistamiento de aves en Cerdeña

Avistamiento de aves en Cerdeña

Cerdeña, apreciada por los turistas de todo el mundo por sus localidades llenas de vida y su mar transparente es también una tierra salvaje y pura que reserva mil sorpresas y donde gracias a las favorables condiciones ambientales y climáticas viven numerosas especies animales, especialmente aves.
Muchas zonas de esta bellísima isla han sido reconocidas como lugares Unesco de interés comunitario por la Unión Europea debido a que en ellos anidan unas 330 especies de aves, algunas sedentarias y otras migratorias,  a las que se puede avistar sólo en algunos períodos del año.

Observar a estos animales en su ambiente natural es un auténtico espectáculo que cada año atrae a  los distintos rincones de Cerdeña miles de birdwatchers o avistadores de aves, equipados simplemente con unos gemelos, un catalejo y un manual para reconocer las distintas especies.

Costa de Oristano
Una de las zonas más apreciadas por los apasionados del avistamiento de aves es la franja costera de Oristano. Poblada por bellísimos flamencos rosas y por algunos tipos de halcones como el aguilucho lagunero occidental o el águila pescadora. En esta misma zona además anidan numerosas especies de garzas: la garza imperial, la garza real o la garza ganadera.

El estanque de Cabras
Al norte del golfo de Oristano se extiende el estanque de Cabras, un enorme lago en el que durante todo el año se pueden avistar miles de aves, especialmente garzas y numerosos tipos de patos, como la hoy en día casi extinguida malvasía cabeciblanca. Un visitante habitual de la zona es el morito común, con su característico pico, que siempre anida aquí.
Durante el invierno en esta zona se refugian miles de aves acuáticas como porrones y ocas salvajes. En la parte occidental del estanque los más afortunados pueden avistar, entre agosto y septiembre, un pájaro muy raro en Italia: el chorlito carambolo.

Stintino y Platamona
También los estanques y las lagunas de la costa de Stintino y Platamona están llenos de numerosas especies de aves. Comenzando por el estanque de Pilo, que se asoma al golfo de la Asinara, a lo largo de cuyas orillas se encuentran flamencos, garzas y abejarucos europeos. Afluente de este estanque es el río Santo, torrente en cuya zona anida el aguilucho cenizo.
A pocos kilómetros del centro de Stintino, en las inmediaciones del estanque de Casaraccio se pueden ver más flamencos, grupos de gruyas y la cigüeña negra y algunas familias de patos.
Para terminar en la zona de Platamona se encuentran distintas especies de garzas, el aguilucho lagunero occidental, el calamón y el simpático pato colorado.

Isla de San Pietro
En esta bellísima isla del archipiélago del Sulcis Iglesiente, se encuentra el Oasis LIPU Carloforte, refugio de numerosas especies de aves. Cada verano llegan hasta aquí desde Madagascar unas 100 parejas de  halcones de eleonor, una de las rapaces más bellas y raras del Mediterráneo. Fue una especie protegida por la reina Leonor de Arborea (de la que toma el nombre) que promulgó un edicto en el que prohibía cazar a estas aves, bajo pena de muerte. En el oasis se pueden observar otras especies como el ratonero y el halcón peregrino.

Cagliari
En la maravillosa provincia de Cagliari surge el estanque de Molentargius. Una zona lagunar protegida por la convención de Ramsar, en cuyo interior se conocen 350 especies botánicas y unas 100 especies ornitológicas. Aquí viven y anidan los flamencos y algunas aves raras como el ánade real, el cormorán, el aguilucho lagunero y algunas especies de garzas.