Está vd. en Home / Ideas de viaje / Arte e historia / Casas museo y moradas históricas

Casas museo y moradas históricas


Como su propio nombre indica, una “Casa Museo” es una casa o edificio transformado en museo. Puede haber sido la estancia de personajes ilustres o de normales ciudadanos,  lugares de intimidad familiar o centros de poder: lo que dona interés a las Casas Museo es su capacidad de representar la vida, las tradiciones y los valores no sólo de quien habitaba dentro, sino de la sociedad en la que vivía el dueño de la casa.

Visitar una Casa Museo es una experiencia fascinante. Todo, en una Casa Museo, forma parte del recorrido expositivo: muebles, cuadros, libros, objetos de uso personal y cotidiano. Italia alberga, de norte a sur, numerosas Casa Museo, entre ellas algunas pertenecientes a célebres invitados extranjeros que pasaron largas temporadas en Italia, enamorándose del país.

La Casa Museo puede clasificarse según varias tipologías, enumeradas por la DEMHIST del International Council of Museum (ICOM). La categoría más poblada es la de “Casas de personajes ilustres” como la Casa Museo de Giovanni Pascoli en San Mauro Pascoli, en Emilia-Romaña, casa de la infancia del poeta. Castillo Donnafugata

Recanati, en las Marcas, cuenta con la Casa Museo de otro famoso poeta italiano, Giacomo Leopardi: el edificio de asoma a la plaza a la que el autor dedicó la poesía “El sábado de la aldea”. Pero es en Florencia, en Toscana, donde se sitúa la casa del poeta italiano por excelencia: Dante Alighieri, que nació en el evocador edificio frente a la Torre de la Castaña.
En Roma, en cambio, los visitantes no deben perder la ocasión de visitar los lugares en los que vivió el famoso coleccionista y estudioso de literatura inglés Mario Praz y la Casa Museo, situada en la central Plaza de España, que fue la última morada del poeta romántico inglés John Keats, dedicada también a su ilustre coterráneo Percy Bysshe Shelley.

Entre  las demás “Casas de personajes ilustres” son dignas de mención también la Casa Natal de Grazia Deladda, premio Nobel de literatura en 1926, en Nuoro (Cerdeña), el Museo Histórico Carlo Levi, autor del famoso “Cristo se paró en Éboli” en Aliano (Basilicata) y el complejo museal  “il Vittoriale degli italiani” en Gardone Riviera (Lombardía), dentro del cual se incluye la casa en la que vivió el poeta Gabriele D’Anunzio.

Un auténtico placer para los ojos son las “Casas de coleccionistas” como el Palacio Jatta en Ruvo de Apulia (Apulia) o la burguesa Casa Carbone en Lavagna (Liguria). Las “Casas de la belleza”, en cambio, se han convertido en museos por su valor artístico o arquitectónico del inmueble más que por el personaje que vivió dentro. Un ejemplo de ello es el bellísimo Palacio Spada en Roma. Entre las denominadas “Casas queridas  por la comunidad” por su valor paradigmático de la vida comunitaria, citamos el Museo de la Casa campesina en Corciano (Umbria) que, como indica su nombre, nos cuenta la humilde vida en los campos del inicio del siglo XX.

Ulteriores tipologías de Casa Museo son las “Moradas Nobles”, como el Castillo de Donnafugata en Ragusa (Sicilia) y las Casas Museo que conmemoran eventos históricos, como las casas de Herculano en Campania, en medio de la erupción vulcánica del 79 a.c., que destruyó también Pompeya.
Los amantes de la historia y del arte estarán interesados también en las “Casas de tipo etno-antropológico” como el “trullo” Casa Pezzola de Alberobello en Apulia y los “Palacio Reales” como los Apartamentos Reales de Borgo Castello en Venaria Reale (Piemonte).