Está vd. en Home / Ideas de viaje / Ciudades artísticas / Trento

Trento

Arquitectura y arte, museos y naturaleza, han hecho de Trento un maravilloso destino.
Capital de la provincia y de la región, esta ciudad de Trentino Alto Adigio cuenta con una rica y larga tradición que la une a algunos de los monumentos más importantes de la historia de Italia.

Historia
Trento ha surgido en época romana a los pies del espolón rocoso del Doss Trento que se erige en la orilla derecha del río Adigio y sobre el que hoy se eleva el Mausoleo de Cesare Battisti.
El antiguo núcleo de la ciudad se transfirió al lado opuesto del río y en época medieval se construyó la muralla alrededor.
En torno al año 1000, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Conrado II, creó el principado obispal de Trento y la ciudad fue durante mucho tiempo un centro religioso de notable importancia. Tanto es así que aquí tuvo lugar el famoso Concilio de Trento, que dio origen a la Contrarreforma. Fue precisamente en el siglo XVI el siglo de oro de Trento, gracias a algunos obispos que promovieron la construcción de nuevos edificios e iglesias.
En el siglo XIX la ciudad fue objeto de un fuerte enfrentamiento entre las tropas napoleónicas y el impero de los Habsburgo y sólo después de la Primera Guerra Mundial, en 1919, Trento pasó a Italia.

Lo que hay que ver
Sin lugar a dudas, el centro político, religioso y monumental de la ciudad es la Plaza del Duomo a la que se asoman los espléndidos palacios nobles decorados con frescos como las “Casas Cazuffi-Rella”.
En esta plaza, en la que se enterró a San Vigilio, surge el Duomo de San Vigilio, de estilo románico, construido en el 1212 por deseo del obispo Federico Vanga y donde tuvieron lugar las reuniones del Concilio de Trento.
El Palacio Pretorio y la almenada Torre Vanga, del siglo XIII, forman junto al Duomo un conjunto espectacular que domina la plaza, adornada con la Fuente de Neptuno, del siglo XVIII.
Un placer para la vista es el Castillo del Buonconsiglio compuesto por una serie de edificios de distintos períodos. El castillo, residencia de los obispos de Trento desde el siglo XIII hasta finales del siglo XVIII, hoy acoge distintos museos.
Destacan también los palacios de estilo renacentista-véneto, con sus fachadas con frescos que surgen en la elegante Vía Belenzani.
Dos edificios característicos, ambos del siglo XVI, son la iglesias de Santa María Mayor, de mármol rojo, y el Palacio Tabarelli, en cuya fachada se esculpieron 22 perfiles de personajes históricos locales. Hay que visitar, para concluir, el Palacio Pona Geremia, del siglo XV, con la llamativa fachada, decorada con frescos que representan  episodios de la ciudad y mitos, y la iglesia de San Apolinar (siglo XIII) erigida a los pies del Doss Trento, junto al antiguo burgo de Piedicastello.

Lo que hay que hacer
Sede de una importante universidad, Trento es una ciudad llena de jóvenes que ofrece la vida típica de ciudad universitaria. Eventos culturales, exposiciones, conciertos, readings y aperitivos están al orden del día.
Son muchos los museos que hay que visitar: desde las diversas sedes del conjunto de museos provinciales hasta las Galerías de Piedicastello, del Museo Histórico de la Guerra al de la aeronáutica, pasando por el Museo Diocesiano Tridentino o al  Mart. Una amplia selección cultural que incluye arte contemporáneo, arqueología y arte sacro.

Lo que no hay que perderse
Absolutamente imprescindible es la visita a los demás Castillos de la provincia de Trento que junto con el Castillo del Buonconsiglio hacen de esta zona de Trentino Alto Adigio un territorio casi de fábula: Castillo de Stenico, Castel Thun y Castel Beseno. Todos ellos son sedes del conjunto de museos provinciales del Castillo del Buonconsiglio.
No hay que perderse, en Navidades, los puestos del mercadillo de Trento ni dejar de hacer una visita a los demás mercadillos de Trentino Alto Adigio.

Información útil


Cómo llegar
En avión
Trento tiene aeropuerto sólo para pequeños aviones comerciales. 
Información:
Aeropuerto de Gianni Caproni
  Tfno: + 39 0461 930 002. 
Los aeropuertos internacionales más cercanos a la ciudad son los de Verona  (90 km), Brescia  (165 km), Venecia  (155 km), Treviso  (130 km), Milán  (250 km), Bergamo  (200 km) y Bolonia  (225 km). 
El aeropuerto de Bolzano está comunicado diariamente con Roma.

En tren
Trento se sitúa en el eje ferroviario de Brennero, punto de encuentro de ciudades como Verona e Innsbruck, en Austria, pasando por Bolzano, Vipiteno y la Val d'Isarco, el Valle del Adigio y llegando de este modo hasta la mayor parte de las localidades de esquí de los Dolomitas y de los Alpes orientales. 

Horarios e información


En autobús

Trento está comunicada con todas las localidades de la provincia a través de un eficiente servicio de autocares de línea  que permite, a quien no dispone de medio de transporte propio, llegar comodamente a cualquier localidad del Trentino.