Está vd. en Home / Ideas de viaje / Ciudades artísticas / Teramo

Teramo

Teramo, maravillosa ciudad de los Abruzos, es la meta ideal para los amantes de la naturaleza, con la cadena del Gran Sasso de Italia y el macizo de la Laga que sirven de escenario a  uno de los litorales costeros más bellos de la península italiana.
La ciudad surge en una cuenca donde convergen el río Tordino y el torrente Vezzola, en el mismo lugar de  la antigua Interamnia, colonia romana.Vista aérea de Téramo - Photo by WikimediaEn la misma zona fue construida la ciudad medieval, que sigue siendo reconocible por sus sinuosas callejuelas y los pórticos y ruinas de la muralla. La edad media fue su período de esplendor a pesar de las duras luchas por el poder entre las familias locales y los señoríos externos, primero de los Anjou y posteriormente aragonés.

Lo que hay que ver
Un lugar que hay que visitar es el casco histórico, lleno de pequeñas iglesias y callejuelas. Aquí se encuentra la Catedral, erigida en el siglo XII.  Formada por la unión de dos iglesias de distintas épocas, el interior de la Catedral custodia el famoso palio de plata dorada de Nicola da Guardiagrele, conocido como el “Antependium de Téramo” (1433-1448) que, a través de 35 láminas repujadas narra la vida de Jesús.
Destacan también el anfiteatro romano y el cercano teatro, junto a la Catedral, que se remontan a la época imperial.

Entre las iglesias que hay que visitar se encuentran la iglesias de Santo Domingo, del siglo XIV con frescos del siglo XVIII, la antigua catedral de Santa Ana en la que se conservan los restos de  una domus romana y frescos de los siglos XII  y XIV, el Santuario de la Virgen de las Gracias, con un grupo escultórico de madera de la Virgen con el Niño, obra de Silvestro dell’Aquila.
Hay que visitar el Palacio Délfico del 1700, el Palacio Obispal del siglo XIV y el Museo Arqueológico y la Pinacoteca, ambos en un edificio neoclásico en el bello escenario de los jardines de la Villa Municipal.

Lo que hay que hacer
Teramo es una pequeña y completa localidad donde pasar unas vacaciones tranquilas e interesantes. Aquí se encuentran paseos y jardines por los que dar largos paseos, sobre todo los que discurren a lo largo del río que permiten recorrer la ciudad de un extremo al otro, además de visitar tiendas de todo tipo y monumentos y museos.
Teramo disfruta de una óptima posición, se encuentra a sólo 20 minutos de la maravillosa ribera adriática de los Abruzos y a 30 minutos del  macizo del Gran Sasso, al que se llega atravesando típicos pueblecitos como Montorio al Vmano, Isola del Gran Sasso o Pietracamela.

Lo que no hay que perderse
Lo ideal es visitar Teramo en verano, cuando se celebran la mayor parte de las ferias y fiestas de las localidades de los alrededores y la ciudad se anima con eventos deportivos internacionales como la Interamnia World Cup, de la que Teramo es su sede histórica: 8305 equipos de balonmano provenientes de 111 naciones.
Para acabar no hay que dejar de hacer una excusión a la localidad de Castelli, famosa en todo el mundo por sus maravillosas y únicas cerámicas.