Está vd. en Home / Ideas de viaje / Cultura y espectáculos / El Museo Egipcio de Turín

El Museo Egipcio de Turín

El Museo Egipcio de Turín, fundado en 1824, es el más antiguo museo egipcio del mundo, y segundo por importancia, sólo por detrás del de El Cairo. Dedicado exclusivamente al arte y a la cultura del Egipto antiguo, su colección ha sido objeto de interés por parte de los más importantes estudiosos del pasado como Jean-François Champollion. Por ello y por la importancia de las colecciones presentes en el museo, Turín viene considerada la ciudad donde ha nacido la egiptología.EsfingeEl Museo de las Antigüedades Egipcias, su nombre completo, se presenta como un conjunto de colecciones fruto de adquisiciones llevadas a cabo a lo largo de cuatro siglos y de los hallazgos en las excavaciones de la Misión Arqueológica Italiana, entre 1900 y 1935, que trajo a Italia una importante parte de ellas, como solía ser habitual en la época.

Debido al enorme interés que despertó el coleccionismo de antigüedades egipcias, en 1824 el rey Carlos Félix de Cerdeña,  uniendo la colección de un egiptólogo paduano, Vitaliano Donati y los restos antiguos de Casa Saboya, dio vida al Museo, el primero del mundo. Pocos años antes, después de las campañas napoleónicas en Egipto, fue Bernardino Drovetti, piamontés y cónsul general de Francia durante la ocupación de Egipto, el que coleccionó más de 8.000 piezas: sarcófagos, momias, papiros, obeliscos y estatuas. El primer director del museo, Ernesto Schiaparelli, impulsó nuevas adquisiciones y, tras nuevas campañas de excavaciones en Egipto conducidas por él, la colección llegó a contar con las actuales 30.000 piezas artísticas y de uso doméstico y cotidiano.

Hoy el museo está en una fase de ampliación y sus obras serán reubicadas en las bellas salas del palacio. Si de gran importancia son las momias y las representaciones de animales sagrados vinculados al culto de las divinidades, los adornos y los utensilios de trabajo que han llegado hasta nosotros han permitido reconstruir con gran precisión la vida cotidiana de este pueblo y de sus faraones durante el Antiguo Egipto, hasta el punto que Jean-François Champollion, el traductor de la Piedra de Roseta, afirmó: “La vía hacia Menfis y Tebas pasa por Turín”.

Entre los restos más importantes se encuentran la tumba intacta de Kha y Merit y el Templo rupestre de Ellesija, sin embargo, desde el punto de vista histórico, el más importante es tal vez el Canon Real, conocido como Papiro Real de Turín, una de las más importantes fuentes sobre la sucesión de soberanos egipcios en la que se enumera, en escritura hierática, el sucesor, la edad y los años de reinado. Impresionantes son también las estatuas de las diosas Isis y Sekmet así como la de Ramsés II descubiertas por Vitaliano Donati en el templo de la diosa Mut en Karnak.

Curiosidades

En 2013 el Museo Egipcio ha registrado más de 540.000 vistas superando las 537.000 del 2006, año record de las Olimpíadas de Invierno.

información útil

 

  • Horario
    de martes a domingo de  8.30 a 19.30h. (último ingreso a las 18:30)
    Precios: normal € 7,50, reducido € 3,50 (jóvenes entre 18 y 25 años; profesores, acompañantes de discapacitados). Gratuito para menores de 18 años y mayores de 65, discapacitados, militares
    Cerrado: todos los lunes, el 25 de diciembre

 

  • Visitas guiadas 
    sábados y domingo las 11.00 y a las 16.00h. (hay que reservarlas con un día de antelación)